Consejos para decirle que te atrae. Unsplash.

Uno de los principales descubrimientos de la psicología es que en las relaciones personales, los comienzos importan mucho en la impresión que damos. Esto se aplica también a la hora de seducir, y más concretamente, al expresar nuestros sentimientos por una persona.

Pero... ¿cómo decirle a alguien que te gusta, y que te gustaría tener algo más con él o ella? Veamos cómo expresar la atracción que sentimos por esa persona de un modo en el que nos podamos abrir de manera honesta, y a la vez no hagamos pasar un rato incómodo a quien nos gusta. Combinar estos dos procesos hará que todo vaya del mejor modo posible, independientemente de si la atracción es correspondida o no (eso no depende totalmente de nosotros).

¿Cómo decirle a alguien que me gusta?

Al revelar esta nueva faceta de lo que somos, nos estamos exponiendo a nosotros, pero también a la persona que recibe este mensaje de atracción, porque debe dar una respuesta ante un tema delicado.

Por eso, todo lo que hagas para decirle a alguien que te gusta debe estar orientado a dos objetivos principales: expresarte claramente y hacerlo sin crear momentos incómodos de manera innecesaria. Esto último, además, está relacionado con lo primero, porque pasar un mal rato hace que interrumpir la conversación cuanto antes sea más importante que comunicar lo que se siente, tanto por nuestra parte como por parte de la otra persona.

Dicho esto, veamos una serie de consejos para que lanzarse a decirle a alguien que nos atrae sea menos difícil y tenga más probabilidades de salir bien para ambas partes. Por cierto, puestos a elegir, es mejor que comuniques esto quedando en persona, y en un contexto sin distracciones y en el que no existan motivos para ir con prisas y dejar de hablar para dedicarse a otra cosa.

1. Asegúrate de que se te escucha

Parece una tontería, pero es importante tener muy presente que, en situaciones en las que podemos ponernos nerviosos, aunque no nos demos cuenta suele aparecer la tendencia a hablar bajo, algo que entorpece mucho la comunicación (y más cuando el mensaje es muy relevante, como es el caso de cuando le quieres decir a alguien que te gusta).

Esta tendencia a hablar bajo surge de manera casi inconsciente como estrategia para que, si nos equivocamos al expresar algo, el error pueda pasar desapercibido; pero el remedio es peor que la enfermedad, porque genera ambigüedad y confusión.

Por eso, practica un poco vocalizando delante de un espejo; pero cuidado, no te aprendas un guión, porque el esfuerzo por recordarlo podría hacer que te afecten más los nervios. Céntrate en acostumbrarte a expresar lo que sientes hablando alto y claro, con tu tono de voz normal.

2. No te preocupes por experimentar nervios

Es importante no obsesionarse con no mostrar malestar por nervios al decirle a alguien que nos gusta. Esto genera malestar añadido, porque casi nunca se cumple, y eso genera sensación de pérdida e control y de frustración.

Recuerda que aunque sientas estrés, desde el punto de vista de las otras personas esto se nota mucho menos de lo que lo notas tú, y muchas veces pasa desapercibido por completo.

A su vez, el simple hecho de decirle a alguien que nos atrae hace que esa persona se sienta algo nerviosa también, y centre su atención en cómo debe reaccionar, en vez de centrarla en examinarnos a nosotros en busca de indicios de inseguridad. En cualquier caso, no pasa nada si se da cuenta de nuestros nervios; nadie podría culparnos por ello; lo importante es que los nervios no entorpezcan la comunicación, y ya está.

4. Crea un guión muy resumido

Lo ideal para enfrentarse al reto que supone revelarle a alguien que nos gusta es no complicarnos la vida con guiones detallados de lo que debemos hacer; lo ideal es ordenar ideas simples y muy resumidas para que podamos tener ese esquema en la cabeza fácilmente.

5. Mira a los ojos y no mantengas una postura tensa

Otra manera de evitar que se generen momentos incómodos es recordar que hay que mirar a los ojos, y adoptar un estilo de comunicación no verbal que no revele una actitud defensiva u hostil, porque esto entraría en contradicción con el contenido de lo que queremos decir: que queremos estar más cerca de esa persona, en vez de más lejos).

Sin embargo, no te obsesiones con esto; simplemente tenlo en mente para que te sea más fácil darte cuenta de cuando empiezas a desviar la mirada o a cruzar los brazos (si ocurre), para corregirlo en el momento.

6. Haz que esa persona se sienta atrayente

Esto no quiere decir que debas adular a esa persona, ni recitar una lista de las virtudes que según tu punto de vista posee. Se trata más bien de una cuestión de actitud, como mencionar por qué empezaste a sentir atracción por ella cuando la conociste, o decirle que te gusta pasar el tiempo en su compañía.

El modo en el que lo hagas debe depender del tipo de relación que tengas con ella; si ya os conocéis y hay bastante confianza, puedes aproximarte un poco más al decírselo, para demostrar atracción. El objetivo es que lo que digas tenga un sentido claro y se corresponda con lo que expresas mediante lo que das a entender con tu lenguaje no verbal.

7. Evita frases cliché

Otro de los elementos más eficaces para saber cómo decirle a alguien que te gusta consiste en comunicarlo de manera totalmente personalizada y única, sin incluir en ello frases cliché (a no ser que forme parte de un chiste).

8. Dilo de manera directa y resumida

Es preferible que le digas a alguien que te gusta de un modo que te lleve pocos segundos; hacerlo con una charla que se alargue durante varios minutos crea incomodidad porque no permite conversar de manera fluida, y además diluye el mensaje principal.

9. Si no te corresponde, la vida sigue

Es muy frecuente que las personas que nos gustan no nos correspondan; eso no significa que no valgamos como personas, simplemente que la atracción no ha surgido de manera bidireccional en ese caso concreto. Habrá muchas más oportunidades, y muchas otras personas que nos pueden gustar y a las que podemos gustar.

Referencias bibliográficas:

  • Miller, R., Perlman, D., y Brehm, S.S. (2014). Intimate Relationships. McGrawHill Companies