Una teoría sobre las actitudes humanas.

La psicología social siempre ha intentado entender el comportamiento de las personas ante situaciones sociales. Además, también se ha ocupado de entender cómo se forman nuestras actitudes, y cómo éstas guían nuestra conducta.

La teoría de la autopercepción de Daryl Bem ha intentado explicar cómo las personas determinamos nuestras actitudes ante diferentes situaciones y comportamientos. En este artículo la conoceremos con detalle.

Conceptos psicológicos relacionados

Vamos a conocer algunos conceptos previos para poder entender mejor la teoría de la autopercepción de Bem.

Actitudes

Las actitudes son diferentes disposiciones a comportarse, es decir, guían nuestra conducta. Eagly y Chaiken (1993) definen una actitud como una tendencia psicológica que implica la evaluación de favorabilidad o desfavorabilidad hacia un objeto.

Por ejemplo, sería la actitud positiva hacia la gente mayor, que predispone a ayudar a este tipo de personas en la calle cuando tienen una necesidad.

Disonancia cognitiva

¿Qué ocurre cuando actuamos en contra de nuestras actitudes o creencias? Se produce una conducta contraactitudinal, que origina una disonancia cognitiva.

La disonancia cognitiva planteada por Leon Festinger consiste en la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones que percibe una persona cuando tiene al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias.

La teoría de la disonancia cognitiva de Festinger sugiere que cuando ésta aparece, las personas tendemos a intentar reducir dicha disonancia, por ejemplo cambiando la actitud, para que nuestras creencias, actitudes y conducta sean coherentes entre sí.

La teoría de la autopercepción de Bem surge como alternativa a dicha teoría.

Teoría de autopercepción de Bem

Daryl Bem fue un psicólogo social americano que planteó la teoría de la autopercepción (1965, 1972), y que intenta explicar cómo inferimos nuestras actitudes a partir conductas contraactitudinales.

Bem elimina la disonancia cognitiva como factor explicativo de la conducta, y en contraposición a Festinger, plantea que los sujetos infieren sus actitudes a partir de su conducta pasada en situaciones relevantes o similares. Esto sucede porque las señales internas (inspección) que proponen otras teorías (como la de Festinger) son muchas veces débiles, ambiguas o no interpretables.

Vamos a analizar con detalle los dos elementos fundamentales de la teoría de la autopercepción de Bem.

Comportamiento pasado y condicionantes ambientales

Bem (1972) entiende las actitudes no como un factor que determina las conductas, sino como el factor explicativo del comportamiento pasado, y sugiere que las personas desarrollan actitudes en función de sus propias conductas y de las situaciones en que éstas tienen lugar, como veremos a continuación.

La teoría plantea que cuando se produce una disonancia cognitiva, o cuando no estamos seguros de nuestras actitudes, no intentamos cambiar las actitudes por la motivación de reducir nuestro malestar psicológico, sino que realizamos un proceso de atribución sobre el propio comportamiento.

Plantea que a través de las relaciones interpersonales se infieren las actitudes de un sujeto cualquiera, a partir de la observación de dos elementos: la propia conducta (externa y observable) y los condicionantes ambientales del contexto. Todo ello sirve para entender el comportamiento.

Es decir, las personas utilizamos las claves de nuestra propia conducta y de los condicionantes externos para inferir cuáles son nuestros propios estados internos (creencias, actitudes, motivos y sentimientos). Esto se aplica también para determinar los estados internos de los otros, que se infieren de la misma forma que los propios. Todo ello sirve para razonar las causas y determinantes más probables de nuestra conducta.

Por ejemplo, si una persona limpia una calle de forma gratuita, probablemente inferimos que su actitud hacia la limpieza de su ciudad es muy positiva. En cambio, si este mismo acto lo realiza una persona cobrando por el servicio, no realizaremos tal inferencia.

¿Cuándo es útil la teoría de Bem?

Los procesos de autopercepción que plantea la teoría de Bem aparecen cuando queremos determinar nuestras propias actitudes (observamos nuestra conducta para saber cómo nos sentimos); estos aparecen cuando debemos enfrentar eventos poco familiares (Fazio, 1987).

Así, sentimos la necesidad de descubrir cómo nos sentimos en relación a una situación nueva o en la que hemos actuado contraactitudinalmente.

Por ejemplo, cuando comemos un trozo grande de pastel en una fiesta, justo cuando habíamos iniciado una dieta. Si nos orientamos según la teoría de la autopercepción de Bem, observaremos nuestra conducta y pensaremos, por ejemplo “debido a que me comí el pastel, el cumpleaños debe haber sido importante”, para escapar de un impacto negativo a nuestra autoestima o autoconciencia.

De esta forma, nos estamos auto persuadiendo, y a veces puede ser útil, aunque nos engañemos en cierto forma.

Problemas de la teoría

La teoría de la autopercepción de Bem permite explicar muchos casos, pero no todos, ya que asume que las personas no tenemos actitudes antes de que se produzca la conducta, y esto no siempre es así.

Generalmente, tenemos actitudes antes de actuar, y precisamente esas actitudes guían nuestra conducta. Además, éstas pueden cambiar a consecuencia de nuestro comportamiento (como sostiene la teoría de la disonancia cognitiva de Festinger).

De esta forma, la teoría de la autopercepción de Bem se aplicaría sólo en situaciones donde aún no tenemos actitudes formadas o éstas son muy débiles.

Referencias bibliográficas:

  • Worchel, S. (2004). Psicología social. Ed. Thomson: Madrid
  • Gerrig, R. y Zimbardo, P. (2005). Psicología y vida. Prentice Hall México: México
  • López-Zafra, E. (2010). Comportamiento del consumidor: aportaciones de la psicología. Colegio Oficial de Psicólogos.