Varias claves del lenguaje no verbal de la atracción.

El lenguaje no verbal es uno de los principales ámbitos en los que se expresa la atracción. Por eso, fijarse en los gestos que utiliza una persona para comunicarse voluntaria o involuntariamente con otra, es útil para estimar si hay interés o no.

En este artículo veremos una selección de los gestos que delatan que le gustas a un hombre, si bien varios de ellos se cumplen también en mujeres.

Gestos que señalan que atraes a un hombre

Estos gestos no están ordenados siguiendo un criterio concreto. Lee acerca de ellos y determina si se adaptan a tus relaciones sociales y conversaciones que mantienes con varones.

1. Se inclina hacia delante con frecuencia

El hecho de mantener el cuerpo inclinado hacia adelante, especialmente visible cuando la otra persona está sentada, es otra de las señales que denota atracción.

Es una plasmación física de hasta qué punto se tiene interés en la otra persona, pues esta postura es la que se adopta cuando se quiere examinar detenidamente algo o alguien, aunque sea de una manera disimulada. Se trata de un recurso más para mantener las distancias cortas.

2. Se toca mucho el pelo

No se trata solo de una señal de que hay cierta tensión o nerviosismo. Además, en muchas ocasiones obedece simplemente a la voluntad de tener el pelo colocado del mejor modo posible, y corregir los pequeños “desperfectos” que puedan aparecer con el paso del tiempo y al moverse, por ejemplo.

3. Te mira de frente

Parece un detalle menor, pero no lo es. Es relativamente frecuente que al hablar con alguien lo hagamos manteniendo una posición que no es directamente frontal con respecto a la persona con la que interactuamos, pero cuando hay atracción de por medio, la norma es que los torsos se mantengan enfrentados entre sí, y no solo las caras.

4. El uso de la mirada controlada

En las conversaciones normales, prácticamente no le prestamos atención a cómo utilizamos la mirada: simplemente miramos a la cara a la otra persona, y ya está.

Sin embargo, uno de los gestos que delatan que le gustas a un hombre es que este con frecuencia toma el control consciente de su mirada, y realiza con ella un recorrido por las partes de la cara. Esto se nota al prestar atención a si hay una progresión en las posiciones que adoptan las pupilas, en vez de mantenerse más o menos en el mismo sitio o moverse pero sin mantenerse mucho rato en un lugar diferente a donde estaban antes.

En el ámbito de la atracción y la sexualidad los hombres son muy visuales, y por esto este gesto aporta bastante información.

5. Muestra sus brazos

Independientemente de si están relativamente musculados o no, el hecho de mostrar los brazos de un modo sutil es una de las maneras en las que muchos hombres expresan interés causado por la atracción que sienten por alguien. Los brazos no solo son símbolo de poder y de fuerza; además expresan capacidad de proteger físicamente, algo que tradicionalmente ha sido asociada a la paternidad.

6. Las pupilas están dilatadas

Esto no es técnicamente un gesto, ya que se trata de una reacción automática que no puede ser controlada a voluntad, y además es un fenómeno típico tanto en hombres como en mujeres, pero no por ello pierde importancia. Al estar ante algo que nos atrae, las pupilas de nuestros ojos tienden a dilatarse, probablemente para poder captar con mayor detalle aquello que nos interesa.

7. Se mantiene cerca

Puede parecer una obviedad, pero no hay que olvidar que la proxémica, es decir, el ámbito de las distancias en las relaciones sociales, también forma parte de aquello que expresa atracción a través de los gestos.

Lo cierto es que contribuir a que el espacio que nos separa de los demás sea cada vez más pequeño no solo comunica atracción. Además, hace más probable que se cree verdadera intimidad entre dos personas (aunque a veces no sale bien y solo sirve para crear momentos incómodos, claro).

8. Sincroniza su lenguaje no verbal

Otro hecho típico que denota atracción a través de los gestos tiene que ver con imitar sutilmente las posturas, posiciones y ritmos de la otra persona. Además, lo sorprendente de esto es que en la mayoría de las ocasiones se trata de algo inconsciente, que aparece de manera espontánea y sin que tenga que ver con un plan preestablecido.

Por ejemplo, si la otra persona adopta un estilo de comunicación en el que hay muchos gestos realizados de manera rápida, la otra persona también lo hará, aunque quizás de una manera más moderada. Lo mismo ocurrirá si la persona que genera atracción apoya la cabeza en la palma de su mano, o si se relaja en la silla, etc.

9. Muestra expresión de sorpresa frecuentemente

Otro de los gestos que expresan atracción típicos de los hombres tiene que ver con los gestos faciales de sorpresa. Cuando alguien genera atracción, prácticamente cualquier cosa que cause una ligera impresión es experimentada con más sorpresa de lo que sería normal.

Y no se trata de algo consciente o fingido; realmente el sentimiento de sorpresa está ahí; es parte de la sensación de euforia que se vive al estar cerca de alguien que nos gusta.

10. Los pies te apuntan

El hecho de que las puntas de los pies se orienten hacia la otra persona es uno de esos gestos básicos para establecer si hay atracción o no. Es decir, que no basta con eso, pero que es importante para descartar casos y ver dónde realmente hay poco interés.

El único caso en el que podría haber atracción a la vez que no se cumple esta norma es uno en el que los nervios (o circunstancias ajenas que no tienen que ver con la conversación) hacen que se quiera terminar con el diálogo cuanto antes.

Referencias bibliográficas:

  • Kaplan, M. F.; Olczak, P. V. (1971). "Attraction toward another as a function of similarity and commonality of attitudes". Psychological Reports. 28 (2): 515–521.
  • Klohnen, E. C.; Mendelsohn, G. A. (1998). "Partner Selection for Personality Characteristics: A Couple-Centered Approach". Personality and Social Psychology Bulletin. 24 (3): 268–278.