Así es esta fobia. Unsplash

Son muchas las historias creadas en torno a la idea de muñecos perversos, títeres malignos y androides que amenazan con acabar con la raza humana. Por lo que el sentimiento de incomodidad que muchas personas sienten en torno a ellos está más que justificado.

Sin embargo, cuando esta incomodidad se convierte en terror o en respuestas de ansiedad exageradas hablamos de automatonofobia. A lo largo de este artículo hablaremos acerca de esta extraña fobia, de sus causas y de su tratamiento.

¿Qué es la automatonofobia?

De entre todas las fobias existentes la automatonofobia es quizás una de las más curiosas, pero a la vez una de las más fáciles de comprender. Esta fobia específica consiste experimentar un miedo exagerado e irracional a todo aquello que simbolice o personifique falsamente un ser sensible.

Es decir, la persona siente un gran temor hacia entes u objetos, tanto animados como inanimados, que representan a un ser vivo. Estos objetos suelen ser muñecos, maniquíes, estatuas, etc.

Cuando una persona se encuentra ante uno de estos objetos se origina una gran respuesta de ansiedad y angustia en ella, lo cual puede llevar a que la persona evite a toda costa encontrarse con uno de estos objetos en cuestión.

  • Dentro de esta categoría de fobia específica se pueden clasificar otras fobias relacionadas con ellas. Estas son:
  • Pupafobia o temor a los títeres
  • Pediofobia o temor a las muñecas
  • Coulrofobia o fobia a los payasos y mimos

Síntomas

Al igual que en el resto de fobias, el miedo exacerbado hacía todo tipo de objetos que simulen o representen algún ser vivo, sobre todo los que simulan ser personas, originan una serie de síntomas ansiosos en la persona.

Esta sintomatología se distingue porque el individuo manifiesta una gran cantidad de síntomas de ansiedad de una intensidad muy acentuada acompañados de una sensación de angustia y tormento prácticamente insoportable. A pesar de esto, en muy pocas ocasiones la persona llega a acabar padeciendo un ataque de pánico.

Debido a la intensidad de los síntomas estos son fácilmente reconocibles en la persona, puesto que la cantidad de cambios y desequilibrios en el funcionamiento físico son altamente visibles.

Estos cambios físicos de san ante la aparición del estímulo temido e incluyen:

  • Aumento de la tasa cardíaca
  • Aumento de la tasa respiratoria
  • Palpitaciones
  • Taquicardia
  • Rigidez muscular
  • Sensación de asfixia
  • Cefaleas
  • Dilatación de las pupilas
  • Vértigos
  • Náuseas y/o vómitos

En cuanto a la sintomatología cognitiva y conductual de la automatonofobia, ésta se relaciona con pensamientos irracionales negativos sobre los elementos temidos y con la necesidad de evitarlos o de escapar de ellos.

Las conductas de evitación son todos aquellos comportamientos o que lleve a cabo la persona con la finalidad de evitar encontrarse con estos estímulos. Mientras que las conductas de escape son todos aquellos actos que ésta ejecuta para huir o escapar de la situación temida.

En resumen, las señales o manifestaciones que apuntan a que una persona padece automatonofobia son:

  • Crisis de ansiedad ante la presencia o aparición de objetos que representa personas tales como muñecos o estatuas
  • Pesadillas con estos objetos
  • Aversión a los objetos o dibujos animados
  • Sintomatología física como taquicardia, sudoración o tensión muscular

Causas

Se ha observado que los casos de automatonofobia son mucho más frecuentes en niños y adolescente que en adultos, en la mayoría de estos casos el origen de la fobia se encuentra en una vivencia desagradable en relación con alguna película o historia de terror que deja una gran huella en la psique del niño.

Se hipotetiza que la causa de que estas experiencias se intensifiquen o calen más en la población infantil es la gran imaginación característica de esta etapa, por la cual son capaces de extrapolar el miedo sentido durante la película a la vida real y ante la aparición de uno de estos objetos.

No obstante, las causas específicas de esta fobia en niños y adultos son aún desconocidas. En cuanto a la población adulta se teoriza que una exposición a figuras o símbolos amenazantes con consecuencias traumáticas podrían dar lugar a este tipo de fobia.

Por otra parte, también se ha puesto en relieve el papel que el cerebro tiene en este tipo de fobias. La idea es que este percibe este tipo de objetos inanimados pero de apariencia humana como algo perturbador y por lo tanto peligroso.

Lo que sí es seguro es que, al igual que el resto de fobias, la automatonofobia puede tener su origen en un predisposición genética, así como en una serie de rasgos de personalidad que pueden convertir a la persona en susceptible de desarrollar algún tipo de fobia.

Diagnóstico

Existe una serie de pautas diagnósticas a la hora de evaluar a una persona con una posible automatonofobia. Aunque estas pautas son más o menos iguales para todas las fobias, el estímulo fóbico central cambia de unas a otras.

Estos requisitos para el diagnóstico son:

  • Temor y sensaciones de ansiedad intensa ante objetos inanimados con forma humana
  • Sensación de temor o ansiedad intensa ante el estímulo fóbico
  • Conductas de evitación o escape ante la aparición del estímulo fóbico
  • Las sensaciones de temor se consideran desproporcionadas teniendo en cuenta la amenaza real que representa dicho estímulo
  • La sintomatología se presenta durante más de seis meses
  • La sintomatología y las consecuencias de esta provoca un malestar clínicamente significativo, así supone una interferencia en algunos de los contextos del paciente
  • La sintomatología no se explica por ninguna otra alteración mental o ansiedad

Tratamiento

Al igual que el resto de fobias específicas, el tratamiento o intervención más eficaz consiste en la psicoterapia. Concretamente, la desensibilización sistemática proporcionada por la corriente cognitivo-conductual es la que más tasa de éxitos ostenta.

Esta intervención consiste la exposición progresiva a los elementos temidos y acompañada de un entrenamiento en relajación para calmar la respuesta de ansiedad y acostumbrar al paciente a la presencia de dicho estímulo.

Además, se añaden sesiones de terapia cognitiva con la finalidad de acabar con los pensamientos y creencias irracionales que la persona asocia a todos aquello objetos centro de su fobia.