La tos, pese a no ser muy grave en la mayoría de los casos, es bastante molesta. Ésta ocurre porque las terminaciones nerviosas de las vías respiratorias que se encuentran entre la garganta y los pulmones ser irritan por diferentes motivos: polvo, bacterias, virus…

El cuerpo reacciona con la tos para intentar expulsar estas sustancias de dichas vías y así limpiarlas. En este artículo te damos algunos consejos para tratar la tos de forma natural, sin medicamentos.

Diferencias entre tos seca y tos productiva

La tos puede clasificarse de dos maneras, en tos seca y tos productiva. La tos productiva es aquella en la que se expulsa mucosidad o flemas mediante la acción de toser. Esta tos no debe suprimirse, puesto que tiene un efecto beneficioso para el organismo. Sin embargo, sí que es posible tomar algo para producir un efecto expectorante y, de esta manera aflojar la mucosidad. El resultado es que para el organismo es más fácil deshacerse de la mucosidad.

La tos seca es diferente a la tos productiva, por lo que sí que es beneficioso intentar suprimirla. Puede ser causada por diferentes motivos, por ejemplo, un ambiente con mucho polvo, alergias, aire seco, etc. Los medicamentos que suelen utilizarse para este tipo de tos suelen contener dextrometorfano y difenhidramina. 

Una serie de estudios publicados en 2004 no encontraron diferencias significativas entre tomar estos medicamentos o un placebo, lo que viene a indicar que, en vez de recurrir a sustancias químicas, casi que es mejor tomar remedios naturales.

Remedios caseros para tratar la tos

Entonces, ¿qué remedios naturales podemos tomar para reducir los síntomas de la tos?

En las siguientes líneas encontrarás una lista con 11 remedios naturales que te vendrán de maravilla:

1. Una cucharada de miel

La miel es un alimento delicioso, y encima es bueno para tratar la tos. Un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania (Estados Unidos) concluye que la miel puede ser más efectiva que los medicamentos para calmar la tos. Puesto que es un demulcente, su viscosidad y su propiedades pegajosas son perfectas para esta para combatir este fenómeno, pues recubre y calma la zona irritada. Si la tos es fruto de una enfermedad bacteriana, la miel puede acortar la duración de sus síntomas y mejorar la recuperación.. Lo ideal es tomar tres cucharadas de miel al día.

Ahora bien, pese a ser ideal para niños y adultos, no se debe aplicar en niños menores de dos años, pues puede causar botulismo, una enfermedad fatal. También es necesario ir con cuidado a la hora de comprar miel envasada, pues según la Food Safety News, el 76% de todas las mieles presentes en los supermercados pueden haber sido tratadas y no contienen miel natural. 

2. Té de pimienta con miel

Las infusiones pueden ser una buena alternativa para la tos, con en aliciente de que están hechas con productos naturales. En caso de tener tos húmeda, es aconsejable ingerir té de pimienta con miel. Al parecer esto ayuda a estimular la circulación, funciona como alivio y potencia el flujo de flemas

Para elaborar la receta es simple, así que seguro que tienes los ingredientes por casa sin necesidad de ir a comprarlos. Solo hay que añadir a una taza de agua hirviendo una cucharada de pimienta fresca (grano gordo) y dos cucharadas de miel. Seguidamente debe dejarse reposar durante 15 minutos. Por último, la mezcla se debe colar y la infusión ya está lista para beber.

3. Vapor

El vapor es uno de los mejores remedios ya sea para una tos, un resfriado o para la congestión. El uso de esta vieja práctica ayuda liberar mucosidad y flemas casi inmediatamente. También es posible añadir aceites que facilitan esta tarea y estimulen el efecto positivo.

Para beneficiarte de esto puedes coger una palangana con agua hervida. Después debes colocarte a una distancia prudencial, en la que no sientas el calor en exceso y puedas respirar el vapor. Después coloca una toalla sobre tu cabeza de manera que no se escape el vapor. Inhala y exhala mientras notas los beneficios. Haz esto durante 5-10 minutos, 2 veces al día. También puedes tomar un baño caliente con las ventanas cerradas y aprovechar el vapor mientras te relajas.

4. Jarabe de jengibre y menta

El jarabe de jengibre es una medicamento casero que se ha empleado durante mucho tiempo para tratar la tos. Es un expectorante natural, que además detiene la irritabilidad y el dolor en la parte superior de la garganta. Es ideal para la tos seca. Para aumentar su efecto es posible añadir menta para aliviar definitivamente ese cosquilleo irritante.

La receta de este jarabe es sencilla de elaborar. Solo es necesario utilizar 3 cucharadas de jengibre picado, 1 cucharada de menta seca, 4 tazas de agua y 1 taza de miel. Primero, hay que picar el jengibre y añadirlo junto con la menta a 4 tazas de agua. Esta mezcla se lleva a ebullición y se deja cocinar a fuego lento durante 15 minutos. El siguiente paso es dejar que se enfríe levemente. Después se añade la miel y se remueve hasta que se haya disuelto la mezcla. Toma una cucharada cada pocas horas. Es posible guardar el jarabe en la dejarlo nevera hasta 3 semanas.

5. Dormir con la cabeza elevada

En algunos individuos, la tos productiva ocurre cuando la mucosidad pasa de la parte posterior de la nariz a la garganta. Esto suele ocurrir, sobre todo, durante la noche, pues la postura tumbada del cuerpo provoca este fenómeno. En ocasiones el efecto que esto puede tener inclye causar dolor de cabeza y falta de aire.

Cambiar esta posición y dormir con la cabeza más alta ayuda a evitar que esto ocurra, por lo que hay más probabilidades de una mejora y de decirle adiós a la tos.

6. Gárgaras de agua con sal

Justo cuando el dolor de garganta aparece, es oportuno hacer gárgaras con agua con sal por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Este procedimiento puede ayudar a drenar el exceso de fluido de las áreas inflamadas de la garganta reduciendo así los síntomas. Las gárgaras, asimismo, hacen que la mucosidad sea más fina. Medio vaso de agua fría con dos cucharadas de sal será suficiente para que este método surja efecto.

7. Vaporub

Desde hace varias décadas el Vaporub ha sido utilizado por muchas personas como remedio casero contra la tos. Un estudio de la Universidad de Pennsylvania así lo corrobora. Pese a que sigue siendo un misterio cuál es el motivo de por qué funciona tan bien este producto, los ingredientes que contiene parecen ayudan a evitar la congestión y reducen la tos, dado que el aire circula con mayor libertad por desde el exterior hasta los pulmones.

8. Ajo

El ajo también es un remedio natural que funciona muy bien para calmar la tos con flema, y contiene varias propiedades que hacen que actúe como un antibiótico natural. Para que el ajo sea efectivo es posible consumirlo de dos maneras. Una de ellas, al ingerirlo crudo, preferiblemente en ayunas. No obstante, esta no es una opción viable para todo el mundo , porque puede causar malestar estomacal.

Otra forma de beneficiarse del ajo es partirlo en dos mitades y dejar cada mitad en los carrillos de la boca. Se debe dejar en esa posición durante 15-20 minutos, siempre cuando el dolor esté presente.