No todo lo que vemos es realmente lo que hay. Nos rodea todo un mundo de microorganismos que no se observa a simple vista y que influye en los aspectos más básicos de nuestra existencia.

Los microbios desempeñan importantes roles para que el mundo sea tal y como lo conocemos: participan en fenómenos como los ciclos de obtención de sustancias, la descomposición de la materia orgánica, o incluso la digestión de los alimentos.

También tienen una faceta dañina: la existencia de los patógenos. Aunque su proporción es mucho menor a los beneficiosos que nos aportan, siempre han tenido un impacto fundamental en la Historia.

Por todo esto, no es por extrañar que la comunidad científica haya querido estudiarlos desde hace siglos, para comprender lo que no podemos ver. Y es aquí donde nace la microbiología.

En este artículo veremos varios motivos acerca de por qué estudiar Microbiología como trayectoria universitaria.

¿Por qué estudiar Microbiología? 5 importantes ventajas

Entendemos como microorganismo a todo organismo unicelular o entidad acelular (como los priones o los virus) que no podemos ver a simple vista, ya que todo lo que es inferior a 1 milimetro de diametro es difícil de observar con los ojos. Esta ciencia se encarga del estudio de las priones, virus, bacterias, arqueas, protozoos, hongos y algas. Hay que mencionar que estos dos últimos también tienen miembros que son más grandes y se pueden observar con nuestra vista, estudiados en otras ramas (la botánica, en este caso).

Muchas personas asocian a los microorganismos con los gérmenes que provocan enfermedades en seres humanos y afectan a la salud, pero la verdad es que nuestro cuerpo se beneficia de la mayoría de estos, e incluso se utilizan para elaborar productos alimenticios, como el queso, el yogur o el pan de cada día. Sin su estudio, nunca hubiéramos generado antibióticos ni vacunas que hoy en día nos han servido para mejorar nuestra salud.

Así, hay muchos motivos para estudiar microbiología, una ciencia que está ligada a muchas otras (ejemplo la medicina o la ecología) y que tiene su utilidad para muchos aspectos de la vida.

1. La necesidad de avances médicos

Está claro que estudiar a los microbios ha sido clave para entender, entre otra cosas, cuáles actúan como patógenos y cuáles son sus mecanismos que provocan las enfermedades en los humanos. Hay millones de microorganismos, y aunque los capaces de dañarnos solo sea un centenar, sigue siendo necesario investigar más para encontrar remedios ante muchos de ellos que aún no tienen cura o modo de prevención por vía médica.

Aparte de ello, en el ámbito de la medicina también se ha estudiado la otra cara de los gérmenes, es decir, sus beneficios sobre la salud. Ahora sabemos que tenemos una flora intestinal que nos ayuda a digerir ciertos alimentos o a obtener ciertos componentes, como la vitamina K.

Pero más importante aún fue el descubrimiento de los antibióticos producidos por algunas especies de bacterias y hongos. Se trata de proteínas que tienen como función atacar y eliminar a otras bacterias mediante varios mecanismos, como por ejemplo no permitir generar la pared celular, lo que debilita mucho a la bacteria. Lo malo es que su uso masivo ha conseguido seleccionar las bacterias, generando una descendencia de agentes patógenos que son resistentes a estos medicamentos, por lo que la síntesis y descubrimiento de nuevos emedios es una tarea imprescindible.

También se puede añadir que estudiar microbiología puede servir para la investigación de nuevas vacunas para patógenos. Al fin y al cabo, una vacuna es un elemento preventivo que sirve para favorecer la proliferación de anticuerpos, un elemento de defensa creado por nuestro cuerpo para reaccionar antes y mejor contra el agente patógeno. Así, si nos infecta el microbio en cuestión, ya tenemos la defensa apropiada para un rápido ataque.

2. Su aplicación a la industria alimentaria y química

Otro de los aspectos por lo que te puede interesar estudiar Microbiología es tener la posibilidad de controlar ciertos procesos en la industria alimentaria, como por ejemplo la fermentación. Esta consiste en la actividad de los microorganismo cuando transforman una materia orgánica en otra más simple. En la producción de algunos productos comerciales tiene mucho interés: el queso, el yogur o la cerveza no pueden existir sin este tipo de procedimientos. El control de la fermentación dentro de grandes tanques o biorreactores es de vital importancia para asegurar la calidad del producto final.

