Las 3 Teorías del Amor más importantes

Un resumen de las teorías del amor más influyentes en el ámbito de la Psicología.

Luis Martínez-Casasola Hernández

Luis Martínez-Casasola Hernández

Las Teorías del Amor más importantes

El amor es sin duda uno de los sentimientos más intensos y complejos que el ser humano puede experimentar a lo largo de su vida.

Tanto es así, que son muchas las teorías psicológicas que se han propuesto para tratar de explicarlo, y aún así sigue siendo un concepto que sigue siendo difícil de definir o reducir a una serie de explicaciones teóricas. Aún así, vamos a realizar un repaso a algunas de las teorías del amor más interesantes.

Modelos psicológicos para explicar el amor

Para poder hablar sobre las distintas teorías del amor, deberíamos primero tratar de introducir este término, sabiendo la enorme complicación que encierra esta tarea, pues ya hemos adelantado que es uno de los fenómenos más complejos y más apasionantes que puede experimentar el ser humano.

Sin embargo, el amor admite tantas definiciones como perspectivas tengamos sobre el mismo. Por ejemplo, según la psicología evolutiva, el amor será un mecanismo por el cual los individuos que guardan parentesco de padre e hijo entre ellos, se aseguran un apoyo mútuo que aumente las probabilidades de supervivencia.

Obviamente, esta es una visión mucho más fría respecto a lo que estamos acostumbrados. Antes de entrar de lleno en las teorías del amor, veremos algunas definiciones más. La biología afirma que hay tres impulsos en los seres humanos que conformarían este sentimiento, y son el apego, la libido y la elección de pareja.

Además, este campo del conocimiento nos señala los componentes químicos que se esconden tras las sensaciones del amor, en forma de neurotransmisores, hormonas y neuropéptidos. Algunas de ellas son tan conocidas como la oxitocina, la dopamina, la testosterona o los estrógenos.

Igualmente, a nivel estructural, son varias las partes del sistema nervioso que estarían implicadas en estos impulsos que la biología, como promotora de una de las teorías del amor, nos señala. Una de las más importantes es la del sistema límbico, o corteza paleomamífera.

Por otra parte, estudios de imagen del cerebro nos muestran que la ínsula media y la corteza cingulada anterior, son regiones implicadas en lo que experimentamos como un sentimiento de amor. No son las únicas, también se encontró actividad en las regiones fusiformes y las circunvoluciones angulares de ambos hemisferios.

Estas son solo algunas de las diferentes aproximaciones que se pueden realizar hacia las teorías del amor. Otras disciplinas como la filosofía o la antropología también podrían ofrecer diversos enfoques para tratar de apreciar este fenómeno desde perspectivas muy variadas.

Las principales teorías del amor

Trataremos de centrarnos ahora en algunas de las teorías del amor, desde una visión psicológica. Para ello, vamos a repasar algunos de los modelos más importantes.

1. Teoría del triángulo del amor

La teoría del triángulo del amor sería una de las teorías del amor más conocidas de la psicología. El creador es el investigador estadounidense Robert Sternberg. Lo que este psicólogo plantea es que el amor está formado por tres categorías, que son las que conformarían el triángulo que le da nombre al modelo. Dichas categorías son la intimidad, la pasión y el compromiso.

Cada uno de los elementos tiene unas características propias, y la suma de todas es lo que da lugar al amor. La intimidad, por ejemplo, se refiere al deseo de experimentar una cercanía con la otra persona, disfrutando mutuamente de la compañía, de manera que el vínculo entre los dos se haga más fuerte.

Por otro lado, la pasión se referiría a la excitación, bien de tipo físico, o bien emocional, que puede surgir entre dos individuos. Además, esta condición puede incluso nublar la razón de la persona que la experimenta, llevándolo a realizar conductas que podrían suponer un riesgo para él o para otros.

Finalmente, el elemento de compromiso hace referencia al deseo de permanecer junto a la otra persona, por la satisfacción que se experimenta al compartir una relación con ella. Según Sternberg, el autor de la primera de las teorías del amor que vamos a repasar, la suma de la intensidad de los componentes, determinará la intensidad total del sentimiento de amor experimentado.

Pero no solo eso, sino aquel elemento que sea más poderoso de los tres, será el que dictamine qué tipo de amor es el que está sintiendo la persona en cuestión. Por lo tanto, las posibilidades, según el vértice del triángulo que destaque, serán la de amor íntimo o cálido, si predomina la intimidad, amor apasionado, si predomina la pasión, o amor comprometido, si es el compromiso el que predomina.

