En este artículo encontrarás una explicación sobre las propiedades generales de la materia. Veremos cómo, estas tienen que ver con las características físicas y químicas de los cuerpos u objetos.

Encontrarás de manera resumida en qué consiste cada una de estas propiedades, y ejemplos de cada una de ellas.

¿Qué es la materia?

Antes de hablar de las propiedades generales de la materia, vamos a intentar explicar qué es la materia. Este es el principal componente de los cuerpos (es decir, de los objetos físicos); se trata de la sustancia que conforma dichos objetos. Puede ser de diferentes formas, y sufrir diferentes cambios.

La materia presenta una serie de propiedades, tanto físicas como químicas, que se pueden percibir a través de nuestros sentidos. A nivel químico, la materia puede presentarse en tres estados diferentes: líquido, sólido o gaseoso.

Propiedades generales de la materia

¿Qué son las propiedades generales de la materia? Son aquellas características de la misma, que se relacionan con sus propiedades físicas, como por ejemplo el peso de los objetos, su volumen, tamaño, longitud… así como con sus propiedades químicas, a través de las cuales la propia materia modifica su composición.

1. Volumen

La primera de las propiedades generales de la materia de la que vamos a hablar es el volumen. El volumen es la cantidad de espacio tridimensional que encierra una superficie cerrada; se trata del espacio que un cuerpo ocupa (o el espacio que contiene).

Este espacio tiene tres dimensiones: la altura, el ancho y la longitud. La unidad de medida del volumen, según el SI (Sistema Internacional), es el metro cúbico, que se expresa mediante m3. Un ejemplo de volumen lo podemos encontrar en los libros; su volumen es igual a su longitud x ancho x espesor.

2. Peso

El peso, otra propiedad de la materia; consiste en la fuerza gravitatoria que actúa sobre un cuerpo. A nivel matemático, el peso es igual a: Fg (fuerza gravitatoria) = m (masa) x g (aceleración de la gravedad). (Nota: la aceleración de la gravedad = 9,8 m/seg2). En este caso, su unidad según el SI es el Newton, y se expresa mediante: kg·m·seg-2.

Cuando hablamos del peso, nos referimos, aunque suene reiterativo, a cuánto pesa un objeto; los objetos pesados (por ejemplo una caja de metal) son más difíciles de coger o de arrastrar, que los objetos que pesan menos (por ejemplo una pluma). De esta manera, cuanto más pesa un cuerpo, mayor es la fuerza gravitatoria que actúa sobre él.

Para ilustrarlo con un ejemplo, pensemos en el peso de una persona; según la fórmula matemática mencionada, su peso en la Luna será mucho menor que en la Tierra, y esto es debido a que la gravedad en la Luna es menor.

3. Movilidad

La siguiente de las propiedades generales de la materia es la movilidad, que tiene relación con la velocidad a la que un cuerpo se desplaza por el medio.

En física, la movilidad tiene que ver con la facilidad con la que una partícula cargada a través de un material sólido, se mueve, bajo la influencia de un campo eléctrico; así, cuanto mayor sea la rapidez en la que se desplaza dicha partícula, mayor será esta propiedad, es decir, su movilidad.

Un ejemplo de movilidad; un tenista tendrá una movilidad mayor que una persona que nunca ha entrenado, y esto le ayudará a llegar a las pelotas.

4. Inercia

La inercia, otra de las propiedades generales de la materia, es una propiedad física de la misma; aplicada a un cuerpo, implica que este se mantenga en reposo o se mueva a una velocidad que es constante y rectilínea. Se trata de una propiedad pasiva de la materia.

Para ilustrar un ejemplo de inercia, imaginemos ir en un coche que va a una determinada velocidad. Este acelera de forma brusca; las personas de dentro, así como nosotros, se “engancharán” a los asientos del vehículo, debido a la inercia, que hace que el cuerpo intente mantener la velocidad original de las personas.

Si por el contrario, el coche frena de forma brusca, las personas de dentro del vehículo se moverán hacia el frente (es por esta razón que el cinturón de seguridad resulta fundamental para la seguridad vial).

5. Porosidad

La porosidad es aquella propiedad de los cuerpos que están llenos de pequeños agujeros; esta característica permite que a través de cuerpos en estado sólido, puedan circular sustancias líquidas o gaseosas. Así, los cuerpos u objetos que tienen poros (porosidad) son permeables.

Un ejemplo de un objeto que tiene porosidad es un colador (un utensilio de cocina), que utilizamos para filtrar líquidos y eliminar partículas que no deseamos (o que queremos concentrar).

6. Dureza (impenetrabilidad)

La dureza es aquella propiedad que tienen algunos objetos de resistirse a la penetración de una carga. Otra definición de dureza es “la resistencia que opone un cuerpo a ser rayado”. Por ejemplo, un diamante es extremadamente duro, y es por ello que es muy difícil (o imposible) de rallar.

Esta propiedad de la materia se mide a partir de una escala, denominada Escala de Mohs, que se basa en el rayado de un mineral por otro. Esta escala va del 1 al 10, siendo 1 el talco (el material menos duro), y el 10 el diamante (el material más duro).

7. Elasticidad

La elasticidad es una propiedad física de la materia; implica que un cuerpo elástico se estire o se deforme, debido a una fuerza ejercida sobre él. Los cuerpos elásticos pueden ejercer una fuerza contraria a la fuerza que los deforma; además, pueden restablecer su forma original si la fuerza que ejerce sobre ellos cesa. La unidad del SI para la elasticidad es el pascal (Pa).

Un ejemplo de elasticidad es una goma que se estira; si se deja de ejercer dicha fuerza, la goma recupera su estado y forma original (esto es la elasticidad). En otras palabras; la elasticidad implica que un cuerpo recupere su forma original cuando se deja de aplicar fuerza sobre él.

8. Divisibilidad

La divisibilidad implica que un cuerpo pueda ser dividido en partes exactamente iguales; el resultado de esta propiedad es un resultado exacto y que se puede medir.

Un ejemplo de divisibilidad lo encontramos en el día a día; imaginemos que debemos dividir un pastel en ocho partes iguales, o un zumo de 1L a repartir entre 5 personas. La divisibilidad es la propiedad que forma parte de estos procesos.

9. Masa

La última de las propiedades generales de la materia es la masa; la masa mide la cantidad de materia que tiene una determinada sustancia (independientemente de su localización en el espacio). Así, esta propiedad no está influenciada por la fuerza de la gravedad; tampoco depende de la forma del cuerpo u objeto en cuestión.

En física, entendemos la masa de un cuerpo como la “resistencia que este ofrece para cambiar su condición de reposo”, o la velocidad constante en la que se mueve. Su unidad en el SI es el kilogramo, expresado como Kg.

Para ilustrar esta propiedad, imaginémonos tener que empujar un camión de la compra; tendremos que empujar con más fuerza si este camión está lleno que si está vacío.

Referencias bibliográficas:

  • Burbano S., Burbano E. y Gracia, C. (2004). Física General. Editorial Tebar.
  • Gettys, Keller, Skove. (1991). Física Clásica y Moderna. Editorial McGraw-Hill.