Una de las peores experiencias que podemos sufrir los seres humanos es cuando la persona a la que amamos nos dice que se acabó, que los caminos se separan. Pero peor aún es cuando, además, te han dejado por otra persona. Pues bien, si eres mujer y te ocurre esto, en vez de deprimirte, deberías sacar una de tus mejores sonrisas, porque un estudio afirma que tras el abandono viene lo mejor.

Artículo recomendado: “Las 6 verdades incómodas sobre la ruptura de pareja

Las mujeres experimentan un mayor dolor tras la ruptura de pareja

Parece ser que a la hora de sufrir y recuperarse de una ruptura de pareja, existen diferencias entre sexos. Las mujeres experimentan un mayor dolor emocional, pero también se recuperan mucho mejor, tal y como afirma un estudio llevado a cabo por la Universidad de Binghamton.

Un grupo de investigadores de esta universidad en colaboración con un grupo de investigadores de la University College London preguntaron a 5.705 participantes de 96 países cuál era su nivel de dolor tras la ruptura de pareja en una escala de uno al diez. Encontraron que las mujeres sienten un mayor dolor tras la ruptura de pareja, pues puntuaron más alto en las escalas de dolor físico y emocional.

De media, las mujeres evaluaron su dolor emocional en 6.84 puntos, mientras que los hombres puntuaron 6.58 en esta escala. En cuanto al dolor físico, las mujeres puntuaron 4.21 y los hombres 3.75.

Las féminas se recuperan antes de una ruptura de pareja

Mientras que las mujeres muestran un mayor dolor emocional y físico tras la ruptura de pareja, se recuperan antes del batacazo que los hombres. El motivo parece ser que se hacen emocionalmente más fuertes. Tal y como explica Craig Morris, uno de los investigadores de la Universidad de Binghamton y director del estudio, estas diferencias tienen que ver con la biología. Las mujeres tienen más que perder si se juntan con un hombre equivocado, porque esto puede tener consecuencias para ellas a largo plazo.

Además, Morrison afirma: “Las mujeres han evolucionado para invertir más en una relación que un hombre”, explica Morris. “Un encuentro íntimo esporádico puede llevar a una mujer a nueve meses de embarazo, seguido de muchos años crianza de un hijo. En cambio, el hombre es capaz de desaparecer de la escena en cuestión de minutos, sin ningún tipo de inversión biológica. Es este riesgo de una alta inversión biológica que, tras siglos de evolución, ha hecho que las mujeres seleccionen mejor a sus parejas. Además, la ruptura de una pareja supone un mayor sufrimiento para la mujer porque de esta manera les cuesta más dejar a una pareja que puede ser positiva para ellas”.

“Por otro lado, el hombre puede sentir un gran dolor por la pérdida por un periodo de tiempo más largo y puede llegar a sentir que es una competición en la que debe reemplazar la pareja perdida. Peor aún, puede llegar a la conclusión de que la pérdida es irremplazable”, añade Morris.

Las rupturas de pareja son algo normal

Morris dice que las rupturas de pareja son importantes porque cada uno de nosotros experimentará al menos tres hasta los 30 años, y alguna que puede llevarnos a serios problemas durante un tiempo, que pueden afectarnos durante semanas o meses, e incluso años.

“Las personas pueden perder su empleo y los estudiantes no asistir a clases o suspender exámenes como consecuencia de una ruptura de pareja. Además, algunos individuos pueden llegar a tener comportamientos autodestructivos serios. Con una mayor comprensión emocional y física de las rupturas de pareja, es posible mitigar estos efectos perjudiciales para los individuos”, concluye el propio Morris.

Artículo recomendado: ”Las 5 fases para superar el duelo de la ruptura de pareja

Por qué cuesta tanto olvidar a tu ex-pareja

Lo cierto es que superar una ruptura de pareja no siempre es fácil. Y si la persona nos ha llegado a lo más profundo del corazón, podemos pasar por una crisis existencial severa. A pesar de que el sufrimiento es normal, socialmente no está bien visto que un individuo sufra por otro individuo, pues muchos lo asocian a una personalidad débil.

Olvidarse de un gran amor es un proceso que lleva tiempo y que puede tener sus altibajos porque el desamor no es un proceso lineal. Algunos expertos afirman que hay que superar una serie de fases similares a las de la pérdida de cualquier ser querido. En estos casos, el tiempo es nuestro mejor aliado.

¿Pero por qué aun piensas en él o ella y sigues sufriendo si ha pasado tanto tiempo? Si quieres conocer la respuesta a esta pregunta, te invitamos a que leas nuestro artículo: ”¿Por qué no puedo dejar de pensar en mi ex? 4 claves para entenderlo”