La adolescencia es una etapa marcada por numerosos cambios físicos, biológicos y psicológicos, que van a influenciar enormemente la manera de pensar, crecer y relacionarse del adolescente.

En este artículo nos centraremos en los cambios biológicos en la adolescencia, que tienen un enorme peso en la madurez sexual, a través de la formación de los caracteres sexuales secundarios, principalmente. Vamos a ver qué ocurre en el cuerpo (y también en la mente) de chicos y chicos que entran y transitan por esta etapa tan compleja como fascinante.

Los cambios biológicos en la adolescencia: un resumen

La adolescencia es una etapa de la vida que va desde la aparición de la pubertad (el final de la infancia) hasta el inicio de la edad adulta. Al final de la adolescencia, y ya bien entrados en la etapa adulta, a nivel biológico el desarrollo del organismo ya se ha completado.

Los cambios biológicos en la adolescencia son múltiples, así como los cambios psicológicos y, en muchas ocasiones también, sociales. Esta etapa, también llamada, en el lenguaje coloquial, “edad del pavo”, se caracteriza por un gran movimiento hormonal, entre otros procesos, y por el conocido “estirón” que se produce en el cuerpo del adolescente.

Además, a nivel psicológico, el adolescente está en pleno proceso de configuración de la personalidad, que se está definiendo.

Importancia del eje hipotálamo-hipofisario

Para entender los cambios biológicos en la adolescencia, debemos conocer el eje hipotálamo-hipofisario. Éste se localiza en el sistema nervioso central, y es el encargado de segregar diferentes tipos de hormonas: gonadotropinas, hormona luteinizante (LH) y hormonas sexuales.

Las hormonas sexuales son, principalmente, el estradiol, en el caso de las chicas, y la testosterona, en el caso de los chicos. Así, el funcionamiento del eje hipotálamo-hipofisario marcará los cambios biológicos en la adolescencia.

Hormonas y “estirón”

En esta etapa se produce una importante secreción de hormonas sexuales. Estas hormonas promueven el crecimiento y el desarrollo del adolescente, ya que influyen en la secreción de la hormona del crecimiento. Concretamente, lo que se produce es el conocido “estirón”. Más o menos, el “estirón” concluye a los 16 años en las chicas y a los 18 años en los chicos. Una vez ha concluido este proceso, generalmente la talla que queda es la que durará casi toda la vida.

Pero, ¿cuáles son, exactamente, los cambios biológicos en la adolescencia que explican el estirón, así como otros procesos? Vamos a verlos con detalle.

La pubertad

La pubertad es la primera etapa de la adolescencia (adolescencia temprana o inicial). Ésta se caracteriza por la aparición de notorios cambios en el cuerpo del chico o la chica.

En cuanto al desarrollo físico, en las chicas aparece el botón mamario, y en los chicos, aumenta el volumen de los testículos. En los chicos, además, se produce un adelgazamiento del escroto, adquiriendo éste un aspecto más fino.

1. Caracteres sexuales secundarios

En cuanto al desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, podemos diferenciar, en chicos y chicas, los siguientes cambios biológicos en la adolescencia.

1.1. Chicos

Entre los 9 y los 10 años de edad se produce un aumento de los testículos, como hemos visto, así como una disminución del escroto. Además, éste adquiere una coloración oscura. Por otro lado, el pene crece en tamaño.

1. 2. Chicas

En las chicas, entre los 8 y los 10 años de edad, la areola del botón mamario se hace sobresaliente. Más adelante, a los 6 meses o 1 año del inicio de este proceso, aparece la primera regla o menstruación (también denominada menarquia).

Madurez sexual

Los cambios biológicos en la adolescencia, como vemos, se focalizan en el área sexual (que a su vez, repercuten en muchas otras). De esta manera, la madurez sexual del adolescente también se va consolidando y asentando. ¿Qué cambios, concretamente, se producen en este sentido?

