Un repaso a la trayectoria vital de este empresario.

Hoy en día la mayor parte de nosotros conoce algún tipo de organización no gubernamental dedicada a la protección de algún colectivo como la infancia o a proporcionar ayuda humanitaria.

Y no sólo instituciones, sino que también muchos ciudadanos realizan donaciones y actos dedicados a apoyar causas benéficas. En muchos casos se trata de trata de de actos de filantropía, de apoyo y ayuda desinteresada al prójimo.

Pero aunque este tipo de actos en ayuda a los más desfavorecidos es algo que hoy en día y desde hace un par de siglos vemos con cierta frecuencia (aunque no siempre de manera desinteresada), lo cierto es que no fueron algo habitual hasta la llegada de George Peabody, el llamado padre de la filantropía moderna. Es sobre este hombre sobre el que vamos a hablar a lo largo de este artículo, haciendo una breve biografía de George Peabody.

Una breve biografía de George Peabody

George Peabody nació el 18 de febrero de 1795 en la ciudad de South Danvers (posteriormente su nombre se cambió a Peabody en su honor), en Massachusetts. Nació en el seno de una familia humilde y de clase trabajadora, siendo el tercero de ocho hermanos.

Con unos recursos muy limitados, su formación académica fue también escasa: únicamente pudo realizar estudios formales durante cuatro años, hasta los once años de edad. Sin embargo esta experiencia le estimularía enormemente, acudiendo a menudo a la biblioteca local a leer.

Primeros trabajos y expansión

A dicha edad empezó a trabajar en una tienda de textiles como aprendiz. Poseía una gran capacidad de trabajo y era hábil con los números. Con el paso del tiempo se trasladó a Washington, concretamente a Georgetown, donde pudo abrir una tienda dentro del mismo sector. En 1811, sin embargo, falleció su padre dejando diversas deudas, algo que obligó a que el joven tuviera que trabajar durante largas jornadas con el fin de mantener a su familia.

Cuando llegó 1812, Peabody se alistó en el ejército para combatir en la guerra anglo-estadounidense. Allí conoció a Elisha Riggs, un mercader con quien terminaría asociándose con el fin de poder importar sus productos. Este negocio, bajo el nombre de Peabody, Riggs & Company, empezaría a prosperar de tal modo que Peabody pudo abrir diversas sucursales en distintos puntos del país.

Establecimiento en Londres

Durante el año 1816 se mudó a Baltimore, ciudad en la que prosperó y sería cada vez más reconocido por su buen hacer empresarial. Cuando llegó 1827 Peabody viajó a Londres para comerciar en nombre de su compañía, abriendo también una sucursal en la ciudad. En esta época empezaría también a involucrarse más activamente en el comercio internacional y en la emisión de bonos de su país, empezando también a trabajar en el sector bancario.

Peabody terminó por establecerse en Londres, trasladándose en 1837 y viviendo el resto de su vida en Reino Unido. En 1854 se asoció con Junius Spencer Morgan y fundó otra compañía, George Peabody & Company, esta vez centrada en la banca. Poco a poco su banco empezó a incrementar su popularidad, hasta el punto de convertirse en uno de los más importantes del siglo XIX.

Algunas de sus grandes obras caritativas

Aunque a lo largo de su vida realizó numerosas actividades que ayudaron a múltiples empresas y naciones, no fue hasta la década de 1850 cuando empezó a dedicarse con cada vez mayor ímpetu a ayudar a los más necesitados.

Fundó el Peabody Institute Library en su localidad natal en 1852, junto con otras instituciones, como el Peabody Institute de Baltimore (que incluía galería de arte y academia de música), y otras instituciones semejantes en Washington o Massachussets. También fundó el Fondo Educativo Peabody, con el fin de apoyar el desarrollo y la educación de los niños más desfavorecidos.

George Peabody invirtió sobre todo en educación, fundando o participando en la dotación de recursos de un total de 22 instituciones. También, debido en gran medida a su relación con su sobrino Othniel Charles Marsh (al cual contribuyó a educar y que terminaría volviéndose uno de los paleontólogos más relevantes del siglo), fundó un museo de arqueología y el Museo de Historia Natural de Yale. También financió diferentes expediciones, como por ejemplo las de exploradores como Elisha Kane.

Últimos años y muerte

Durante la década de 1860 Peabody recibió numerosas condecoraciones: en 1862 se le nombró Hombre Libre de la Ciudad de Londres, en 1867 se le premió con la Medalla de Oro del Congreso en los Estados Unidos y en 1868 South Danvers cambiaría su nombre a Peabody en honor a su hijo más ilustre.

También fue en dicho década cuando se jubiló, concretamente en 1864, con una gran fortuna a sus espaldas de la cual donó aproximadamente la mitad. Vivió también la Guerra de Secesión, y se conoce que mantenía una postura abolicionista y que trabajó para generar instituciones educativas tanto para blancos como para negros.

Al mismo tiempo, sus actos de filantropía se multiplicaron, destacando la creación en 1862 de un fondo (Peabody Donation Fund o Peabody Trust) dedicado a combatir la pobreza y mejorar la condición de los niños de Londres, y que también contribuyó a construir casas con agua corriente para los pobres. La reina Victoria de Inglaterra le ofreció el título de caballero y el de barón, pero sin embargo rechazó dichos honores por no creer merecerlos. Construyeron una estatua en su honor en la Royal Exchange.

Sin embargo, en 1869 Peabody, quien ya padecía artritis reumática y gota, enfermó de una neumonía, la cual terminó por provocarle la muerte el 4 de noviembre de 1869 en Londres. Se le otorgó el raro honor de ser enterrado en la Abadía de Westminster, algo deseado por parte de la familia real británica, pero tras un tiempo en dicho emplazamiento y con el fin de honrar sus últimas voluntades su cuerpo sería trasladado a la ciudad que le vio nacer, la ya por aquel entonces Peabody (anteriormente South Danvers).

Referencias bibliográficas:

  • Hanaford, P. (1870). The life of George Peabody.. B.B. Russell.