Las 3 claves para saber distinguir entre dependencia emocional y amor

Ideas clave para comprender las diferencias entre amor de pareja y dependencia emocional.

Las 3 claves para saber distinguir entre dependencia emocional y amor

El amor es una faceta de la existencia humana tan importante como, por desgracia, distorsionada a través de mitos y exageraciones.

Esto hace que, para mucha gente, enamorarse o vivir en pareja implique una serie de actitudes y comportamientos totalmente disfuncionales que muchas veces no solo dañan a la persona que los interioriza sino que también perjudican a los demás. En algunos casos se llega al extremo de asumir que el amor es un sinónimo de dependencia emocional, lo cual genera problemas de base en cualquier relación amorosa aplicada a la vida en pareja.

En este artículo veremos cuáles son las ideas clave para tener claro en qué se diferencian el amor y la dependencia emocional, y por qué es fundamental no mezclar ambos conceptos.

¿En qué consiste sentir amor?

El amor es una experiencia que involucra tanto patrones de comportamiento y elementos culturales, como mecanismos biológicos innatos que nos hacen tener interés por estrechar lazos con los demás.

Aunque cada momento histórico y cultura privilegia unas formas de amor sobre otras (hasta hace no tanto tiempo, lo que hoy entendemos como amor romántico prácticamente no existía), todas las formas de amor de pareja comparten ciertas características, que tienen que ver con lo siguiente:

  • Al sentir amor, buscamos alcanzar un cierto nivel de compromiso: sacrificar aspectos de nuestra individualidad para poder convivir con esa persona y crear planes de futuro.
  • El amor a evolucionando, siendo emocionalmente muy intenso al principio (para maximizar las probabilidades de conocer mejor a la otra persona y llegar a conectar emocionalmente) y estabilizándose con el paso del tiempo.
  • El amor tiene un fuerte componente emocional, no se basa en una simple selección de potenciales parejas teniendo en cuenta criterios objetivos.
  • El amor de pareja suele tener que ver con el deseo sexual, debido a los mecanismos biológicos sobre los que reposa como fenómeno neurobiológico. Pero en algunos casos se puede dar sin interés sexual.
Amor en pareja

¿Cómo distinguir entre amor y dependencia emocional?

Tal y como hemos visto, para que el amor no dé lugar a problemas, debe aplicarse sobre una relación en la que exista un cierto compromiso. Sin embargo, este compromiso y el modo en el que lo experimentamos (pues está sujeto a una gran carga emocional) está lejos de dar lugar a una situación de dependencia. Veamos por qué.

1. El amor da lugar a relaciones que tienden a la simetría

El amor de pareja tiene que ver con el diálogo y la búsqueda del consenso acerca de cómo vivir juntos, creando un proyecto de vida en el que las aspiraciones de ambas personas sean compatibles. Es por eso que, por su propia naturaleza, el amor correspondido tiende a dar lugar a la simetría; ninguna de las dos personas tiene una posición de claro poder sobre el otro, en todo caso las habilidades de ambos se complementan.

En cambio, en la dependencia emocional esa simetría no existe: hay alguien que depende del otro, y hay alguien que actúa en consecuencia de su rol como parte privilegiada.

Es por eso que incluso si la persona que no es dependiente carece de voluntad de dañar a la otra, la relación suele volverse tóxica con mucha rapidez; no por su personalidad o aspiraciones, sino por las dinámicas de interacción y toma de decisiones que se establecen entre ambos. El problema va más allá de los individuos, tiene que ver con cómo se relacionan.

2. El amor no se basa en el miedo, la dependencia sí

El amor tiene que ver con el placer de estar en compañía de otra persona y la seguridad que ofrece la expectativa de tenerla con nosotros en nuestras vidas; de hecho es esa tranquilidad de saber que podemos contar con la otra persona una de las fuentes de motivación principales que lleva a las personas a tener pareja.

Sin embargo, la dependencia emocional no está orientada hacia lo positivo; en ella, lo principal es saber gestionar el miedo a que la otra persona nos abandone, al perder interés por nosotros o encontrar un proyecto de vida mejor junto a otra persona. Así pues, casi todas las acciones realizadas buscando la validación del novio/novia, el marido o la esposa, están realizadas estando a la defensiva, ante esas predicciones catastróficas acerca de lo que podría ocurrir si esa persona deja de tener incentivos para estar a nuestro lado.

Así pues, si el amor tiene que ver con involucrarse activamente en una relación de pareja, la dependencia emocional se fundamenta en un rol de reacción, dejando que las circunstancias nos lleven a rastras.

3. La dependencia tiene un componente obsesivo

Durante la fase del enamoramiento, muchas personas desarrollan algo parecido a los pensamientos de tipo obsesivo; tienden a pensar constantemente en la persona por la que se siete una fuerte atracción, a poner cuidado en dar una buena imagen ante ella, etc. Sin embargo, este fenómeno tiene que ver con la falta de información y de costumbre de estar ante esa persona; como se la ha idealizado, se tiende a adoptar una perspectiva muy meticulosa de cómo debe comportarse uno mismo cómo deben ser gestionadas esas primeras interacciones.

Pero el enamoramiento dura relativamente poco, unos cuantos meses. A medida que el amor va madurando y se va consolidando, pasando a ser más estable emocionalmente, pierde ese aspecto de introspección y se orienta no tanto a los pensamientos y fantasías de uno mismo, sino más bien al deseo de dar apoyo a la otra persona de manera espontánea y apenas meditada, al conocer realmente sus valores, sus inquietudes, sus preocupaciones y vulnerabilidades, etc.

En cambio, la dependencia emocional conserva su carácter obsesivo de manera indefinida; es más, tal y como hemos visto se basa en el miedo al abandono, y eso hace que a medida que pasa el tiempo estas obsesiones puedan llegar a intensificarse aún más.

¿Te interesa contar con asistencia psicológica profesional?

Si estás pasando por momentos complicados y buscas servicios de psicoterapia individualizada o de terapia de pareja, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En Healthy Center llevamos tiempo atendiendo pacientes no solo en el ámbito de la salud y la nutrición, sino también desde la psicología, ayudando a las personas a desarrollar una mejor gestión de sus emociones y habilidades comunicativas. Ofrecemos sesiones presenciales y también terapia online por videollamada.

  • Beck, A.T; Freeman, A. (1990). Cognitive Therapy of Personality Disorders. Nueva York: Guilford Press.
  • Benjamin, L.S. (1996). Dependent Personality Disorder. Interpersonal Diagnosis and Treatment of Personality Disorders. Guilford Press.
  • Diamond, L. (2004). Emerging Perspectives on Distinctions Between Romantic Love and Sexual Desire. Current Directions in Psychological Science. 13: 3: pp. 116 - 119.
  • Fehr, B.; Russell, J. (1991). The Concept of Love Viewed From a Prototype Perspective. Journal of Personality and Social Psychology, 60(3): pp. 425 - 438.
  • Willmott, L. (2012). Love and Limerence: Harness the Limbicbrain. Lathbury House.

Centro de Psicología

Healthy Center es un centro de psicólogos situado en Valencia, concretamente en el barrio de Campanar. Sus profesionales ofrecen sesiones de forma presencial u online y con adultos, adolescentes y niños. En los procesos de psicoterapia y terapia de pareja son tratados todo tipo de dificultades: ansiedad, estrés, depresión, crisis emocionales, crisis de noviazgo, autoestima, duelo, etc.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados