Los narcisistas buscan destacar en todos los aspectos de la vida. Unsplash

El narcisismo es uno de los rasgos de personalidad más investigadas del ámbito de la psicología. Si se da en una intensidad extremadamente alta, puede llegar a dar paso a trastornos mentales, como el Trastorno Narcisista de la Personalidad, pero incluso en niveles bajos presenta características llamativas y, a veces, ocasionadoras de conflictos.

En este artículo veremos cuáles son los rasgos que definen a las personas narcisistas y de qué manera es posible identificarlas.

1. Sentimiento de grandiosidad

Las personas narcisistas hablan y actúan como si fuesen parte de la élite más importante del planeta Tierra. Esto se nota, por ejemplo, en la manera de dirigirse al resto de personas: no es necesariamente hostil (no suele serlo), pero se basa en la presuposición de que uno mismo tiene el poder y el otro debe adaptarse a uno.

Pero no todos los narcisistas expresan de un modo transparente su sentimiento de grandiosidad. Algunos adoptan un perfil más bien bajo y discreto. En estos casos, el sentimiento de grandiosidad se basa en fantasear con un futuro en el que se ostentará un poder que someterá al resto, y en cultivar resentimiento contra aquellos que se percibe como mejor valorados por sus entornos sociales.

2. Se frustran rápidamente

Cuando algo no sale bien, las personas narcisistas reaccionan con ira y de una manera rápida, casi automática. Esto es así porque la autoimagen grandiosa que tratan de mantener a través de sus actos y de su interacción con el entorno y con los demás puede verse dañada profundamente con cualquier contratiempo.

3. Aspiran a roles de liderazgo

Otra de las características de las personas narcisistas es que, para que la realidad encaje lo máximo posible con su autoimagen, tratan de ganar poder y llegar a roles de liderazgo. No es que sean mejores líderes de por sí, sino que tratan de evitar la disonancia cognitiva de ostentar un rol bajo jerárquicamente y, a la vez, creer que se es más que el resto.

4. Tienen baja autoestima

Puede parecer contraintuitivo, pero las personas narcisistas tienen, detrás de la coraza que es su imagen pública, más inseguridades que el resto. Es por eso que les frustra profundamente si el resto no les muestra el debido respeto (que, para que satisfaga a sus expectativas, es muy alto).

Así, el autoconcepto de estas personas es una cuestión de todo o nada: por defecto, se da por supuesta una autoimagen idealizada, pero el más mínimo roce con la realidad genera mucho malestar y pone en jaque a todas las creencias sobre uno mismo.

5. Se inventan historias para no asumir sus errores

Las personas narcisistas tienen serios problemas a la hora de aceptar que han cometido un error, y evitan mostrar debilidad pidiendo perdón.

Por eso proyectan la culpa sobre otros, llegando a extremos en los que el fracaso de una acción que han realizado ellos es visto como culpa de otra persona que no está presente, por ejemplo, por haber comprado un objeto o material de mala calidad con lo que no se puede trabajar bien.

A veces, la frustración que produce no poder inventarse sobre la marcha una historia mínimamente creíble sobre por qué otra persona tiene la culpa de lo que uno ha hecho puede llevar a aumentar el grado de frustración y de enfado.

6. Valoran mucho la estética y las apariencias

Las personas narcisistas están constantemente juzgando al resto, y por ello necesitan una manera fácil y sencilla de hacerlo. A la práctica, eso significa que se fijan mucho en las apariencias de las personas: la ropa que usan, su estilismo, etc. No tienen por qué valorar mejor a quienes encajan mejor con los cánones de la moda, sino que atribuyen más o menos “carácter” y “personalidad” a quienes cumplen con ciertos requisitos.

7. Controlan mucho su imagen en redes sociales

Son personas muy escrupulosas a la hora de filtrar la imagen que dan en redes sociales como Facebook. Además de tender a tener agregados a muchos “amigos” (ya que tener muchos da una imagen de popularidad, se los conozca o no), muestran tan solo aquellas fotografías personales que han pasado por un proceso de selección. En ocasiones, utilizan programas de edición de imagen para retocar estas fotos procurando que no se note.

8. Se lo toman todo como algo personal

Las personas narcisistas creen que todo lo que ocurre forma parte de un concurso de popularidad. Lamentablemente, eso significa que muchas veces se ven superadas por alguien, incluso aunque ese alguien ni siquiera se proponga agradar al resto. En estos casos, el narcisista se siente atacado y puede adoptar estrategias de ataque contra el otro, no siempre enfrentándose a él directamente.

9. No conciben el concepto de “crítica constructiva”

Para las personas narcisistas es inaceptable que alguien ponga el foco de la atención en sus errores y debilidades. Por eso, la idea de que esas críticas puedan servir para mejorar en el futuro no tiene sentido.