Un resumen de la vida de esta influyente psicóloga.

Virginia Satir (1916-1988) es reconocida como una de las psicólogas pioneras en terapia familiar. Su teoría ha repercutido de manera importante en la psicoterapia de enfoque sistémico, y también en la tradición humanista de la psicología clínica.

Veremos a continuación una biografía de Virginia Satir, así como algunas de sus principales aportaciones a la intervención clínica con enfoque familiar.

Breve biografía de Virginia Satir

Virginia Satir nació el 26 de junio de 1916 en la ciudad de Neillsville en Wisconsin, Estados Unidos. Es recordada como una mujer autodidacta, que incluso aprendió a leer y escribir con sus propios recursos didácticos desde muy pequeña. Creció en el seno de una familia católica y a la vez científica, y era hermana mayor de cinco hijos.

En el año de 1929, cuando tenía 13 años, la familia se mudó a la ciudad de Milwaukee, de manera que Virginia pudiera iniciar la etapa escolar. El mismo año inició la gran depresión, con lo que a muy temprana edad Virginia comenzó a trabajar mientras seguía con sus estudios. Una vez terminado esto, inició su formación universitaria en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, antes conocida como Milwaukee State Teachers College.

Mientras tanto, trabajó en el Works Projects Administration (WPA), un programa generado para compensar las consecuencias de la Gran Depresión en Estados Unidos, que en su mayoría empleaba a hombres adultos en situación de pobreza. Para la segunda mitad de los años 30, el WPA ya empleaba también a mujeres y jóvenes en la realización de proyectos públicos. Así mismo, Virginia trabajó por un tiempo como niñera. Eventualmente se especializó en educación y, ya como profesional, se desempeñó como educadora.

En el verano de 1937 Virginia inició cursos en la Universidad del Noroeste, en Chicago, actividad que continuó realizando por un par de veranos más. Posteriormente estudió en el departamento de administración de servicios sociales de la Universidad de Chicago, donde concluyó sus estudios de posgrado en 1948. Finalmente se formó como trabajadora social, profesión que ejerció desde 1951 hasta los inicios de su propio modelo terapéutico.

Inicios e influencias de la terapia familiar

Una vez terminados sus estudios, Virgina Satir comenzó a trabajar en un consultorio privado, y para el año de 1955, ya trabajaba el Instituto Psiquiátrico de Illinois. Entre sus principales reclamos, Satir defendía la necesidad de analizar no sólo al individuo; sino de realizar análisis profundos de la dinámica familiar.

Pensaba que los estudios de la psicología a nivel individual eran imprescindibles, no obstante, no podían quedarse ahí, pues esto no ofrecía las explicaciones necesarias y tampoco alternativas suficientes. Para Satir, era importante mirar el primer sistema que sostiene al individuo, y este era la familia.

Dicho de otra manera, Virginia Satir sostenía que el “problema evidente” (el que se verbaliza en la terapia o aquello que era fácilmente observable) casi nunca era el problema real; sino que se trataba únicamente de una “presentación”. Es decir, se trataba de un conflicto superficial que se había generado por la propia interacción del individuo y la familia con el problema de fondo.

A partir de ahí, proponía realizar análisis particulares (que considerasen el caso de cada sujeto según su entorno familiar), y no generales (que explicaran la experiencia de un sujeto con base en las coincidencias que tuviese con otros sujetos lejos de su contexto). Todo ello introdujo novedades importantes en el área de la psicología clínica y educativa, que finalmente sentaron las bases para un nuevo modelo de intervención o terapia familiar.

Como resultado, a finales de la década de 1950, Satir y otros psicoterapeutas norteamericanos ya muy reconocidos, fundaron un instituto de investigación sobre el funcionamiento mental, llamado Mental Research Institute.

La sede fue la ciudad de Palo Alto, en California, y rápidamente se consolidó como una de las instituciones más reconocidas en atención psicológica a nivel familiar. Entre otras cosas, fue a partir de las intervenciones e investigaciones realizadas en el Mental Research Institute, que se consolidaron las bases de la tradición sistémica en psicoterapia familiar.

La perspectiva humanista de Satir

La intervención psicoterapéutica, para Virginia Satir, tenia el principal objetivo de alcanzar el crecimiento persona, es decir, de permitir que el humano se convirtiese en un ser completo. Y para ello, había que mirar el “microcosmos” que la familia nuclear representaba.

En este, la figura materna, la figura paterna, y el hijo o hija, tenían que construir un proceso de validación humana en conjunto; que posteriormente se reflejaba en el acercamiento de cada persona con el resto de la sociedad.

Lo anterior se traduce en el constante establecimiento de conexiones interpersonales, pues una vez consolidadas las redes entre los miembros de una familia, estas se extrapolan hacia otros miembros de la sociedad. Así, “sanar” las redes familiares, podía generar mejores personas y mejores vínculos a gran escala.

El modelo de crecimiento personal

La teoría de Virginia Satir quedó finalmente consolidar en un modelo de crecimiento personal, que tuvo implicaciones importantes en la psicoterapia. Este modelo perseguia principalmente los siguientes objetivos:

  • Aumentar la autoestima.
  • Potenciar la toma de decisiones.
  • Asumir responsabilidades personales.
  • Lograr una autocongruencia.

Obras destacadas

Algunas de las principales obras de Virginia Satir son Autoestima del 2001; En contacto íntimo, de 1976; Cambiando con familiares, de 1976; y Todas tus caras, de 1978, entre muchas otras. De igual manera recibió diversos reconocimientos de distintas universidades y asociaciones de psicoterapia alrededor del mundo.

Referencias bibliográficas:

  • Virginia Satir (2018). Famous psychologist. Recuperado 14 de septiembre de 2018. Disponible en http://www.famouspsychologists.org/virginia-satir/.