Pexels

La psicología es una profesión que despierta mucho interés en la actualidad, y aunque muchos estudiantes cuando deciden cursar la carrera de psicología piensan que prácticamente todas las opciones de ser psicólogo pasan por ser psicólogo clínico, la realidad es muy distinta. La psicología es una profesión con muchos ámbitos de aplicación

En este artículo hacemos un repaso de las 12 salidas profesionales más habituales.

Las salidas profesionales de la psicología

Y es que la mente lo es todo para las personas. Esto hace que la psicología encaje dentro de muchas disciplinas. Por ejemplo, la educación, el deporte o las organizaciones.

Pero, ¿qué salidas tiene la psicología? ¿Qué labor profesional pueden ejercer los psicólogos? A continuación puedes encontrar una lista con 12 salidas profesionales de la psicología.

1. Psicólogo organizacional

La psicología organizacional es un campo de aplicación de la psicología en el que muchos recién graduados encuentran trabajo, porque existe una gran demanda para los psicólogos especializados en este este ámbito. Generalmente, la gente asocia el trabajo de psicólogo organizacional al del profesional de Recursos Humanos, algo que no es exactamente así.

El departamento de Recursos Humanos es una de las opciones para dedicarse a la psicología organizacional, pero existen otras. Por ejemplo, se puede trabajar en el departamento de marketing o en investigación de mercados, descubriendo fórmulas para acceder mejor a la clase de clientes y consumidores con los que la organización quiere contactar.

También hay que tener claro que el perfil de profesional de los Recursos Humanos es variado. Los psicólogos suelen encajar en áreas de este departamento como la selección de personal, la formación e incluso, en algunos casos, la prevención de riesgos laborales en temas como la salud laboral.

Sin embargo, un profesional de los recursos humanos también puede dedicarse a la administración de personal (por ejemplo, llevando las nóminas), al derecho laboral o a las labores de compensación y beneficio, tareas que no son precisamente del dominio de un psicólogo.

Es importante que conozcas esta diferencia para poder orientar tu curriculum en una dirección u otra. En nuestro artículo “Los 10 mejores Másters en Psicología de las Organizaciones y los Recursos Humanos” podrás encontrar toda la información que necesitas para especializarte en este campo.

2. Psicólogo educativo

En ámbito educativo también encaja a la perfección la figura del psicólogo. Y es que, desde prácticamente sus inicios, la psicología se ha interesado por cómo aprendemos las personas o cómo nos desarrollamos.

La ciencia de la conducta aporta mucho conocimiento y muchas herramientas a la educación, por ejemplo, respecto a cómo podemos rendir mejor o cómo podemos contrarrestar las dificultades de aprendizaje que presentan algunos alumnos.

3. Psicólogo social y comunitario

El profesional de la psicología social investiga e interviene en la dimensión de lo colectivo, lo grupal y las relaciones entre personas en un contexto. En realidad, el psicólogo social puede realizar múltiples funciones y puede trabajar en otros campos como lo son el organizacional o el deportivo.

Ahora bien, este tipo de psicólogo también es experto en algunos ámbitos de actuación como son la intervención comunitaria, la violencia de género, la juventud (orientación sexual, problemas de drogas, etc.) o la familia y los menores, entre otros. Además, pueden ejercer como investigadores o docentes.

4. Psicólogo clínico y Psicología de la salud

La psicología clínica y de la salud goza de gran popularidad y, generalmente, la mayoría de personas asocian la figura del psicólogo a este rol. No obstante, no es lo mismo psicología clínica y psicología de la salud.

Mientras que la psicología clínica se centra en el diagnóstico y tratamiento de los problemas mentales (esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno paranoide, etc.), el psicólogo de la salud trata con los aspectos cognitivos, emocionales y comportamentales asociados a la salud y las enfermedades físicas. Por ejemplo, mejorando la calidad de vida de un paciente con cáncer.

5. Sexólogo

El sexólogo es un profesional de la psicología especializado en sexología, por lo que ha adquirido competencias y herramientas para mejorar calidad de la vida afectivo-sexual de las personas. No se trata los problemas de sexo como fenómenos puramente fisiológicos, sino que se tienen en cuenta también los aspectos cognitivos y emocionales de estos para lograr una visión más completa sobre aquello que debe tratarse desde la intervención.

Estos profesionales tratan temas como la disfunción eréctil, la educación sexual de las personas o el restablecimiento de la vida sexual después de una enfermedad, o bien ofrecen consejos para mejorar la vida íntima de las parejas.

