La astronomía moderna no se entendería sin las contribuciones de los grandes autores del pasado, y Huygens es uno de ellos.

Dedicaremos este artículo a conocer mejor su vida a través de una biografía de Christiaan Huygens, desde su infancia y formación hasta los grandes hitos de su carrera como científico. Igualmente, descubriremos algunas de las aportaciones que este autor realizó durante sus muchos años como científico.

Breve biografía de Christiaan Huygens

Christiaan Huygens nació en el año 1629 en La Haya, por aquel entonces perteneciente a la República Holandesa. Como hijo de una familia adinerada, no pasó ninguna dificultad económica a lo largo de su infancia. Su padre era un importante diplomático, a las órdenes de la monarquía neerlandesa. Además, también cultivaba diferentes artes, como la escritura y la música. Se relacionaba con algunos de los más grandes intelectuales de la época.

Entre su círculo cercano se encontraban figuras históricas de la talla de René Descartes, Galileo Galilei o Marin Mersenne, una muestra del ambiente distinguido y erudito que reinaba en la casa de Christiaan Huygens. En cuanto a su madre, famosa poetisa, tuvo cinco hijos, siendo Christiaan el segundo de ellos, y murió en consecuencia de complicaciones durante el parto de su última hija.

La educación del pequeño Christiaan Huygens, hasta sus dieciséis años, tuvo lugar en su casa. Constantinj, su padre, se encargó de que recibiera una exquisita formación, de corte liberal, que incluía el aprendizaje de diferentes lenguas, matemáticas, historia, artes, y algunas ramas de filosofía, como lógica y retórica. Igualmente, no se descuidaron las aptitudes físicas, por lo que también montaba a caballo, practicaba la esgrima y también la danza.

Algunos de los tutores de Christiaan Huygens fueron el mismo Descartes, quien se sorprendía de la facilidad con la que el alumno comprendía los complejos conceptos de la geometría, y también Jan Jansz de Jonge Stampioen, uno de los más brillantes matemáticos holandeses.

A partir de los dieciséis años, su formación continuó en la Universidad de Leiden, donde aprendió matemáticas y derecho. El matemático Frans van Schooten fue uno de los tutores de Christiaan Huygens. A los dos años se trasladó al Orange College de Breda para completar sus estudios de derecho.

Juventud y carrera como científico

Al terminar su formación, realizó labores diplomáticas para el duque de Nassau, Louis Henry, lo que le permitió viajar por diferentes regiones noreuropeas. Sin embargo, no estaba destinado a continuar los pasos de su padre como diplomático. A Christian lo que de verdad le gustaba era la ciencia. Así lo atestiguaba Mersenne, quien le decía a su padre que el muchacho tenía el talento del mismo Arquímedes para las matemáticas.

Christiaan Huygens mantuvo correspondencia como Mersenne para trabajar juntos en diferentes problemas matemáticos, como los concernientes a la creación de puentes colgantes o la cuadratura del círculo. Mersenne le había propuesto otros objetos de estudio que, en ese momento, no eran del interés de Huygens, pero sí lo serían en el futuro. Algunos ejemplos son la cuerda vibrante, el cicloide o la constante gravitacional.

Para el año 1654, Christiaan decidió regresar a la casa familiar, en La Haya, para así volcarse por completo en el estudio de la ciencia. Pese a que Mersenne ya había fallecido, Christiaan Huygens continuó manteniendo correspondencia con otros autores relacionados con él, aunque las guerras sufridas por este territorio en aquella época dificultaba en ocasiones la recepción de las cartas.

En 1655 decidió viajar a París para reunirse con algunos de estos autores, como Ismael Boulliau o Claude Mylon. Esto le permitió establecer contacto, primero con Pierre de Carcavi y luego con Pierre de Fermat, uno de los matemáticos más brillantes de la historia. Sin embargo, no llegaron a grandes puntos de encuentro, puesto que Fermat estaba centrado en las cuestiones teóricas y Huygens buscaba aplicaciones más prácticas en sus estudios.

Por fin, en el año 1651, Christiaan Huygens publicó la que sería su primera obra, Theoremata de quadratura. Gracias a esta publicación y a la corrección de algunos errores en la obra de Thomas Hobbes, Huygens empezó a ser un nombre conocido en todos los círculos científicos de Europa.

Interés por la astronomía y otras ciencias

Christiaan comenzó entonces a interesarse por la óptica de las lentes esféricas, y ese estudio acabó por materializarse en el llamado ocular de Huygenian. Esta temática le puso en contacto con otra de las grandes mentes de su tiempo: Baruch Spinoza. Igualmente, tuvo gran interés en las aportaciones a este campo de Antoni van Leeuwenhoek, otro científico holandés que igualmente estudiaba y creaba lentes.

