Lamentablemente, las infidelidades no son un fenómeno de rara ocurrencia ni siquiera en aquellas relaciones que aparentemente están más consolidadas.

En los países occidentales, se estima que aproximadamente el 30% de las personas en una relación amorosa de tipo romántico han sido infieles a su pareja, y este porcentaje no cambia significativamente cuando nos fijamos tan solo en las personas que están en un matrimonio.

Sin embargo, que esta clase de eventos no resulten extraños en términos estadísticos no significa que, allí donde se descubre una infidelidad, no suponga un golpe emocional muy fuerte. En casi todas las ocasiones la persona que ha sido engañada siente un elevado nivel de angustia, y esta clase de crisis llevan con frecuencia a la ruptura o directamente al divorcio.

Ahora bien, incluso una vez las normas de exclusividad en la relación se han roto, es posible gestionar mejor o peor esta experiencia. Por ello, en este artículo veremos algunas claves para saber cómo superar una infidelidad producida en el contexto de un matrimonio.

¿Qué ocurre cuando se desencadena una crisis por infidelidad en la relación?

En primer lugar, es necesario comprender cuáles son los elementos psicológicos que juegan un papel en las crisis que tienen lugar tras descubrir que se ha sido víctima de una infidelidad.

La infidelidad puede adoptar muchas formas, y aunque clásicamente solemos asociar este término al hecho de mantener relaciones sexuales con alguien ajeno a la pareja, en realidad ni tiene por qué ser así, ni se limita a ese tipo de acciones. Una infidelidad es el hecho de romper con el pacto de pareja monógama en general, de modo que puede consistir en besarse, realizar sexting, tener una cita romántica, etc. La magnitud de la crisis suele variar dependiendo del grado de intensidad de ese acercamiento íntimo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las infidelidades suelen dañar más cuando la relación de pareja se basa en una convivencia muy consolidada, especialmente cuando ya se está en un matrimonio y/o se ha tenido hijos con la persona que ha sido infiel.

El motivo es que las implicaciones de esa crisis se hacen notar de más formas, y la ansiedad anticipatoria ante la idea de romper cobra mayor fuerza, porque no es li mismo dejar de verse con una persona con la que solo se ha estado saliendo y que no vive con nosotros, que romper con alguien con quien se ha creado una familia. La perspectiva de ver nuestra propia vida transformada puede resultar asfixiante.

¿Cómo superar una infidelidad en el contexto del matrimonio? 6 consejos

Esta son algunas ideas claves que ayudan a superar una infidelidad en el marco de la vida matrimonial, haciendo que la crisis emocional que produce se resuelva del mejor modo posible.

1. Concédete el tiempo que necesites

Una vez se tiene la certeza de que la infidelidad se ha producido, las responsabilidades para con la relación de pareja quedan suspendidas; no hay que seguir invieriendo tiempo y esfuerzos en esta a no ser que estemos seguros de que vale la pen.

Por eso, es importante ser consciente de que en este punto es perfectamente lícito romper con la relación de inmediato, sin ni siquiera dar explicaciones. Los esfuerzos que se vayan a realizar para volver a fortalecer el vínculo amoroso deben realizarse una vez nos hemos decantado claramente por darle otra oportunidad.

2. No asumas que romper es un fracaso

Superar una infidelidad no significa volver a vivir en pareja junto a esa persona como si nada hubiese pasado. Algo tendrá que cambiar, ya sea en la relación o en el hecho de que ya no se continúa en esa relación de pareja.

Optar por la separación o el divorcio, en algunos casos, no solo no es una derrota, sino que de hecho supone la victoria de haber sido capaz de haber roto con la inercia de seguir en una relación que no nos hace felices, por el simple hecho de no tener que reconocer que algo fundamental falla en ese matrimonio o noviazgo.

3. Observa si hay señales de maltrato

A veces, las infidelidades se dan en el contexto del maltrato físico o psicológico, es decir, situaciones en las que existe una víctima que es manipulada o atemorizada por la otra persona, estableciendo una dinámica de poder desigual.

Por ejemplo, algunas personas que maltratan intentan culpar a la víctima de las infidelidades que ellas mismas cometen, o bien caen en el gaslighting, es decir, intentar convencer a la otra persona de que ha dicho o hecho cosas que en realidad nunca han tenido lugar. Por ejemplo: “me diste a entender que nuestra relación era abierta”.

En casos así, la única opción posible es cortar inmediatamente con la relación, dado que permanecer en ella resulta dañino física o mentalmente.

4. Si os dais otra oportunidad, empezad desde unas disculpas

La parte que ha sido infiel debe reconocer sin excusas su mal comportamiento, para poder intentar volver a tejer la relación desde una situación de igualdad, al darle a la otra persona la oportunidad de que no disculpe ese comportamiento ni siquiera una vez queda confirmado por ambas partes.

5. Expresad lo que sentís

En esta fase, es necesario que ambos expreséis vuestros sentimientos y escuchéis al otro sin prejuicios y sin buscar excusas para empezar discusiones. La finalidad de esto es comprender mejor cuál es el problema de fondo.

6. Llegad a un pacto concreto

Ambos debéis llegar a un pacto que indique metas muy explícitas y concretas, para que resulte fácil saber si habéis llegado a cumplirlas o no. Este pacto debe requerir la implicación de ambos, no solo de quien ha cometido la infidelidad, para no volver a alimentar esa dinámica asimétrica de relacionaros.

7. Si es necesario, asistid a terapia

La psicoterapia es un apoyo muy útil y eficaz tanto para gestionar las propias emociones en sesiones individuales como para resolver conflictos y mejorar la convivencia y la comunicación en terapia de pareja.

¿Buscas apoyo profesional ante una crisis por infidelidad?

Centro de Psicología Begoña Fernández

Tal y como hemos visto, si has pasado por una experiencia de infidelidad por parte de tu pareja y sientes que la situación te supera, debes saber que esto es normal.

Esta clase de eventos implican, muchas veces, que nuestras vidas den un vuelco, llevándonos a cuestionarnos la autenticidad de muchas cosas vividas en común con la persona a la que amamos, y por ello resulta habitual no solo sufrir dolor emocional, sino además no saber qué hacer, cómo relacionarse con esa nueva realidad que ha sido revelada. Por ello, en casos así resulta aconsejable contar con apoyo psicológico por parte de profesionales.

Si te interesa ponerte en contacto conmigo para llevar a cabo sesiones de terapia de pareja o de psicoterapia individual, ya sea de manera presencial u online (por videollamada), ponte en contacto conmigo a través de esta página.

Referencias bibliográficas:

  • Buss, D. M.; Haselton, M. (2005). The Evolution of Jealousy. Trends in Cognitive Sciences. 9(11): pp. 506 - 507.
  • Campuzo Montoya, M. (2002). Pareja humana: Su psicología, sus conflictos, su tratamiento. México: AMPAG.
  • Dattilio, F.M. & Padesky, C.A. (2004). Terapia Cognitiva con parejas. Bilbao: Editorial Desclée De Brouwer.
  • Roscoe, B.; Cavanaugh, L.E.; Kennedy, D.R. (1988). Dating infidelity: Behaviors, reasons and consequences. Adolescence. 23(89): 35 - 43.
  • Shackelford, T. K.; LeBlanc, G. J.; Drass, E. (2000). Emotional reactions to infidelity. Cognition & Emotion. 14 (5): pp. 643 - 659.
  • Wiederman, M.W. (1997). Extramarital sex: Prevalence and correlates in a national survey. Journal of Sex Research. 34(2): pp. 167 - 174.