Un tipo de fobia específica.

Hay ciertas situaciones de la vida que se suelen temer, como por ejemplo que nos agredan sexualmente (especialmente las mujeres, ante la marcada cultura machista). Eso es algo lógico, ya que el miedo es un mecanismo de alerta que nos protege de futuros peligros.

Pero, ¿qué ocurre cuando se tiene ese miedo hasta en el propio hogar? O ¿cuando te obsesionas con el hecho de que en cualquier momento estás en peligro de que te agredan, violen o abusen sexualmente? Entonces hablamos de la contreltofobia. Vamos a conocer esta fobia en detalle.

¿Qué es la contreltofobia?

La contreltofobia (también llamada agrafobia; no confundir con agorafobia) es el miedo o fobia a sufrir un abuso sexual, una agresión o una violación. Este miedo va más allá del miedo “normal” a que esto ocurra, ya que, resulta lógico tener miedo a que nos violen o abusen de nosotros y nosotras.

Además del miedo intenso, aparece evitación de situaciones asociadas al estímulo o situación temida (o fóbica) (o si no se evitan, se soportan con gran ansiedad), interferencia en la vida diaria e irracionalidad o desproporcionalidad del miedo, como veremos más adelante.

Síntomas

Sabemos que la contreltofobia se trata de una fobia específica. En el DSM-IV y el DSM-5, existen 5 tipos de fobias específicas: fobia a los animales, a entornos naturales/fobia ambiental, a sangre-inyecciones-herida, a situaciones (fobia situacional) y finalmente otros tipos de fobias.

Concretamente, la contreltofobia se podría incluir en esta última categoría, la de “otros tipos de fobia específica”. Esta categoría incluye a su vez otros miedos similares, como atragantarse, vomitar, contraer una enfermedad, o, por otro lado, miedo a los disfraces o a los ruidos fuertes en niños.

Los síntomas de la contreltofobia son los más importantes de una fobia específica, y que corresponden con los criterios diagnósticos del DSM-IV y del DSM-5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) son:

1. Reacciones de miedo intenso

Este miedo es desproporcionado al objeto o situación que la origina, así como irracional.

2. Evitación

Además, aparecen respuestas de evitación cuando se debe afrontar el estímulo fóbico; o, en caso de que no se evite el estímulo, se afronta con muchísima ansiedad y/o con la presencia de un acompañante.

3. Interferencia

La fobia causa malestar significativo o deterioro en el funcionamiento de la persona.

4. Duración de 6 meses

Para diagnosticar una fobia específica, es necesario que este miedo se prolongue como mínimo 6 meses en menores de 18 años (en el DSM-IV). En el DSM-5, sin embargo, se elimina la especificación de “menores de 18 años”, y la duración se establece para todas las personas, independientemente de la edad.

5. Exclusión de otros trastornos

Los síntomas de la fobia no se explican por otro trastorno mental, por una enfermedad médica o per los efectos de una sustancia.

¿Cómo aparece la contreltofobia?

Este miedo (que no la fobia) se manifiesta de forma habitual en mujeres, especialmente cuando se encuentran en situaciones determinadas (por ejemplo ir sola por una calle solitaria de noche; aunque esto no debería ocurrir, sigue ocurriendo).

Sin embargo, cuando aparece la fobia en sí, la contreltofobia, ésta se da tanto en mujeres como en hombres; en este caso, las personas que la padecen interpretan casi cualquier situación cotidiana como potencialmente peligrosa. De esta forma, cualquier situación es temida porque uno o una piensa que desenvocará en abuso, violación y/o agresión.

Causas

Las causas de la contreltofobia pueden ser diversas. Algunas de ellas son:

1. Episodios de abuso sexual

Estos episodios también pueden ser de violación o agresión sexual, y suelen haber ocurrido en la infancia. Se trata de lo que llamamos en psicología condicionamiento directo.

Debemos, sin embargo, realizar un buen diagnóstico diferencial en el caso del shock postraumático o el trastorno de estrés postraumático (TEP), en los casos de víctimas de abuso reciente; en estos casos, el comportamiento y el miedo es el mismo, pero no se consideran una fobia en sí.

2. Presenciar una agresión sexual

El condicionamiento vicario, o haber presenciado u observado una agresión sexual en una tercera persona, también puede desencadenar la contreltofobia.

3. Transmisión de información

No siempre es necesario que se haya vivido una agresión sexual (o presenciado en otra persona) para adquirir la contreltofobia. A veces, escuchar historias de personas que han sufrido este tipo de abusos, agresiones y/o violaciones (así como sus reacciones de miedo y pánico), pueden ser suficientes para desarrollar la contreltofobia.

Ante estas historias, la ansiedad se puede disparar, y la persona ponerse inmediatamente en el lugar de la víctima, pensando que a ella también le puede ocurrir en un futuro.

Tratamiento

Cuando el miedo inicial considerado “normal”, a sufrir tales daños, desencadena en una contreltofobia (con los síntomas que ello implica), es conveniente acudir a un especialista para tratarla. Es importante que las personas del entorno pongan en práctica la empatía y no resten importancia a las preocupaciones de la persona (aunque “a priori” puedan parecer desproporcionadas).

Será necesario tratar las distorsiones cognitivas asociadas a la conrteltofobia (que pueden distorsionar la realidad); esto se podrá hacer con terapia cognitivo conductual y, más concretamente, con reestructuración cognitiva. Por otro lado, esto también incluirá la desproposición de las situaciones que se consideran peligrosas o el carácter incontrolable del miedo.

A nivel de tratamiento conductual, se puede emplear la terapia de exposición (exposición al estímulo o situación fóbica pueden ser varias), combinada con el empleo de autoinstrucciones y/o técnicas de relajación.

Referencias bibliográficas:

  • Belloch, A.; Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen II. Madrid: McGraw-Hill
  • APA (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • Sánchez, L. (2018). Contreltofobia: Tratamiento del miedo al abuso sexual. Diario Femenino