Pero no es el único ámbito de utilidad en la elaboración de los alimentos. La producción de aminoácidos, el componente esencial de las proteínas, es otro aspecto importante de esta industria, por su uso como aditivos. Por ejemplo, contamos con el ácido glutámico para generar el potenciador de sabor glutamato monosódico (GMS); o el ácido aspártico, para formar el edulcorante aspartamo, o la elaboración de vitaminas como suplemento (por ejemplo, la B12). También hay que destacar la producción de ácido cítrico, producto con muchas utilidades: antioxidante, ajustador del pH, saborizante, etc.; así como

No solo la industria alimentaria se aprovecha de la existencia de estos microorganismos. En la industria química son utilizados como componentes de productos de limpieza del hogar y ropa, como los detergentes, enzimas que son producidas a gran escalas por hongos y bacterias. Estas son proteínas que rompen otros componentes, como las proteasas (rompen proteínas), amilasas (almidón) o lipasas (grasas).

3. Su aplicación a la biotecnología microbiana

Esta es una de las áreas de trabajo de la trayectoria profesional del microbiólogo que crece más en los últimos años. La biotecnología es la aplicación en la tecnología de utilizar organismos vivos o sus productos. Dentro de esta, gran parte utiliza a los microorganismos para que sus procesos funcionen.

Uno de sus principales objetivos es conseguir transformar una bacteria inoculando genes de interés en su genoma para que luego estos se expresen. Con un ejemplo quedará más claro: el caso de la producción de insulina.

Como sabemos, las personas diabéticas suelen necesitar inyectarse insulina porque sus cuerpos carecen de ella por varios motivos. Aunque antes se utilizaba la insulina producida por los cerdos, que era muy similar a la humana, actualmente se puede conseguir purificar insulina humana mediante la producción de ella mediante colonias (grupos) de bacterias. A estos microorganismos se les ha introducido el gen de la insulina humana, y por ende, son capaces de transcribir la proteína y producirla. Este método de producción de transgénicos se utiliza con infinidad de genes.

Otro motivo de interés para estudiar microbiología, también ligado a la biotecnología, es el desarrollo de biosensores. Los microorganismos vivos están vinculados a electrones, y se puede detectar mediante impulsos eléctricos las reacciones químicas que llevan a cabo. Esto permite detectar componentes en los alimentos, por ejemplo: la presencia de glucosa, de toxinas o de patógenos, etc. Un buen método de seguridad alimentaria y de control de aguas.

4. Por su potencial en cuanto a sostenibilidad

Con una creciente demanda de un sistema más sostenible, los microorganismos ganan importancia. El uso de biopesticidas permite crear cultivos más ecológicos, al utilizar bacterias, virus y hongos o sus componentes para combatir la plagas de insectos que atacan los cultivos. Es una forma de evitar el uso de productos químicos sintéticos y potencialmente tóxicos para una gran variedad de formas de vida.

Otro motivo relacionado con la sostenibilidad es la posibilidad de obtención de energías alternativas, como por ejemplo la producción de etanol (se llegó a utilizar un combustible de 85% etanol para automóviles) o el metano, que se origina de la descomposición de desechos de materia orgánicas. También es una tendencia creciente la síntesis de biopolímeros para ir sustituyendo los polímeros derivados del petróleo, es decir, el plástico.

5. Por conocimiento

Lo cierto es que el motivo más importante para estudiar Microbiología, como cualquier cosa, es tener interés intelectual en ello. En esta ciencia te tiene que despertar curiosidad la idea de conocer el mundo que no vemos, todos esos pequeños organismos que escapan a nuestra mirada. Querer saber cómo se interaccionan entre ellos y con el ambiente.

En definitiva, esta trayectoria académica y profesional es muy interesante para conocer los mecanismos de la vida, ya que como se dijo al principio, los microbios se encuentran en todas partes, y muchos cumplen tareas esenciales para esto. Es fascinante como algo tan pequeño ses tan importante para que, tras tantos años de historia de la Tierra, sigan cumpliendo con sus tareas que mantienen la vida en este planeta.

Referencias bibliográficas:

  • Tortora G. J., Funke B. y Case C. (2007). “Introducción a la microbiología” (9ª ed.). Editorial Panamericana.
  • Murray P., Rosenthal K. y Pfaller M. (2013). “Microbiología médica” (7ª ed.). Editorial Elsevier Saunder.
  • Prescott L., Harley J. y Klein D. (2002). “Microbiología” (5ª ed.). Editorial McGraw Hill.
  • Thieman W. y Palladino M. (2010). “Introducción a la biotecnología” (2ª ed.). Editorial Pearson.
  • Madigan M., Martinko J. y Parker J.(2003). “Brock, Biología de los microorganismo” (10ª ed.). Editorial Pearson.