Un repaso a la evolución de este grupo de manifestaciones psiquiátricas. Unsplash.

La evolución de la esquizofrenia puede estudiarse considerando distintos aspectos. Por ejemplo, según la manifestación, desarrollo y disminución de la sintomatología de tipo cognitivo, conductual o bien, afectivo.

Así mismo, y tal como ocurre con otros diagnósticos psiquiátricos y médicos, la evolución de estas manifestaciones depende de muchas variables. Algunas de ellas son la susceptibilidad psicológica y biológica, y también las condiciones o modelos de recuperación en los que se encuentra la persona.

A continuación haremos un breve repaso por investigaciones que han analizado la evolución de la esquizofrenia, específicamente centrándonos en los síntomas de la dimensión cognitiva.

Evolución de la esquizofrenia y pronóstico

El término “esquizofrenia” hace referencia a una clasificación psiquiátrica, y es generalmente definida como un trastorno crónico y grave que afecta la manera de pensar, sentir y actuar de las personas. Se trata de uno de los trastornos mentales menos frecuentes, aunque más representativos de la psiquiatría.

Tal como la definición anterior lo explica, la esquizofrenia se desarrolla tanto en una dimensión conductual (la forma de actuar), como en una afectiva (la manera de sentir) y otra cognitiva (en el pensamiento). Esta última es, de hecho, una de las dimensiones más representativas para el diagnóstico.

Es así ya que muchas de las personas con el diagnóstico de esquizofrenia escuchan o ven cosas que las otras personas no perciben. Estas cosas pueden ser amenazantes, pero no necesariamente.

Según cómo se presenten y cómo se reciban por las demás personas, el desarrollo y la evolución de las manifestaciones de tipo cognitivo puede resultar un obstáculo para que la persona desarrolle sus actividades e interacciones cotidianas de manera regular.

Lo anterior depende en gran medida del desarrollo y la historia clínica individual, así como las opciones de tratamiento a las que la persona y su familia tienen acceso. Por lo mismo, uno de los temas más relevantes para la comunidad científica ha sido el estudio de la evolución de dichas manifestaciones y de las variables implicadas en esto.

¿Cómo se desarrollan las manifestaciones cognitivas?

En una revisión sobre 30 estudios longitudinales (es decir, realizador a través del tiempo) sobre la evolución de los síntomas cognoscitivos en la esquizofrenia, Ojeda, et al. (2007) reportan que desde el inicio la cognición se altera significativamente.

Así mismo reportan que la alteración aumenta paulatina y especialmente en pacientes institucionalizados, y no se reportan casos que alcancen el grado de alteración cognitiva de los trastornos neurodegenerativos.

Veremos algunos detalles sobre estos estudios, desde la aparición de los primeros episodios psicóticos hasta la esquizofrenia de larga evolución.

1. En los primeros episodios psicóticos

Los estudios realizados desde los primeros episodios psicóticos confirman la presencia de un déficit cognitivo a partir de las primeras fases de desarrollo de la esquizofrenia.

No obstante, los mismos estudios sugieren que, luego de realizar tareas de atención, fluidez verbal, psicomotricidad y memoria visual y verbal; dicho déficit tiende a mejorar significativamente en el primer año. Esto último se ha asociado con la estabilización de síntomas positivos en el transcurso de los primeros doce meses.

En otros estudios realizados hacia primeros los 2 y 5 años del trastorno también se reporta la estabilidad de los síntomas. Así mismo reportan estabilidad en tareas de lenguaje y memoria visual, y una mejoría notable en otras, como en tareas conceptuales, y de atención/concentración.

No obstante, otros estudios que también han dado seguimiento a los primeros dos años reportan poca mejoría, o incluso leve deterioro en el razonamiento visoespacial y la velocidad de procesamiento. Por otro lado, exploraciones más prolongadas sugieren que el curso de las manifestaciones cognitivas presentan estabilidad general en los primeros años, aunque un deterioro paulatino hacia los periodos posteriores.

2. En esquizofrenia de larga evolución

Los primeros estudios en esquizofrenia de larga evolución o crónica, realizados desde los 60’s, habían reportado una estabilidad general del rendimiento, con un leve deterioro en la dimensión del lenguaje. Eso último fue posteriormente debatido, ya que no se conocía si dicho deterioro era causa de la esquizofrenia o estaba provocado por el proceso natural de envejecimiento.

En general, estudios posteriores confirman la estabilidad de los síntomas cognitivos en la evolución de la esquizofrenia, aunque en algunos casos se reportan mejoras importantes y, en otros, deterioros. En esto último, una de las variables importantes ha sido la institucionalización, ya que muchas de las personas se encontraban en hospitalización de larga estancia.

De hecho, a partir de esto último ha aumentado el interés por conocer la diferenciación entre la evolución de esquizofrenia y otros cuadros clínicos. Así mismo ha incrementado el análisis científico de las variables implicadas en la estabilidad, la mejoría o el deterioro de las funciones cognitivas en personas con diagnóstico de esquizofrenia. Recientemente se ha relacionado la esquizofrenia con el desarrollo de demencia, especialmente en pacientes geriátricos hospitalizados.

Referencias bibliográficas:

  • National Institute of Mental Health (2015). La esquizofrenia. Recuperado 11 de octubre de 2018. Disponible en https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/la-esquizofrenia/index.shtml.
  • Ojeda, N., Sánchez, P., Elizagárate, E., Yöller, A.B., Ezcurra, J., Ramírez, I. y Ballesteros, J. (2007). Evolución de los síntomas cognitivos en la esquizofrenia: una revisión de la literatura. Actas Españolas en Psiquiatría, 35(4): 253-270.