Otro tema que atrajo el interés de Christiaan Huygens fue el de la probabilidad. Su obra De ratiociniis in ludo aleae se centra en las explicaciones probabilísticas que se escondían tras los juegos de azar más populares. Para crear este volumen, le influyó el trabajo de otros autores como Girard Desargues y Blaise Pascal. Igualmente, trabajó sobre la obra de John Graunt, padre de la demografía, para plasmar matemáticamente la esperanza de vida.

En el año 1661 tuvo lugar el fenómeno astronómico del tránsito solar de Mercurio. Christiaan Huygens presenció este evento y debatió con otros autores al respecto. También en aquella época, Huygens llegó a publicar algunos artículos relacionados con la música, disciplina en la que también destacaba, especialmente tocando el clavecín.

El círculo de autores antiguamente dirigido por Mesenne, se rebautizó como la Academia Montmor, por estar dirigida por Henri Louis Habert de Montmor. Christiaan Huygens fue uno de sus miembros más activos, y apoyó un cisma creado en esta asociación en el que se buscaba la demostración experimental en las ciencias que practicaban. Esta discusión llevó a la clausura del grupo.

Sin embargo, su participación en el círculo le hizo cambiar su residencia a París, lo que le valió acceder a la Academia de Ciencias de Francia. Contó con el mecenazgo de Jean-Baptiste Colbert. Al mismo tiempo, también pertenecía a la Royal Society londinense, lo que demuestra la enorme importancia con la que contaba ya este autor a nivel internacional.

Grandes aportaciones

En su faceta como inventor, estudió la manera de crear un motor basado en la explosión de pólvora, que aunque no consiguió materializarse como una realidad, sin duda supuso una enorme innovación para la época. Christiaan Huygens también destacó en el diseño y construcción de complejos relojes, especialmente los de péndulo, que garantizaban una gran precisión.

En cuanto al terreno de la astronomía, una de sus grandes aportaciones fue el estudio de los anillos de Saturno así como una de sus lunas, Titán. También pudo realizar observaciones de la nebulosa de Orión. En cuanto a Marte, pudo cartografiar algunas de sus regiones, como es la llanura de Syrtis Major, en el planeta rojo.

También fue capaz de calcular la duración del movimiento de rotación de este planeta, es decir, lo que dura un día, que lo cifró en 24 horas y 30 minutos, errando tan solo por los siete minutos más que en realidad tiene. Como adelantado a su tiempo, Christiaan Huygens incluso escribió acerca de la posibilidad de la existencia de vida en otros lugares del universo, un tema controvertido por su impacto en las creencias religiosas reinantes en tiempos pasados.

Para Huygens, esta posibilidad no suponía un problema de cara a las escrituras de la Biblia, pues afirmaba que en dicho texto no se afirmaba pero tampoco se negaba dicha opción, y que si fuera el caso, Dios nos habría situado a la distancia suficiente como para que no pudiéramos entrar en contacto unos con otros. Aunque tenía mentalidad científica, se observa que trataba de adecuar sus razonamientos a las tesis religiosas.

Christiaan Huygens también estudió diferentes estrellas e incluso realizó cálculos acerca de la distancia y luminosidad de algunas de ellas, como Sirio, si bien no fueron precisos, pues esta disciplina aún necesitaría muchos años para llegar a su madurez.

Se le considera, además, como el primero de los físicos teóricos y también el principal impulsor de lo que luego sería la física matemática como la conocemos actualmente.

Últimos años

Durante sus años viviendo en París, Christiaan Huygens conoció a Gottfried Leibniz, con el que también empezó a mantener correspondencia y le tutorizó en cuestiones matemáticas y geométricas. Leibniz estaba trabajando en un sistema de cálculo infinitesimal, pero Huygens no parecía apreciarlo.

En 1681, afectado por una grave depresión, decidió regresar a su ciudad natal, La Haya. Visitó poco después Londres, lugar en el que pudo conocer a Isaac Newton, uno de los físicos más grandes de la historia de la humanidad.

Christiaan Huygens terminó sus días en La Haya, sin haber formado una familia, en el año 1695. Su cuerpo descansa en una tumba sin nombre en la iglesia de Saint James.

Referencias bibliográficas:

  • Dijksterhuis, F.J. (2004). Lenses and waves: Christiaan Huygens and the mathematical science of optics in the seventeenth century. Kluwer Academic Publishers.
  • Louwman, P. (2004). Christiaan Huygens and his telescopes. Titan-From Discovery to Encounter.
  • Snelders, H.A.M. (1989). Christiaan Huygens and Newton's theory of gravitation. Notes and Records. The Royal Society Journal of the History of Science.
  • Yoder, J.G. (2004). Unrolling time: Christiaan Huygens and the mathematization of nature. Cambridge.