¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

7 claves para saber si quieres estar en una relación de pareja o no

Varias pautas y estrategias para saber si realmente te interesa tener a esa persona por pareja.

Blanca Ruiz Múzquiz

Blanca Ruiz Múzquiz

Saber si quieres estar en una relación de pareja o no

Muchas personas asumen que iniciar una relación de pareja es siempre algo positivo, pero esto no es siempre así. De hecho, no son pocos quienes participan en una relación amorosa de este tipo sin prácticamente plantearse si realmente quieren hacer eso.

Por ello, en este artículo haremos un breve repaso por algunas ideas clave que ayudan a comprenderse a uno/a mismo/a y aclararse acerca de lo que se busca en alguien que es especial para nosotros.

7 ideas clave para saber si de verdad quieres estar en una relación de pareja

Lo que verás a continuación son pautas que sirven a modo de guía para reflexionar si realmente quieres estar en una relación de pareja con alguien en concreto. Ten en cuenta que, tomadas individualmente, estas cuestiones no refutan ni confirman nada, pero si las consideramos como un conjunto, eso te dará una imagen aproximada de tus motivaciones a la hora de plantearte esa relación. La manera más segura de potenciar tu autoconocimiento y encontrar una manera de vivir que encaje con tus intereses y valores es ir a psicoterapia.

1. ¿Sientes que ya no hay marcha atrás?

Si tienes la impresión de que la relación que mantienes con otra persona ya está “demasiado consolidada” como para dar marcha atrás, considera esto una señal de alerta.

Aunque en algunos casos implique hacer sacrificios importantes, toda relación puede ser interrumpida por cualquiera de ambas personas, y si durante un tiempo has dejado de ser consciente de ello, es posible que hayas estado actuando por pura presión, no por amor.

Resultan especialmente dañinos los casos en los que una persona se considera propiedad de su pareja, y de hecho, esta clase de experiencias pueden estar basadas en dinámicas de maltrato (si ambas personas ven la relación de esa manera) que es imprescindible cortar inmediatamente.

2. ¿Lo que más te gusta de esa persona son vuestros gustos en común?

Si notas que la razón de ser de la relación que mantienes con alguien especial para ti puede ser resumida en que tenéis intereses y aficiones en común, es probable que estés confundiendo con amor y deseos de iniciar una relación de pareja lo que en realidad es una bonita amistad.

Recuerda que no hay nada malo en ser amigo/a de alguien que en un inicio te atrajo sexualmente o generó un interés romántico en ti.

Saber si quieres estar en una relación amorosa

3. ¿La idea de estar soltero o soltera te da miedo?

Aunque el miedo a la soltería sea un fenómeno muy generalizado, no deja de ser dañino. No es un motivo para iniciar o mantener una relación de pareja con alguien, y en este sentido, si experimentas esa clase de angustia, el proceso que te llevará a sentirte bien pasa por redefinir tu concepto de felicidad y de un proyecto de vida satisfactorio.

4. ¿Has aprendido a asociar esa relación con la pérdida de tu libertad?

Si al pensar en esa relación de pareja en la que estás o que te está planteando tener tu atención va dirigida hacia aquello que debes sacrificar para mantenerte en ella, es probable que esa no sea la opción que realmente quieres.

5. ¿Asumes que el sexo frecuente con alguien conduce hacia el noviazgo?

Por mucho que durante las últimas décadas se hayan producido una gran cantidad de cambios en las sociedades occidentales, no se puede negar que aún persisten varias dinámicas culturales de carácter conservador que influyen en nuestra manera de percibir las relaciones de pareja.

Es decir, que aunque muchas cosas hayan cambiado, bajo esa superficie de aparente progreso permanecen marcos mentales heredados de los siglos anteriores, sobre todo en lo relativo a los roles de género y la familia.

Teniendo en cuenta eso, no sorprende que aunque ya no veamos el sexo de la misma forma que hace 100 años, este sigue estando ligado a la idea de matrimonio; antes era un incentivo para casarse, y ahora es una introducción al tipo de relaciones que, en caso de “consolidarse”, conducen al altar. Dicho de otro modo, para mucha gente es la primera etapa de un tipo de vinculación afectiva que pasa por el noviazgo y termina en el matrimonio, de manera que si no pasamos por esas dos últimas fases, parece que la relación es insatisfactoria y se queda incompleta.

Tener en cuenta esta clase de prejuicios es clave para disfrutar plenamente de la sexualidad sin sentir culpa, y sin dar lugar a relaciones de pareja con poco futuro.

6. ¿Cuando estás con esa persona, notas que la lástima marca tu conducta?

El amor y el afecto hacia una persona pueden adoptar muchas formas, pero no todas ellas son compatibles con el proyecto de vida en común que supone una relación de pareja. Si notas que estás con esa persona en gran parte porque te da lástima y quieres ayudarla, en realidad lo que te motiva a estar con ella no es esa clase de amor. Entre otras cosas, porque no te planteas esa relación como un vínculo simétrico establecido entre iguales.

7. ¿Sientes ansiedad anticipatoria ante la idea de que te proponga comprometerte más?

Si de vez en cuando te sorprendes imaginando con miedo lo que ocurriría si esa persona ser “algo más”, lo más probable es que una relación de pareja no encaje con lo que estás buscando.

¿Te interesa acudir a terapia?

Si quieres iniciar un proceso de psicoterapia individual o de pareja, te invito a que te pongas en contacto conmigo para programar una primera sesión.

Blanca Ruiz Múzquiz

Blanca Ruiz Múzquiz

Psicoterapeuta de Familia y Pareja

Profesional verificado

Madrid

Terapia online

Mi nombre es Blanca Ruiz y soy psicóloga con más de una década de trayectoria profesional en este ámbito; atiendo a adultos y adolescentes con problemas como la falta de autoestima, los trastornos del estado de ánimo, las crisis de pareja, los conflictos familiares, los Trastornos de la Conducta Alimentaria, el estrés laboral, y más.

  • Christensen A., Atkins D.C., Baucom B., Yi J. (2010). Marital status and satisfaction five years following a randomized clinical trial comparing traditional versus integrative behavioral couple therapy. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 78(2): pp. 225 - 235.
  • Fehr, B., Russell, J. (1991). The Concept of Love Viewed From a Prototype Perspective. Journal of Personality and Social Psychology, 60(3): pp. 425 - 438.
  • Fisher, H. (1993). Anatomy of Love: a Natural History of Mating, Marriage, and Why We Stray. Nueva York: Norton & Company
  • Sternberg, R.J. (1999). El amor es como una historia. Grupo Planeta (GBS). Barcelona: Paidós.

Artículos relacionados