Una clasificación de los diferentes tipos de eclipse.

Los astros y sus movimientos han sido desde la más remota antigüedad motivo de asombro y veneración por el ser humano, a menudo asociándolos a la espiritualidad y la religión. Uno de ellos fenómenos celestes que más nos han fascinado por infrecuentes e impresionantes, y que siempre han encerrado un gran simbolismo es el de los eclipses.

Hoy en día ya se conoce como y porqué se producen, aunque aún conservan cierto misticismo romántico. Los eclipses siguen y seguirán sucediendo en el futuro, en todas sus formas.

Y es que existen diferentes tipos de eclipse. De cara a aprender a identificarlos, a lo largo de este artículo vamos a hacer un breve repaso de los principales tipos que podemos ver desde nuestro planeta.

¿Qué es un eclipse?

Se entiende como eclipse al fenómeno celeste en el cual participan al menos tres astros, y en el cual uno de ellos se interpone y alinea con los otros dos de tal modo que oculta uno de ellos de la vista desde el otro.

Su ocurrencia se debe a la órbita que realizan los planetas alrededor de las estrellas, así como la de los satélites alrededor de los planetas, debido a la fuerza gravitatoria.

Un significado en la mitología

Tal y como hemos visto anteriormente, el eclipse ha tenido históricamente vinculación a lo religioso y espiritual, dado que no se conocían los motivos por los cuales los astros desaparecen de la vista o se ocultaban parcialmente.

Por ejemplo, en la mitología china los eclipses ocurrían cuando un dragón celestial, perros o incluso un sapo devoraba el Sol o la Luna, mientras que los egipcios veían en este fenómeno celeste el combate entre los diodos Horus y Seth (siendo la pérdida del astro el resultado de que el segundo arrancará un ojo al primero, siendo posteriormente devuelto por Ra) o el hundimiento del bote de Ra por parte del dios serpiente Apep.

Reinos como el de Siam o la India también consideraban que los astros eran devorados por dioses o dragones. También en las civilizaciones precolombinas eran temidos, a menudo realizándose sacrificios para devolver al Sol o la Luna a su lugar. Las creencias eran muchas: desde el astro siendo devorado hasta el efecto de combates entre deidades. Asimismo la llegada de los españoles a Sudamérica sucedió justo después se un eclipse solar, algo que ayudó a que inicialmente fueran tomados por dioses.

Tipos de eclipse

Si bien existen un gran número de tipos de eclipse que pueden producirse desde cualquier planeta, los que nos afectan directamente son de dos tipos: solares y lunares. También podemos encontrar otro tipo de eclipse, el propio del planeta Venus.

1. Eclipses solares

Denominamos eclipse solar a aquel fenómeno cósmico en el cual la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, provocando que el astro rey no sea visible desde nuestro planeta. Suelen ser los más espectaculares y los que mayor trascendencia han tenido para la humanidad. Nunca deben observarse directamente, ya que aunque la figura y la luz del Sol no sean visibles la radiación puede afectarnos igualmente. Podemos encontrar diferentes tipos de eclipses solares.

1.1. Total

Se denominan eclipses solares totales aquellos en que la Luna tapa en su totalidad la luz del Sol, bloqueando totalmente su visión desde la Tierra.

1.2. Parcial

El eclipse solar parcial se produce cuando solo una parte de la Luna se alinea entre Tierra y Sol, resultando visible una parte del Sol mientras que una porción de este resta bloqueado por nuestro satélite.

1.3. Anular

Este tipo de eclipse solar se produce debido a que aunque la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol bloqueando la visión del segundo, su menor tamaño y la separación entre Luna y Tierra hace que aunque el disco solar esté cubierto por la Luna sigua viéndose un anillo de luz solar a su alrededor. La visión resultante sería la prototípica de la Luna con un aro i corona de luz, como si el centro del Sol se hubiese vuelto negro.

1.4. Híbrido

Uno de los más raros, el eclipse solar híbrido se produce cuando la alineación entre los tres cuerpos celestes hace que en diferentes partes del globo podamos ver un eclipse total mientras que en otras uno parcial.

2. Eclipses lunares

Los eclipses lunares se producen cuando se produce una alineación entre Sol, Tierra y Luna, situándose nuestro planeta entre el Sol y la Luna y bloqueando el paso de la luz solar a nuestro satélite. Existen tres tipos principales de eclipses lunares.

2.1. Total

El eclipse lunar total se produce cuando nuestro planeta impide por completo que la luz del Sol llegue a la Luna. Cuando ocurre, la Luna se oscurece progresivamente hasta llegar a desaparecer por completo en el cono de sombra proyectado por la Tierra. Poco después vuelve poco a poco a volver a verse.

2.2. Parcial

El eclipse de Luna parcial se da cuando la Luna no es tapada en su totalidad por la Tierra o el cono de sombra proyectado por nuestro planeta no tapa su visión en su totalidad.

2.3. Penumbral

En los eclipses penumbrales, la Luna nunca es tapada por el cono de sombra que nuestro planeta proyecta al alinearse entre ella y el Sol, si bien sí que pasa por la zona de penumbra. Ello hace que aunque permanece visible su color se oscurece en gran medida.

2.4. Eclipse venusiano: el tránsito de Venus

Si bien por lo general no solemos considerarlo eclipse, lo cierto es que también otros astros pueden interponerse y alinearse entre la Tierra y el Sol. Es lo que ocurre con el llamada tránsito de Venus, en que nuestro planeta vecino se sitúa entre el Sol y la Tierra.

Sin embargo la gran distancia entre la Tierra y Venus en comparación a la existente con la Luna, además del relativamente pequeño tamaño de dicho planeta comparado con el nuestro, hace que este tipo de eclipse sea muy poco perceptible, apenas tapando un pequeño punto del Sol.

Además, este tipo de eclipse es muy poco frecuente, repitiéndose en secuencias: 105,5 años, luego otro a los 8, luego otro a los 121,5 años y luego otros 8, en un ciclo de 243 años. El último fue en 2012, y se espera que el próximo ocurra en 2117.