Uno de los giros del lóbulo frontal. Wikimedia Commons.

El cerebro contiene numerosos pliegues y circunvoluciones que conforman diferentes estructuras anatómicas, entre las que se encuentra el giro frontal inferior, del que hablaremos en este artículo.

Esta región cerebral forma parte de la corteza prefrontal, y alberga áreas tan importantes como la de Broca, esencial en la producción del lenguaje.

A continuación te explicamos qué es y dónde se ubica el giro frontal inferior, qué funciones desempeña y cuáles son los principales trastornos asociados a las lesiones en esta área del cerebro.

Giro frontal inferior: definición, estructura y localización anatómica

El giro frontal inferior es una de las muchas circunvoluciones que contiene el cerebro humano; pliegues que conforman el relieve característico de este órgano y que le otorgan ese aspecto arrugado a su superficie exterior, la corteza cerebral.

Este giro está situado debajo del surco frontal inferior, y se extiende hacia adelante desde la parte inferior del surco precentral. Está delimitado por su parte anterior con la cisura lateral o de Silvio. Se pueden identificar hasta tres partes distintos en el giro frontal inferior: el par opercular, detrás de la rama ascendente anterior; el par triangular, entre las ramas ascendente y horizontal; y el par orbital, debajo de la rama horizontal anterior de la cisura.

El límite caudal del pars opercularis es el surco precentral inferior y su límite rostral es la rama anterior ascendente de la cisura lateral. En ocasiones, se suele identificar un surco adicional: el surco diagonal, dentro de los pares operculares. Cuando éste está presente, puede permanecer separado o puede mezclarse con el surco ascendente.

Por otra parte, hay autores que han dividido el giro frontal inferior en una parte posterior y otra anterior. Si bien es cierto que se puede decir que este surco puede continuar, ventralmente, casi hasta el margen lateral de la región frontal orbital, esto puede resultar una falsa impresión como resultado de la fusión de la parte anterior del surco frontal inferior con un surco diferente que a menudo forma el extremo anterior del par triangular: el surco pretriangular.

Funciones

El giro frontal inferior es una de las partes que componen la corteza prefrontal del cerebro, cuyas funciones principales tienen que ver con el control ejecutivo y la planificación de conductas complejas, la toma de decisiones o la gestión y la adecuación del comportamiento a las normas sociales.

En los últimos años, las investigaciones se han centrado en el papel del giro frontal inferior en un aspecto específico del control ejecutivo: la inhibición conductual o inhibición de la respuesta. Ésta puede definirse, en términos generales, como la capacidad que tenemos para controlar y retener las respuestas a estímulos internos o externos rutinarios o predominantes, que aparecen durante la realización de alguna tarea.

Las tareas que examinan la inhibición de respuestas suelen implicar el desarrollo de una respuesta de rutina, seguida de la cancelación de la misma cuando se detecta una señal de para poco frecuente. Por ejemplo, con la tarea Go/No go, en la que hay dos condiciones de partida, y en unos ensayos hay que responder ante los estímulos (ensayo Go) y en otras no hay que responder (No go), de modo que el examinador puede después medir la capacidad del individuo para inhibir sus respuestas.

Otra de las funciones en las que el giro frontal inferior estaría implicada es el control atencional. Para medir la capacidad atencional de un sujeto se suelen utilizar tareas de “Stop signal” o señales de parada, una prueba experimental que sirve para medir los procesos inhibitorios y la automaticidad de las respuestas de los sujetos, y que también utiliza tareas de Go/No Go.

Los últimos hallazgos en base a estudios realizados con resonancia magnética funcional confirman que el giro frontal inferior también desempeña un papel general en el control atencional como una estructura necesaria para que la persona se adapte y responda a los estímulos relevantes y se inhiba ante los estímulos no relevantes o distractores.

Cabe señalar también el papel que juega el giro frontal inferior en el procesamiento del lenguaje, puesto que el área de Broca forma parte de esta circunvolución. Esta región cerebral, situada en el hemisferio izquierdo, es esencial en la expresión del lenguaje y la producción del habla, ya que se encarga de planificar la secuencia de movimientos necesarios para que podamos articular las palabras que pronunciamos.

Neuronas espejo

Las neuronas espejo son una clase especial de neuronas que se activan, tanto al observar la conducta de otros, como al ejecutarla nosotros mismos. Reciben el nombre de espejo porque nos permiten deducir lo que los demás piensan y sienten, y están muy relacionadas con aspectos como la empatía, la imitación o el comportamiento social.

Hay evidencias de que existen neuronas espejo en diversas regiones cerebrales, entre ellas: el pars opercularis del giro frontal inferior y el lóbulo parietal inferior, aunque también se sugiere que podría haber núcleos de estas neuronas en otras áreas como la ínsula, el cíngulo anterior y el giro temporal superior.

Los estudios realizados con personas con trastorno del espectro autista (TEA) muestran la existencia de alteraciones en la actividad de sus neuronas espejo, concretamente en el giro frontal inferior, la ínsula y la corteza cingulada. Estas alteraciones explicarían la incapacidad de estas personas para captar las intenciones de los demás y experimentar la empatía, tal y como lo hacemos las personas sin TEA.

Trastornos relacionados

Las investigaciones realizadas en pacientes con lesiones en el lóbulo prefrontal que incluyen el giro frontal inferior han revelado que éstos suelen presentar un déficit en la inhibición de respuestas. Se ha sugerido que existe un mecanismo inhibidor localizado centralmente que suprime las respuestas irrelevantes, y que dicha inhibición se localizaría, principalmente, en el giro frontal inferior derecho.

Por otra parte, el mismo mecanismo de control inhibitorio parece estar alterado en pacientes con trastorno obsesivo compulsivo (TOC). En un estudio en el que se comparó a sujetos sanos con individuos con este trastorno, se hallaron alteraciones significativas en la conectividad estructural, probablemente asociada a una falta de mielinización y problemas axonales en el giro frontal inferior de los pacientes con TOC..

Por último, se ha comprobado que las lesiones en el área de Broca, que corresponde al área 44 y el área 45 de Brodmann (par opercular y par triangular del giro frontal inferior en el hemisferio izquierdo, respectivamente) implican dificultades de tipo lingüístico como las que se presentan a continuación:

  • Problemas para generar y extraer significado de las acciones.
  • Dificultades para secuenciar elementos motores y expresivos.
  • Problemas semánticos y sintácticos.
  • Empobrecimiento del lenguaje. En casos extremos puede haber mutismo acinético o hipolalia (disminución o retraso en la expresión verbal).
  • Disminución de la fluidez verbal, tanto en tareas de tipo fonológico como en tareas de tipo semántico.
  • Incapacidad para entender refranes o frases hechas.

Referencias bibliográficas:

  • Ardila, A. (2012). Corteza prefrontal, lenguaje y funciones ejecutivas. In Neuropsicología de la corteza prefrontal y las funciones ejecutivas (pp. 299-314).
  • Aron A.R., Robbins T.W., Poldrack R.A. Inhibition and the right inferior frontal cortex. Trends Cogn. Sci. 2004;8:170–177.
  • Hampshire, A., Chamberlain, S. R., Monti, M. M., Duncan, J., & Owen, A. M. (2010). The role of the right inferior frontal gyrus: inhibition and attentional control. Neuroimage, 50(3), 1313-1319.