Igualmente, en función de la presencia de ninguno, alguno o todos los componentes, y todas sus combinaciones, Stenberg habla en este modelo sobre ocho posibilidades diferentes, que van desde el no amor hasta el amor consumado, y sintetizan las diferentes modalidades en que una persona puede amar.

2. Teoría de la rueda de colores

La segunda de las teorías del amor que hemos de conocer, es la de la rueda de colores. En este caso, el autor es John Alan Lee, psicólogo originario de Canadá. Lee, a través de un modelo gráfico representado por una rueda (que da nombre a la teoría) con un triángulo en su interior, una serie de tipos de amor que incluyen tres primarios, tres secundarios y nueve de un tercer nivel.

Los del primer nivel comenzarían por el eros, que hace referencia al componente erótico o sexual. Esta forma de amar sería de tipo sensual, con pasión. Si prima esta modalidad de amor, estaríamos ante una vinculación entre dos personas basada en la intuición o en lo que se conoce como flechazo.

Otro de los tipos de amor de primer nivel según Lee, es el ludus, nombre que se refiere al juego. En esta modalidad, lo que destaca es el deseo de pasarlo bien. Por lo tanto, no destacará por una gran vinculación sino por las satisfacción del placer efímero.

Completará la tríada principal de la teoría del amor que nos ocupa, el llamado storge. En este caso, el amor al que se refiere es el de carácter familiar. En dicha modalidad sí que resalta un gran compromiso entre los componentes. Se forja una lealtad propia de los parentescos e incluso amistades más importantes.

Tras esos tres tipos, aparecen otros tres, en este caso, secundarios. El primero de ellos es el de la manía, un término utilizado para algunas psicopatologías. Y es que, precisamente, se refiere a esa modalidad de amar que roza la locura. Dentro de las teorías del amor, este tipo es el referido al obsesivo, al que establece una dependencia insana.

El siguiente sería el ágape, y su base es el altruismo. Sería la pureza del amor, un sentimiento desinteresado, en el que actuamos para que la otra persona tenga lo mejor, sin esperar nada a cambio. El autor relaciona este tipo con la religión.

El último de los tipos de amor secundarios es el pragma, que corresponde al amor pragmático. Se trata del más racional, por lo que está alejado de la concepción más romántica del amor. La elección de pareja, por lo tanto, se haría conforme a unos intereses y unas expectativas.

Lee finaliza su modelo con nueve formas de amor terciario, que en realidad son las diferentes combinaciones posibles entre todas las anteriores.

3. Teoría del apego

Para finalizar con un recorrido por las principales teorías del amor, no podemos dejar de revisar la famosa teoría del apego, una de las más importantes de la psicología evolutiva. Este modelo fue impulsado por John Bowlby, psiquiatra y experto en psicoanálisis. La clave de esta teoría es la vinculación afectiva que se establece entre dos personas.

Generalmente, la teoría del apego está centrada en ese vínculo, referido a un niño y a su cuidador, que actuaría como la figura de apego. Estamos hablando, por lo tanto, de un tipo de amor familiar, como el que se genera entre un padre o una madre con su hijo.

Los autores establecen un período sensible, durante los tres primeros años de vida del niño, que es crucial para poder establecer los vínculos de apego con las figuras de referencia de una manera correcta. En función de cómo se haya desarrollado dicho vínculo, se podría dar lugar a diferentes formas de apego. Siendo esta una de las teorías del amor, es importante conocer esos tipos.

El primero de ellos sería el óptimo, el apego seguro, aquel en el que el niño sabe que cuenta con los cuidados del adulto de referencia y por ello puede explorar su entorno, sabiendo que puede regresar siempre que lo necesite. El apego ansioso se genera cuando el cuidador ha sobreprotegido al niño. En el ambivalente, la respuesta del cuidador frente a las necesidades del niño son inconsistentes.

El evitativo surge cuando el cuidador no cubre los requerimientos del niño. Por último, el apego desorganizado implica situaciones de negligencia e incluso de malos tratos.

Con el modelo del apego, completamos este recorrido por las principales teorías del amor.

Referencias bibliográficas:

  • Bretherton, I. (1992). The origins of attachment theory: John Bowlby and Mary Ainsworth. Developmental Psychology.
  • Lee, J.A. (1973). Colours of love: An exploration of the ways of loving. New Press.
  • Sternberg, R.J. (1986). A triangular theory of love. Psychological review.

Luis Martínez-Casasola (Madrid, 1988) se licenció en Psicología en la UAM y cuenta con un máster en Psicología Forense por la URJC y el COP de Madrid, así como con una especialización en recursos humanos. Tras varios años de experiencia en la redacción de contenidos web, ahora colabora como divulgador para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados