Wladimir Köppen fue uno de los más importantes geógrafos del siglo XIX y principios del XX. Aunque en un principio sus estudios se encaminaron a la botánica, con el paso del tiempo fue interesándose cada vez más en el clima tanto de tiempos modernos como del pasado.

De origen ruso pero con linaje alemán, Köppen ha sido un referente tanto en Alemania, Rusia y el resto del mundo en lo concerniente a la geografía, la meteorología y la climatología, siendo muy famoso su sistema de clasificación de los climas de la Tierra, vigente hoy en día con alguna modificación.

Veamos la vida y contribuciones de este científico, de dónde le vino el interés por las plantas y los climas y cuáles son sus principales obras, a través de una biografía de Wladimir Köppen.

Breve biografía de Wladimir Köppen

Wladimir Köppen fue un geógrafo, meteorólogo, climatólogo y botánico ruso de origen alemán. Procedía de una estirpe de personas ilustres, puesto que su abuelo era un gran médico, quien llegó a servir a la monarquía rusa en tiempos de los zares, y su padre fue un gran antropólogo y geógrafo. El interés por las ciencias naturales de su abuelo y el de las ciencias sociales de su padre hizo que Wladimir Köppen acabara tomando un poco de las dos, interesándose por la botánica y la geografía.

Primeros años

Wladimir Petróvich Köppen nació el 8 de octubre (calendario gregoriano)/ 25 de septiembre (calendario juliano) de 1846 en San Petersburgo, Imperio Ruso. Su abuelo fue uno de los muchos doctores alemanes invitados por la emperatriz Catalina II para mejorar la sanidad del país quien, además, llegó a convertirse en el médico personal del zar. Su padre, Peter von Köppen (1793-1864) fue un notable geógrafo, historiador y etnógrafo de las culturas ancestrales rusas que trabajó en la Academia de San Petersburgo.

El padre de Köppen fomentó contactos intelectuales entre los científicos rusos y los eslavistas (expertos en culturas eslavas) de los países occidentales. En gratitud a los servicios de Peter von Köppen, el zar Alejandro II (1818-1881) de Rusia lo hizo académico y le concedió una hacienda en la costa meridional de Crimea, lugar que sería muy importante durante la infancia de Wladimir.

Crimea era un lugar muy rico en flora y fauna, una naturaleza que hizo despertar el interés del joven Wladimir Köppen y que hizo que empezara sus primeras exploraciones botánicas. La riqueza del lugar hizo que empezara a buscar la explicación de cómo la temperatura influía en las variedades de plantas de un determinado lugar. Estas exploraciones las realizaría en sus tiempos libres, al acabar sus clases en la escuela secundaria de Simferopol, en la península crimea.

Formación académica

Tras haber hecho la secundaria en Crimea, Wladimir Köppen se matriculó en botánica en la Universidad de San Petersburgo, donde empezaría sus clases en 1864. No estaría ahí para siempre puesto que en 1867 sería transferido a la Universidad de Heidelberg. Más tarde, en 1870 acudiría a la Universidad de Leipzig, mismo centro en el que defendería su tesis doctoral con sobre los efectos de la temperatura en el crecimiento de las plantas.

En el transcurso de la guerra franco-prusiana Wladimir Köppen sirvió a los cuerpos médicos de ambulancias, experiencia la cual le ayudaría a trabajar posteriormente en su ciudad natal en el Observatorio Médico Central de San Petersburgo. Sin salir de Rusia, entre 1872 y 1873 Wladimir Köppen trabajaría en el Servicio Meteorológico de Rusia.

Servicio de pronóstico meteorológico

Sin embargo, más tarde volvería a Alemania, trasladándose a Hamburgo en 1875 para dirigir la división de telegrafía atmosférica y meteorología marina en el Observatorio Marítimo Alemán (Deutsche Seewarte). La tarea de Köppen en esa institución era la de encargarse del servicio de pronóstico meteorológico del noroeste de Alemania y países vecinos.

Su estudio sistemático del clima fue innovador y original para la época, puesto que se valió de globos para obtener datos de las capas superiores de la atmósfera. Así pues, gracias a su sistema, en 1884 publicó la primera versión de su mapa de zonas climáticas, trazando los cinturones de temperatura del mundo de acuerdo con el promedio térmico mensual.

En el año 1900 introdujo su sistema matemático de clasificación de climas, basándose en la cantidad de precipitaciones y la temperatura de distintos lugares del mundo. La versión completa de este sistema la publicaría en 1918 y, tras posteriores modificaciones, la versión definitiva y final sería publicada en 1936.

