Los 9 tipos de caricias (y qué expresan)

Un resumen de los tipos de caricias y de su significado y los sentimientos que expresan.

Tipos de caricias

Las caricias son actos que buscan el contacto con otra persona y que realizamos con distintos objetivos según el vínculo que tengamos o al sujeto a quien se las realicemos.

De este modo, existen diferentes tipos de caricias dirigidas a distintas partes del cuerpo que comportan un nivel de intimidad diferente. No acariciamos a todo el mundo, puesto que este contacto se vincula con un tipo de relación más estrecha.

Asimismo, según la parte del cuerpo que acariciamos también variará el significado. Hay caricias que pueden demostrar una intención más seductora o sensual; en cambio, otras demuestran un vínculo fraternal.

En este artículo hablaremos de los tipos de caricias y qué características distintivas muestran cada una.

¿Qué son las caricias?

Entendemos por caricia un acto de búsqueda, de acercamiento interpersonal, de buscar interacción con otra persona expresando normalmente afecto o amor. Es decir, se vincula con una emoción positiva.

Los seres humanos somos seres sociales, y como tales necesitamos del contacto con otras personas. La comunicación es un factor muy importante que nos permite relacionarnos y establecer vínculos, habiendo distintos tipos de comunicación, no todo lo expresamos verbalmente, sino que también podemos utilizar nuestro cuerpo para transmitir lo que sentimos, comunicación que conocemos como no verbal.

Variantes de caricias y su significado

Las caricias serían pues un modo de acercarnos y buscar la proximidad con otros sujetos, intentando así establecer un vínculo entre ambos, siendo este tipo de comunicación más estrecha que la verbal, que el lenguaje. Este acto comunicativo es primordial en los primeros años de vida, ya que ayuda a un correcto desarrollo del niño, pudiendo establecer una relación de apego con otro sujeto a quien percibirá como figura de protección y de apoyo.

Los principales tipos de caricias y su significado

Ahora que conocemos mejor qué entendemos por caricia, nos centraremos en concretar qué tipo de caricias existen según que parte del cuerpo acariciemos y qué significado pueden tener.

1. Caricias en la cara

Cuando acariciamos la cara de alguien estamos expresando cierto grado de intimidad y de confianza. El propósito es comunicar nuestro afecto hacia la otra persona, que no se siente solo, que note nuestro apoyo y que sepa que puede contar con nosotros, tratamos que se tranquilice y relaje.

Así podemos ver este tipo de caricias en relaciones fraternales, padre-hijo, en este caso este tipo de actos ayudan a establecer y fortalecer el vínculo, la relación de apego, transmitiendo al niño que lo queremos, que puede contar con nosotros para lo que quiera y facilitando que pueda calmarse en momentos que se sienta intranquilo o tenga miedo. Este contacto físico es fundamental durante el desarrollo del niño para que este sea el adecuado.

Asimismo, esta clase de caricias también las observamos en relaciones de pareja, siendo esta también una señal de afecto y de estima hacia la otra persona. Expresamos que la otra persona nos importa y que nos preocupamos por su bienestar, ayudando así a aumentar la intimidad y confianza entre ambos.

2. Caricias en el brazo

Las caricias en el brazo es un tipo de caricias utilizado con alta frecuencia, sobre todo entre sujetos que ya se conocen y se tienen aprecio, como podrían ser amigos o familiares. Los objetivos por el cual se realiza este acto pueden ser distintos, los más corrientes son expresar apoyo a una persona, comunicarle que puede contar con nosotros y nos tiene para lo que quiera, y transmitir afecto y que nos importa cómo se siente, así como ayudar a tranquilizar y a que se sienta más seguro.

Este tipo de caricias son reconfortantes, ayudando y motivando al sujeto a seguir adelante y a sentirse más seguro y acompañado en las actuaciones que debe realizar.

3. Caricias frente a frente

Las caricias frente a frente son una clase de caricias que comportan un alto nivel de intimidad y confianza, puesto que la unión y cercanía que se consigue entre ambos sujetos es muy estrecha. Por este motivo, solemos ver este tipo de caricias entre individuos con un vínculo afectivo muy estrecho como padres e hijos o entre parejas que llevan tiempo o tienen una relación consolidada.

De este modo, es una manera de expresar afecto, que nos preocupamos por la otra persona y que realmente estamos comprometidos con él/ella. El grado de intimidad y conexión que supone este tipo de caricia también se vincula con las partes del cuerpo implicadas. Es decir, no utilizamos las manos, como normalmente sucede, sino que el modo de transmitir confort es con nuestra frente y la de la otra persona, partes situadas en la cara que como ya dijimos se relaciona con mayor afecto y estima hacia el otro sujeto.

