Un tipo de demencia producida por accidentes cerebrovasculares.

Las demencias implican la pérdida de la función cerebral, y se deben a múltiples causas y enfermedades. Afectan a la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento, y aparecen sobre todo a partir de los 60 años.

En este artículo hablaremos de la enfermedad de Binswanger, una alteración neurológica que origina una demencia vascular. Este tipo de demencia implica síntomas como episodios maníacos y la pérdida de la inhibición, y constituye el 1-5% del total de las demencias.

Enfermedad de Binswanger: características

La enfermedad de Binswanger es una enfermedad que causa demencia tipo vascular, y que se caracteriza por la atrofia de la sustancia blanca cerebral. Surge como consecuencia de una deficiencia vascular debida a la existencia de una arterioesclerosis severa de los vasos que irrigan la masa blanca profunda. Más adelante veremos qué es la arterioesclerosis.

Este tipo de demencia implica la presencia de infartos de dos tipos: lacunares y corticales. A nivel de prevalencia, la demencia por la enfermedad de Binswanger supone entre el 1 y el 5% del total de las demencias.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo de la enfermedad de Binswanger es la hipertensión arterial (el 94% de los pacientes con la enfermedad son hipertensos), unida a la edad y al grado de severidad de la arterioesclerosis cerebral.

Además, la demencia con frecuencia se asocia también a la presencia de diabetes tipo 2, trombocitosis, hiperlipidemia y enfermedad coronaria.

Síntomas

Los pacientes con demencia por enfermedad de Binswanger, en la mayoría de las ocasiones, presentan sus primeros síntomas entre los 60 y los 70 años de edad. No existen diferencias entre mujeres y hombres.

De media, la esperanza de vida de los pacientes es de 5 años más a partir del momento del diagnóstico.

Los tres primeros síntomas de la enfermedad de Binswanger, que aparecen en las fases iniciales y en el 70% de los casos, son los siguientes.

1. Episodios maníacos

Los episodios maníacos son periodos delimitados y persistentes durante los cuales aparece un estado de ánimo anormalmente elevado, expansivo o irritable. Son episodios fáciles de detectar porque la persona se siente especialmente enérgica, impulsiva y eufóricas, con ideas de grandiosidad.

2. Alteraciones del juicio

La capacidad de juicio es la cognición con la que trabaja el pensamiento; juzgar supone establecer relaciones entre dos o más conceptos. En la vida cotidiana, utilizamos el juicio o la lógica para entender las cosas y analizar la realidad con sentido común.

Los pacientes con la demencia por enfermedad de Binswanger tienen el juicio o la lógica alterados, presentando dificultades en este tipo de razonamiento o pensamiento.

3. Pérdida de la inhibición

La inhibición o control inhibitorio es la capacidad del ser humano para inhibir o controlar las respuestas impulsivas (o automáticas), y generar respuestas mediadas por la atención y el razonamiento.

Se trata de una habilidad cognitiva que contribuye a anticipar, planificar y establecer metas. En la enfermedad de Binswanger esta habilidad se ve alterada, y el paciente pierde esa capacidad de planificar y organizar su conducta.

4. Otros síntomas

Posteriormente, y a medida que avanza la enfermedad, aparece en el paciente abulia (falta de voluntad o de energía para hacer algo o para moverse), así como problemas de orientación. La persona empieza a depender de los demás a la hora de realizar actividades de la vida cotidiana (AVC).

Por otro lado, en ocasiones puede aparecer una pérdida de la memoria a corto o largo plazo. También pueden aparecer síntomas mentales asociados a otros síntomas de origen neurológico, como la falta de coordinación motriz (al caminar) o la presencia de convulsiones.

Causas

La demencia por enfermedad de Binswanger se origina por una deficiencia vascular. Ésta es debida a la existencia de una arterioesclerosis severa de los vasos que irrigan la sustancia blanca profunda.

La arterioesclerosis, por su parte, es una afección donde la placa se acumula dentro de las arterias, siendo la placa una sustancia pegajosa compuesta de grasa, colesterol, calcio y otras sustancias que se encuentran en la sangre. Con el tiempo, esta placa se endurece y angosta las arterias, limitando el flujo de sangre rica en oxígeno.

Tratamiento

Una vez diagnosticada la demencia por enfermedad de Binswanger, el tratamiento es esencialmente sintomático. Por otro lado, se trata la hipertensión arterial, hasta que ésta se establezca en cifras dentro de la normalidad (por debajo de 140/90 mm/Hg), que permite estabilizar los síntomas.

Algunos autores sugieren reducir el hematocrito cuando este se encuentra por encima del 45%; el hematocrito está directamente relacionado con los niveles de fibrinógeno y con la viscosidad de la sangre.

Es importante remarcar que el tratamiento de la enfermedad de Binswanger deberá centrarse prioritariamente en un tratamiento preventivo y de control de la hipertensión arterial, ya que éste es el factor de riesgo principal asociado a la enfermedad. De esta forma, prevenir y controlar la hipertensión ayudará a evitar la arterioesclerosis cerebral que origina la demencia.

Referencias bibliográficas:

  • Caplan L.R. (1995). Binswanger's disease revisited. Neurology, 45; 626-633.
  • Rodríguez, L. y Serra, Y. (2002). Caracterización clínico-imagenológica de la enfermedad de Binswanger. Rev cubana med 41(3), Ciudad de la Habana. Centro Internacional de Restauración Neurológica
  • Valencia C. (2002). Análisis comparativo de la leucoaraiosis de la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Binswanger y los infartos lacunares. Estudio por RM convencional y espectroscópica. Universitat Autònoma de Barcelona. Departament de Medicina