¿Quién es Brenda Milner? ¿Por qué ha sido tan importante esta mujer para el desarrollo de la psicología, y aún más, de la neuropsicología? ¿Cómo ha sido su vida? ¿Cuáles han sido sus aportaciones más relevantes?

En este artículo respondemos a todas estas cuestiones; haremos un breve repaso por la vida de esta investigadora a través de esta biografía de Brenda Milner, pionera en la investigación científica.

¿Quién es Brenda Milner?

Brenda Milner es una neuropsicóloga canadiense, que nació en Manchester (Reino Unido) el 15 de julio de 1918, en la plenitud de la Primera Guerra Mundial. Milner trabajó hasta los 90 años, y actualmente ya tiene 101.

Milner se ha convertido en una figura clave en el campo de la psicología, especialmente por sus aportaciones a la investigación científica, donde ha realizado diversos estudios enfocados a la neuropsicología clínica. Una de sus investigaciones destacadas exploraba la interacción existente entre el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro.

Para muchos, Brenda Milner es considerada la fundadora de la neuropsicología. Recordemos que la neuropsicología es la disciplina que integra los conocimientos de la neurología junto a los de la psicología; se ocupa, así, de estudiar las posibles lesiones o daños que recibe nuestro sistema nervioso central, y cómo estos afectan a los procesos psicológicos y cognitivos (por ejemplo la atención, la memoria, el comportamiento…).

Por otro lado, la neuropsicología también estudia las diferentes enfermedades que puede tener el sistema nervioso, además de los trastornos del neurodesarrollo.

Siguiendo con la biografía de Brenda, más allá de la investigación, esta científica ha sido una apasionada de la enseñanza. Trabajó en la Universidad McGil de Montreal como profesora, concretamente, en el Department of Neurology and Neurosurgery. También desarrolló su labor como profesora, en este caso de psicología, en la Montreal Neurological Institute.

Reconocimientos y premios

Brenda Milner ha sido ampliamente reconocida por sus aportaciones académicas y profesionales, y puede presumir de haber recibido más de 20 doctorados Honoris Causa.

Además, cabe destacar un premio que recibió en el año 2014, gracias a su descubrimiento de las redes cerebrales especializadas en la cognición y la memoria. El premio, que fue el “Kavli Prize in Neuroscience”, lo recibió junto a otros dos investigadores: Marcus E. Raichle (neurólogo estadounidense) y John O’Keefe (neurocientífico y psicólogo británico-estadounidense).

Origen e infancia

El nombre original de Brenda Milner, antes de contraer matrimonio, era Brenda Langford. Brenda nace en la sede de una familia apasionada de la música.

El padre de Brenda, Samuel Langford, era un periodista, profesor y crítico musical, y su madre, Née Leslie Doig, era una estudiante de canto. Sin embargo, pronto Brenda se alejaría de la herencia musical de sus padres, y emprendería su recorrido como científica.

El mismo año de su nacimiento, en 1918 y cuando tan solo tenía 6 meses, Brenda y su madre contrajeron la “Pandemia de Influenza”. Se trataba de la pandemia más grave de la historia reciente, que causó entre 20 y 40 millones de muertes. Por suerte, Brenda y su madre superaron la enfermedad.

Estudios

En cuanto a su educación, el padre de Brenda la instruyó, hasta los 8 años, en matemáticas, alemán y artes. Más tarde, la primera escuela a la que asistió Brenda Milner fue “Withington Girls School”, y posteriormente, en 1936, ingresó en “Newnham College” (Cambridge), gracias a una beca que obtuvo para estudiar matemáticas.

Es importante destacar que, en ese momento, Brenda Milner fue una de las únicas 400 mujeres admitidas por esta escuela de alto prestigio.

Así que el recorrido de Brenda empezó por las matemáticas, pero, tiempo después, al darse cuenta de que “no era lo suyo”, Brenda cambió y decidió estudiar psicología. Se licenció como psicóloga en el 1939; concretamente, obtuvo la licenciatura en psicología experimental.

Uno de sus tutores destacados fue Oliver Zangwill, un neuropsicólogo británico muy influyente. Fue a través de él que “heredó” el interés por estudiar cómo funciona el cerebro y cómo pueden afectar las lesiones cerebrales.

Y después… Canadá

Después de licenciarse en Psicología, Brenda Milner recibió otra beca. Esta vez para seguir estudiando psicología, en la Universidad de Cambridge. Sin embargo, empezó la Segunda Guerra Mundial, y ella y algunos de sus colegas fueron alistados en el esfuerzo colectivo.

En un primer momento, trabajaron ayudando a diseñar las pruebas psicológicas para los pilotos de combate. Fue ahí donde conoció a su futuro marido: Peter Milner, que era ingeniero eléctrico.

Brenda y Peter se casaron en el año 1944, y después se fueron a vivir a Canadá. Una vez ahí, Brenda empezó a trabajar en la Universidad de Montreal, como profesora de psicología. Ahí siguió su carrera científica y continuó con su pasión por la investigación.

Además, empezó su doctorado, en 1950, junto al doctor Donald Hebb, en su departamento de la Universidad de McGill. Destacar que Donald O. Hebb, neuropsicólogo, es considerado, a día de hoy, el iniciador de la biopsicología.

Doctorado

En 1952, Brenda Milner se doctoró en el Instituto Neurológico de Montreal (MNI). Su investigación se centró en el estudio de pacientes afectados de epilepsia, y en los efectos, a nivel intelectual, que ocasionaban diferentes daños sobre el lóbulo temporal.

Una vez obtenido su doctorado, Brenda siguió en el MNI, bajo las órdenes de Wilder Penfield, neurocirujano especializado en el estudio de los diferentes tejidos cerebrales y sus funciones.

La psicología: ¿moral o ciencia?

Una de las mayores aportaciones de Brenda Milner al campo de la psicología fue alejar esta ciencia de la moral y acercarla cada vez más al conocimiento científico. Antes de su llegada, la psicología era considerada como un saber moral, y no tanto científico.

Es decir, a través de la psicología, se juzgaba los comportamientos de las personas como “buenos” o “malos”, según una serie de valores, pero no se tenía en cuenta que a veces ciertas lesiones cerebrales o neuronales podían influir en el comportamiento de las personas. Con Milner todo esto cambió, y la psicología empezó a considerarse más como un saber científico que moral.

Lo que hizo Brenda Milner fue, fundamentalmente, impulsar el conocimiento y la investigación de la neuropsicología. A través de esta rama de la psicología, que relaciona la fisiología del cerebro con las funciones cognitivas y mentales. Milner demostró cómo la neurología y la psicología tenían muchos más puntos en común de lo que se pensaba hasta entonces.

Entusiasta de la vida

Brenda Milner sigue trabajando en la actualidad, y cuando cumplió 100, le dedicaron un simposio honorífico por su cumpleaños. La frase que dijo Brenda ese día, y con la que nos quedamos, fue: ‘’Todo continúa siendo una aventura maravillosa. La sigo disfrutando a cada minuto’’.

A día de hoy, Brenda es una de las mujeres científicas más valoradas en la psicología, y sobre todo en la neuropsicología, por sus aportaciones, sus dosis de humildad, vitalidad y duro trabajo.

Referencias bibliográficas:

  • Benavente, R. (2019). Brenda Miller, la neuropsicóloga que ayudó a eliminar la idea moral de la psicología. Mujeres con ciencia.
  • McDevitt, N. (2007). Brenda Milner: Making a little noise when she walks. McGill Reporter, 40(8).
  • Milner, B (1954). Intellectual function of the temporal lobes. Psychological Bulletin 51 (1): 42-62.