1. Chicos

Podemos diferenciar hasta cinco etapas en la madurez sexual de los chicos, durante su adolescencia.

En la etapa I, llamada prepuberal, los chicos aún no tienen caracteres sexuales secundarios. En la etapa II, aparece el vello público, que es largo y fino. La textura del escroto empieza a cambiar, y aumenta el tamaño del pene y los testículos.

En la etapa III, el vello púbico se empieza a rizar. Los testículos y el escroto siguen en aumento. En la etapa IV, el vello se vuelve cada vez más rizado y grueso (aunque no llega a tener el aspecto del vello adulto). El pene y los testículos van en aumento aún. El glande también engrandece, y el escroto adquiere un aspecto más pigmentado. Finalmente, en la etapa V, el vello es como el del adulto, y se extiende hasta la parte interna de los muslos. El pene y los testículos también tienen el aspecto del adulto.

2. Chicas

En el caso de las chicas, también se pueden diferenciar hasta cinco etapas en relación a su maduración sexual.

En la etapa I (prepuberal), no se han formado aún los caracteres sexuales secundarios. En la etapa II aparece el vello púbico, fino e hipopigmentado. Aparece el botón mamario, con un aumento de la areola (que sobresale). En la etapa III, el vello púbico se riza y aumenta en cantidad; también aumenta su pigmentación. Las mamas también aumentan en tamaño, es decir, empiezan a crecer.

En la etapa IV, el vello se vuelve cada vez más rizado y grueso. La areola forma una pequeña elevación sobre la mama. Las mamas siguen aumentando de tamaño.

Finalmente, los cambios biológicos en la adolescencia, a nivel sexual en las chicas, en la etapa V, son: un vello rizado y abundante; sobre el monte de Venus, el vello forma un triángulo; los labios también aumentan, las mamas maduran y la areola forma parte de su contorno, y el pezón sobresale.

Otros cambios de la adolescencia

Los cambios biológicos en la adolescencia son muy importantes, porque influyen en la personalidad del adolescente, así como en su manera de pensar, crecer, relacionarse, verse a sí mismo

Es por ello que no podemos quedarnos solo con los cambios biológicos, ya que, a nivel psicológico, también se producen muchos cambios que conviene conocer, y que están fuertemente interrelacionados con los primeros. Vamos a conocer algunos de los más importantes:

1. Interés por la sexualidad

Es un hecho conocido; en la adolescencia el interés por el sexo y la sexualidad nace y crece. Empiezan los primeros contactos sexuales, tocamientos, eyaculaciones… Todo esto, lógicamente, está influenciado por los cambios biológicos en la adolescencia, que posibilitan la madurez sexual.

2. Pensamiento y relaciones sociales

El pensamiento abstracto se va consolidando poco a poco. Por otro lado, a nivel social, se produce una separación cada vez mayor respecto a la familia, y aumentan las relaciones sociales (o al menos, el interés por ellas).

En esta etapa los grupos sociales adquieren mucha importancia para la configuración de la personalidad de cada uno, que está en pleno proceso. El adolescente está en búsqueda de sí mismo, de lo que es, de lo que le gusta, de cómo se siente… A su vez, puede ser una etapa muy complicada en este sentido.

3. Otros cambios biológicos

Se producen también cambios en la voz, que se vuelve más grave (sobre todo en los chicos), aumenta el tamaño de los órganos respiratorios (pulmón y laringe), se produce un exceso de la actividad de las glándulas sebáceas… Esto último es lo que produce el acné, por ejemplo.

Referencias bibliográficas:

  • Christie, D. & Viner, R. (2005). Adolescent development. British Medical Journal, 330(7486):301–304.
  • Mafla, A.C. (2008). Adolescencia: cambios bio-psicosociales y salud oral. Colombia médica, 39(1): 41-57.
  • Rahola, R., Garde, T.M., Cozzetti, E. et al. (2002). La adolescencia: consideraciones biológicas, psicológicas y sociales. Manual de Salud Reproductiva en la Adolescencia: