Un resumen de las características de la esketamina.

La esketamina es un medicamento que se presenta en spray nasal para ser dispensado como aerosol y que está indicado en el tratamiento de la depresión resistente y como anestésico general. Es un fármaco relativamente nuevo y prometedor en el campo de los trastornos depresivos graves que no responden al tratamiento antidepresivo convencional.

En este artículo te explicamos qué es la esketamina, cuáles son sus usos médicos y su mecanismo de acción, los principales efectos secundarios y las contraindicaciones a tener en cuenta.

¿Qué es la esketamina?

La esketamina es un fármaco utilizado como anestésico general y como terapia farmacológica para abordar la depresión resistente al tratamiento. Fue desarrollado en 1997 por el laboratorio Johnson & Johnson, inicialmente como medicamento antidepresivo de acción rápida.

En 2017, este fármaco se aprobó para el tratamiento de adultos con cuadros depresivos refractarios a la farmacoterapia convencional y con un alto riesgo de suicidio, un perfil de sujetos que no pueden esperar el tiempo que tardan en hacer efecto los medicamentos antidepresivos clásicos.

La esketamina es una variación química (el enantiómero S) de una popular sustancia de uso médico y lúdico: la ketamina. Esta droga se usa como anestésico general en ámbitos hospitalarios y se ha investigado su posible efecto antidepresivo, aunque también se utiliza con propósitos lúdicos en dosis subanestésicas, propiciando efectos alucinatorios y experiencias cercanas a la muerte, en las que el individuo experimenta sensaciones extracorpóreas y estados místicos.

Con todo, la esketamina se presenta en forma de espray nasal para su administración como aerosol, una forma que también sirve para evitar los posibles usos abusivos de la sustancia, aunque todavía no está disponible en farmacias españolas.

Usos médicos

La esketamina se usa como anestésico general, al igual que su variante química, la ketamina, con la que comparte indicaciones terapéuticas. La inducción de anestesia se realiza en pacientes de alto riesgo, como aquellas personas en shock anafiláctico, en shock séptico, con broncoespasmo severo, insuficiencia hepática severa, taponamiento cardiaco y pericarditis constrictiva.

Su potencial anestésico también se utiliza para otro tipo de afecciones, como en el tratamiento de quemaduras y en situaciones en las que se necesita como suplemento en la anestesia local con bloqueos nerviosos incompletos.

Otro de los usos habituales de la esketamina es como antidepresivo de acción rápida, específicamente para la depresión resistente a tratamiento. Este cuadro clínico describe a personas que padecen un trastorno depresivo mayor que no responde adecuadamente, y a lo largo de un tiempo, a medicación antidepresiva convencional.

La presentación en spray nasal tiene la ventaja de ser una técnica no invasiva (a diferencia de la inyección intravenosa) y más conveniente para el perfil de los sujetos tratados con el fármaco. No obstante, en los estudios realizados se ha podido comprobar que los pacientes, tras haberse administrado el fármaco por vía nasal, debían permanecer sentados durante 2 horas, con el fin de evitar efectos secundarios asociados al uso de la esketamina.

Los estudios clínicos con esketamina intranasal han mostrado una eficacia rápida y sustancial. En el estudio realizado en 2018 por Canuso et. al, la esketamina administrada por vía intranasal dos veces por semana, en combinación con antidepresivos orales, redujo la ideación suicida y la depresión a las 4 y a las 24 horas, aunque al final del tratamiento, después de 4 semanas, su efecto no fue superior al placebo intranasal administrado con el tratamiento con antidepresivos.

Mecanismo de acción

La esketamina es, aproximadamente, dos veces más potente como anestésico que la mezcla racémica de ketamina y posee una afinidad de tres a cuatro veces mayor por los receptores NMDA. Este tipo de receptores tienen un rol importante en procesos cognitivos como el aprendizaje, la plasticidad neuronal o la memoria.

Básicamente, el mecanismo de acción de la esketamina es actuar como antagonista no competitivo del receptor NMDA, facilitando la modulación de los receptores de glutamato y los receptores AMPA. La activación de estos receptores aumenta la señalización de factores neurotróficos (proteínas que favorecen la supervivencia de grupos de neuronas) que favorecen los efectos antidepresivos a corto y largo plazo.

La modulación de los receptores de glutamato (y la restauración de las conexiones sinápticas entre grupos neuronales) es una de las características distintivas de este fármaco, ya que la mayoría de los antidepresivos clásicos no actúan sobre este sistema y sí lo hacen sobre otros sistemas como el dopaminérgico o el serotoninérgico.

La esketamina también actúa, en cierto modo, como inhibidor de la recaptación de dopamina, pero a diferencia de lo que ocurre con la ketamina, no interactúa con los receptores sigma. Por otra parte, este fármaco tiende a aumentar el metabolismo de la glucosa en la corteza frontal; esto puede deberse al efecto disociativo o alucinógeno que la esketamina puede llegar a tener en determinado rango de dosis.

Efectos secundarios

La gran mayoría de los estudios realizados con esketamina han confirmado la seguridad y eficacia del fármaco. Sin embargo, como todo medicamento, no está exento de posibles efectos secundarios tras su administración. Entre los más habituales, cabe destacar los siguientes:

  • Náuseas
  • Vértigos
  • Alteraciones en el sentido del gusto
  • Mareos
  • Sabor metálico
  • Cefalea
  • Parestesia (sensación de hormigueo)
  • Visión borrosa
  • Nerviosismo o ansiedad

Contraindicaciones

Antes de usar el aerosol en forma de spray nasal de esketamina, hay que considerar las contraindicaciones que tiene el consumo de este fármaco y consultar con el profesional sanitario encargado de su seguimiento médico. A continuación se describen algunas de las precauciones a tener en cuenta:

  • Alergia a la esketamina, ketamina o cualquier medicamento o ingredientes que se incluyan en el aerosol nasal.
  • Uso de anfetaminas, ansiolíticos, armodafinilo, inhibidores de MAO como fenelzina, procarbazina, tranilcipromina, selegilina, metilfenidato, modafinilo, fármacos opioides, medicamentos anticonvulsivos, sedantes.
  • Enfermedad en los vasos sanguíneos del cerebro, el pecho, el estómago, brazos o piernas; malformaciones arteriovenosas o antecedentes de hemorragias cerebrales.
  • Antecedentes de derrame cerebral, ataque cardíaco, lesiones cerebrales o afecciones que causen aumento de la presión cerebral. Enfermedad de las válvulas cardíacas, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, ritmo cardiaco lento o irregular, dificultad para respirar, dolor de pecho, enfermedad cardíaca o hepática.
  • Estar embarazada o amamantando.
  • Si se va a someter a una cirugía, incluyendo cirugía dental.

Referencias bibliográficas:

  • Canuso, C. M., Singh, J. B., Fedgchin, M., Alphs, L., Lane, R., Lim, P., ... & Drevets, W. C. (2018). Efficacy and safety of intranasal esketamine for the rapid reduction of symptoms of depression and suicidality in patients at imminent risk for suicide: results of a double-blind, randomized, placebo-controlled study. American journal of psychiatry, 175(7), 620-630.
  • Freedman, R., Brown, A. S., Cannon, T. D., Druss, B. G., Earls, F. J., Escobar, J., ... & Mayberg, H. S. (2018). ¿ Puede establecerse un marco para el uso seguro de la ketamina?. Am J Psychiatry, 175(7).