4. Caricias en la cabeza

Las caries en la cabeza, ya sean en el pelo o en el cuero cabelludo, son también una muestra de agresión y afecto. Jugar con el pelo de la otra persona o ayudar a peinarlo con nuestras manos es una muestra de preocupación y de tener cura hacia la otra persona, estar pendientes de su bienestar y buscar que se sienta cómodo.

Asimismo, cuando acariciamos la cabeza pretendemos también tranquilizar y calmar a la otra persona. Ayuda a relajar y disminuir la tensión corporal, disminuyendo el estrés o la activación tanto física como mental.

5. Caricias en el cuello

Las caricias en el cuello se vinculan más con una relación más de carácter romántica, es decir se suelen observar entre sujetos que son pareja o tienen algún tipo de relación sexoafectiva. Así pues, acariciar el cuello comporta un incremento de la intimidad y confianza, pudiendo apreciar también otras zonas cercanas como las orejas y el cabello ya mencionado.

Este tipo de caricias pueden observarse en situación donde la intención es más seductora, más sexual o en situación más afectadas de demostración de mayor intimidad y unión.

6. Caricias en la espalda

Las caricias en la espalda muestran distinto objetivo o intención, se pueden realizar de manera fraternal, entre familiares o amigos, buscando transmitir sensación de apoyo, seguridad, confianza, confort o incluso calma y tranquilidad. También pueden observarse en relaciones de pareja o románticas con intención de excitar o activar al otro individuo, en este caso la connotación es más sexual.

De esta manera, según el modo de realizarlas, el sujeto a quien vayan dirigidas o la situación donde las ejecutemos compartan más o menos intimidad y se vinculan con distintos tipos de intención, de apoyo o sexual.

7. Caricias en las piernas

Las caricias en las piernas suelen relacionarse con un objetivo seductor o romántico, es decir, se observan sobre todo en parejas o relaciones románticas. Acariciar las piernas comporta también cierto grado de confianza e intimidad, puesto que no es una zona que permitamos tocar a todo el mundo, reservándose a personas con las que realmente nos sentimos seguros y por las que sentimos afecto. Así, aunque puede realizarse también con el propósito de calmar o transmitir afecto o confort, como ya hemos visto, se suele observar más en situación con intención sexual o de seducción.

8. Caricias en el hombro

Las caricias en el hombre se pueden relacionar con distintos propósitos, dependiendo también de quien las realice. Así, podemos hacer caricias o toquecitos en el hombre para intentar convencer o motivar a alguien a realizar un tipo de acción, en este caso el vínculo entre ambos será menos estrecho, comportará menor grado de intimidad. También se pueden hacer con la finalidad de calmar o reconfortar a la otra persona, ayudando a que se sienta más tranquilo.

Del mismo modo, funciona también como una muestra de apoyo al otro, transmitirle que estamos a su lado y que puede contar con nosotros para lo que quiera. Si el vínculo es más estrecho, como por ejemplo relación padre-hijos o relación de pareja, las caricias en el hombro expresarán mayor afecto y estima; en cambio, si la relación es menos intensa el objetivo suele relacionarse con un intento de convencer al otro.

9. Caricias en la mano

Las caricias en la mano se pueden comportar distintos significados o intenciones según quien realice el acto de acariciar. Si lo hace un familiar puede tener el propósito de proporcionar apoyo o estima. Estamos expresando que nos importa la persona y queremos que ella lo sepa. Si se realiza en una relación romántica, suele vincularse con muestra de confort y muestra de estar a su lado.

Asimismo, también puede utilizarse como reclamo de atención, para llamar la atención de alguien con quien ya mantenemos una relación estrecha o a quien queremos mostrar nuestro interés. Relacionado con esta intención de reclamo de atención, según la confianza que tengamos esta caricia o contacto será más o menos intensa o duradera. Es decir, si estamos iniciando la relación, nos estamos conociendo, este contacto será menos cercano comparándolo con cuando ya llevamos más tiempo con la persona.

  • Lingis, A. (2007) Contact: Tact and Caress. Journal of Phenomenological Psychology.
  • Gulledge, A., Gulledge, M. y Stahmannn, R. (2003) Romantic Physical Affection Types and Relationship satisfaction. American Journal of Family Therapy.
  • San Martín, J.A. (2011) La comunicación profesor alumno. Educación y futuro.

Psicóloga

Erin Sánchez es graduada en Psicología con mención en Psicología Clínica infantil y de adultos por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente estudia para las oposiciones de Psicólogo Interno Residente (PIR) y es voluntaria en AVAN, asociación que acoge a personas con afectaciones neurológicas, con sede en Sabadell (Barcelona).

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados