Muchos de nosotros estudiamos, realizamos prácticas… hasta que llega la entrada al mundo laboral. Cuando empezamos a adentrarnos en él, este mundo nos parece tan interesante como desconocido.

Todos nos imaginamos diciendo encantados “¡Sí!” a una oferta laboral, pero… ¿qué ocurre cuándo decidimos rechazar una de ellas? Suele pasar que no sabemos muy bien cómo hacerlo para no quedar “mal” con la empresa. Por ello, en este artículo veremos diferentes ideas clave sobre cómo rechazar una oferta de trabajo de forma cordial.

Cómo rechazar una oferta de trabajo de forma educada

Muchos/as pensamos en lo contentos/as que nos pondremos si nos llaman de esa entrevista que hemos hecho para decirnos que nos han seleccionado para la vacante en cuestión, pero... ¿qué ocurre cuando en lugar de esto, decidimos rechazar una oferta laboral?

Antes de nada, debe quedar claro que es imprescindible que nos tomemos los procesos de selección en serio, que valoremos el trabajo de los recruiters (profesionales de los recursos humanos que se dedican a entrevistar y seleccionar candidatos/as) y que seamos honestos/as y sinceros/as durante todo el proceso.

Sin más dilación, vamos a conocer algunos de los mejores tips sobre cómo rechazar una oferta de trabajo de forma cordial:

1. Sé transparente durante todo el proceso

El primer consejo en relación a cómo rechazar una oferta de trabajo de forma cordial tiene que ver con la sinceridad durante todo el proceso de selección. Así que, en realidad, para dejar una buena imagen de nosotros cuando rechazamos una oferta, es conveniente mostrar una actitud positiva desde el inicio del proceso, no únicamente al final.

Con esto nos referimos a que, si estás en más de un proceso de selección, debes decirlo desde el principio durante las entrevistas que realices; esto no te resta puntos como candidato o candidata, al contrario, los recruiters ya saben que cuando se está en búsqueda de trabajo (y aunque no estés en búsqueda activa) es muy probable que el postulante esté en más de un proceso.

Conocer estos datos les ayudará a conocer tu situación, además de tu perfil, y facilitará las cosas en el caso de que finalmente rechaces la oferta (como ya sabían que estabas en más procesos, no les cogerá tan desprevenidos, y podrán organizarse mejor).

2. Comunícalo de forma inmediata

Una vez sepas que la oferta no te interesa, tanto si ya te han dicho que habías sido seleccionado/a como si no (y sobre todo en este segundo caso), es importante que comuniques tu decisión de rechazar la oferta lo más rápido posible.

De esta forma, demuestras que valoras el trabajo de los/as responsables del proceso, ya que a ellos/as les irá genial saberlo cuanto antes para organizarse y no contar contigo, llamar a otros/as candidatos/as, etc.

3. Haz una llamada (evita el correo electrónico)

Imagínate que ya te has decantado por otra oferta, o sencillamente deseas rechazar una determinada oferta por “X” razones (hay muchas).

Así que, si ya has avanzado en las diferentes fases del proceso de selección y te ha comunicado que eres el/la seleccionado/a, pero deseas rechazar la oferta, lo mejor es lo comuniques vía telefónica.

Por norma general, es mejor evitar los correos electrónicos, ya que a través de una llamada se puede proporcionar más información, y es un acto mucho más cercano que el recruiter agradecerá.

De todas formas, si finalmente eliges comunicar tu decisión por correo electrónico, al menos asegúrate de no cometer faltas ortográficas o gramaticales (¡pasa el revisor!) y de utilizar un lenguaje claro, conciso y respetuoso.

4. Sé sincero/a

Otro tip en relación a cómo rechazar una oferta de trabajo de forma cordial va en línea con el primero, ya que tiene que ver una vez más con la sinceridad y la franqueza.

Estos dos valores deben preponderar también cuando comuniques que finalmente rechazas la oferta. Lógicamente, no siempre debemos explicarlo todo a los responsables del proceso, pero sí, de forma resumida, cuáles son tus motivos para rechazar la oferta.

5. Expon tus razones

En línea con el apartado anterior, es recomendable que compartas las razones que te han empujado a tomar la decisión de rechazar la oferta en cuestión. Así, ésta constituye otra de las ideas clave sobre cómo rechazar una oferta de trabajo de forma cordial.

Además, esto puede servir de feedback para los entrevistadores, y conocer más sobre el sector de la oferta laboral (por ejemplo que hay mucha movilidad en dicho sector, que los salarios oscilan “X” rango, que los candidatos prefieren viajar -o no hacerlo-, etc.).

6. Valora el trabajo de los/as recruiters

En este punto hay que destacar la importancia de valorar el trabajo del/la recruiter y/o de las personas con las que hemos tenido contacto durante todo el proceso de selección.

Esto lo podemos expresar con frases del tipo: “Os agradezco la buena comunicación que habéis mantenido conmigo durante todo el proceso”, “Ha sido un placer que me hayáis contactado”, “Gracias por el feedback después de la entrevista”, etc.

7. Muéstrate agradecido/a

Hay una frase que reza: “Ser talentoso te abre muchas puertas, ser agradecido te las mantiene abiertas”. ¿Quién sabe si, en un futuro, no desearás volver a llamar a la puerta que hoy decides cerrar?

Esto es más frecuente de lo que nos pensamos, y aunque quizás a día de hoy no nos interese una determinada oferta laboral, quizás en un futuro nuestros planes, expectativas, deseos o necesidades cambien.

Mostrarse agradecidos/as al final del proceso, cuando decidimos rechazar la oferta, además de dar buena impresión, nos permite mantener las puertas abiertas en esa empresa de cara al futuro. Además, es una forma de agradecer el trabajo de los/as recruiters, la cual cosa seguro valoran.

8. No cierres las puertas

En relación al punto anterior sobre cómo rechazar una oferta de trabajo de forma cordial, un consejo es que no cierres del todo las puertas a dicha empresa (en el caso de que realmente te haya interesado y/o la oferta sea mínimamente atractiva para ti).

Esto lo podemos expresar con una frase al final de la conversación, del tipo: “Espero que podamos estar en contacto de cara a futuras ofertas, ya que vuestra empresa/oferta realmente me parece interesante…”

Referencias bibliográficas:

  • Blasco, R.D. (2004). Reclutamiento y selección de personal: viejo y nuevo rol del psicólogo. Revista Psicologia: Organizações e Trabalho, 4(1): 91-122.
  • Equipo Vértice. (2007). Selección de personal. Editorial Vértice. España.
  • Jiménez, D.P. (2016). Manual de recursos humanos. (3ª ed). ESIC, Business & Marketing School. Libros profesionales de empresa.