6. Psicoterapeuta

La psicoterapia es es un espacio de reflexión con un psicólogo en que el paciente afronta los problemas que asaltan su vida. Dicho de otro modo, este último acude al terapeuta para reflexionar juntos y averiguar qué es lo que ocurre en lo relativo a ciertos problemas no clínicos.

El psicoterapeuta emplea un conjunto de conocimientos, técnicas y métodos para ayudar a éste a descubrirse a sí mismo y a iniciar un proceso de restructuración cognitiva y de hábitos para mejorar su calidad de vida y sus relaciones interpersonales.

A diferencia del psicólogo clínico, que puede trabajar, por ejemplo, con pacientes esquizofrénicos, los psicoterapeutas tratan problemas más bien de tipo emocional, dificultades del día a día o problemas familiares o de pareja

7. Coach

El coaching es una disciplina muy popular en las últimas décadas, que suele abordar problemas más superficiales que los que suele tratar un psicoterapeuta.

Generalmente, la labor del coach va enfocada a mejorar la calidad de vida de las personas a través del autodescubrimiento, la planificación de metas realistas, la correcta comunicación y la confrontación con las creencias limitantes. De esta manera, las personas pueden maximizar su potencial no solo en su vida cotidiana, sino en distintos campos como el laboral, educativo o deportivo.

Sin embargo, hay que tener claro que si bien todos los psicólogos tienen la formación de un coach, no todos los coachs tienen la formación de un psicólogo ni, de hecho, tienen por qué ser psicólogos.

8. Psicólogo deportivo

La profesión de psicólogo deportivo también está en auge en las últimas décadas, pues los deportistas, entrenadores y directivos de equipos deportivas, se han dado cuenta de que en este sector las variables psicológicas son igual de importantes que los aspectos físicos, técnicos o tácticos.

Los psicólogos deportivos trabajan principalmente sobre variables como la motivación, la gestión emocional, el estrés, la autoconfianza, la atención o el nivel de activación.

9. Psicólogo forense

Un psicólogo forense recopila, analiza y presenta pruebas de tipo psicológico que van a ser tenidas en cuenta en procesos judiciales. Por tanto, además de poseer competencias como psicólogo, también domina conceptos, normas y dinámicas del sistema jurídico en el que se encuentra.

El psicólogo forense evalúa, por ejemplo, el estado psicológico de un acusado para determinar si su acto criminal es fruto de una psicopatología; o realiza una evaluación psicológica de alguno de los progenitores de un menor para determinar si es apto para tener la custodia del niño. A diferencia de otras salidas profesionales, en este ámbito los intereses e intenciones de la persona evaluada no son lo más importante a tener en cuenta.

10. Neuropsicólogo

La neuropsicología es una especialización que se encuentra entre la neurología y la psicología, por lo que trata el estudio de los procesos mentales y el funcionamiento del encéfalo cuando hay alguna alteración en este.

Se podría decir que es útil, por ejemplo, para conocer el alcance y el tratamiento de lesiones cerebrales, malformaciones, disfunciones y enfermedades que afectan al funcionamiento del sistema nervioso.

Estos psicólogos desempeñan su función en ambientes académicos, clínicos y de investigación, y están presentes en programas de rehabilitación neuropsicológica. Además, pueden aplicar técnicas psicoterapéuticas y procedimientos de rehabilitación para que el paciente recupere el nivel de funcionamiento normal después de la enfermedad o lesión o, en algunas situaciones, para que disfrute de una calidad de vida correcta.

11. Investigador

Los psicólogos, además, pueden dedicarse al campo de la investigación en distintos campos relacionados con la psicología, ya sea psicológica clínica, psicología social o psicología deportiva.

Una de las ventajas de este ámbito profesional es la increíble variedad de temas que pueden ser abordados desde la investigación en Psicología: relaciones personales, sesgos cognitivos, toma de decisiones, diferencias en la personalidad y la inteligencia de los individuos, efectos de métodos educativos... y la lista sigue y sigue, dado que todo aquello relacionado con la conducta humana y los procesos mentales es prácticamente inabarcable.

Además, existen diferentes métodos de investigación dependiendo de los enfoques y los temas preferidos de cada uno. Por ejemplo, existe el acercamiento cualitativo, muy basado en entrevistas y observaciones in situ, y el enfoque cuantitativo, que parte de la conversión de la conducta observada en números y categorías definidas desde un principio. Más allá de esta clasificación de tipos de investigación en Psicología hay otros criterios de diferenciación, como la investigación experimental y la que se basa en correlaciones de datos.

12. Docente

Los psicólogos también pueden ejercer como docentes en variados contextos. Algunos pueden optar por la formación universitaria y otros, en cambio, pueden realizar formación en cursos de coaching, mindfulness o gestión del estrés.