Últimos años

En el año 1919 se retiraría de su puesto en el Observatorio de Hamburgo y en 1924 decidiría irse a Graz, Austria, lugar en el que pasaría el resto de sus días. En 1930 coeditó una obra de climatología que, en principio, iba a tener cinco tomos llamada “Handbuch der Klimatologie” (“Manual de Climatología”), con la ayuda de meteorólogo alemán Rudolph Geiger. Esta obra nunca se completó, puesto que Köppen solo alcanzó a publicar tres de los cinco volúmenes previstos.

Wladimir Petróvich Köppen murió el 22 de junio de 1940 a los 93 años en la ciudad de Graz, por aquel entonces Austria bajo el régimen nazi. Tras su muerte en 1940, su colega Geiger continuó con el trabajo de las modificaciones al sistema de clasificación de climas.

Vida e intereses personales

La figura de Köppen en vida fue la de un prolífico científico quien produjo más de 500 documentos científicos los cuales demuestran su gran interés y curiosidad por la ciencia, en especial la climatología de la que tan experto era. También se mostró interesado en cuestiones sociales, como el uso de la tierra, las reformas educativas y la mejora de la alimentación de las capas más desfavorecidas. Era defensor de la paz y esperantista, abogando por el uso del Esperanto, lengua auxiliar que sabía hablar y que, de hecho, en ella hizo varias publicaciones.

Pero no únicamente se dedicó a describir los climas de la época, sino que también investigó sobre cómo debían ser en tiempos más antiguos. Fue un pionero de la ciencia de la paleoclimatología y trató de exponer sus conocimientos y teorías en un documento científico publicado en 1924, llamado “Die Klimate der geologischen Vorzeit” (Los climas del pasado geológico), junto con su yerno Alfred Wegener, científico alemán que sería conocido por su teoría de la deriva continental. Este texto dio soporte a la teoría de las eras glaciales propuestas por el geofísico serbio Milutin Milanković.

Clasificación de los climas de la Tierra

Como hemos comentado, el mayor mérito de Wladimir Köppen entre los tantos que tuvo fue su clasificación de los climas de la Tierra. Si bien a lo largo del siglo XIX ya hizo sus primeros esbozos y publicaciones sobre esta cuestión, en 1918 revisó su primer esquema climático, originalmente publicado en 1900, y no dejó de mejorarlo durante sus últimos años de vida.

Al fallecer en 1940 ya se había vuelto extensamente popular su propuesta, siendo usada tanto por geógrafos como climatólogos, en especial el mencionado Trewartha. Fueron adaptando y mejorando esta clasificación, llegando al modelo actual.

Hoy en día la clasificación de los climas de la Tierra es indispensable para entender cómo se distribuye y adapta la naturaleza según el clima y las precipitaciones. Es una clasificación empírica, que agrupa los climas en base a qué efectos tienen sobre un elemento o fenómeno dependiente del clima, siendo originalmente la propuesta de Köppen muy centrada en la vegetación natural.

En la clasificación original, Köppen combinaba precipitaciones y temperaturas teniendo en cuenta los valores fijos anuales y mensuales, sin tener en cuenta las causas. En base a la vegetación mayoritaria de una determinada región, temperaturas y lluvias ese área era agrupada en uno u otro grupo climatológico. A cada clima le asignó una letra, siendo originalmente cinco los grandes tipos climatológicos que planteó Wladimir Köppen:

  • A: climas lluviosos tropicales
  • B: climas secos
  • C: climas templados y húmedos
  • D: climas boreales o de nieve y bosque
  • E: climas polares o de nieve

Tras posteriores revisiones realizadas por el propio Köppen y otros científicos, se añadirían las letras F (clima ecuatorial) y H (clima alpino). Todos estos climas vienen definidos por criterios de temperaturas y el tipo de vegetación presente, a excepción del clima B en el que solo se tiene en cuenta las precipitaciones.

Referencias bibliográficas:

  • Wille, Robert-Jan Wille (2017): Colonizing the Free Atmosphere: Wladimir Köppen’s ‘Aerology’, the German Maritime Observatory, and the Emergence of a Trans-Imperial Network of Weather Balloons and Kites, 1873-1906
  • Alby, Michael (3002). Encyclopedia of Weather and Climate. New York: Facts On File, Inc. ISBN 0-8160-4071-0 (inglés).
  • Else Wegener-Köppen, Jörn Thiede (2018): Wladimir Köppen: Scholar for Life (Ein Gelehrtenleben für die Meteorologie), Borntraeger Science Publishers ISBN 978-3-443-01100-0, 316p.