Un síndrome asociado al lenguaje que aparece en niños y niñas. Unsplash.

La hiperlexia es un síndrome con dos características principales: por un lado, implica que el niño tenga una capacidad precoz para leer, y por el otro, que presente ciertas dificultades en comprender y en usar el lenguaje verbal, lo que ocasiona problemas en las interacciones sociales.

En este artículo analizaremos las dificultades de este síndrome y su relación con el autismo. Además, conoceremos sus causas, síntomas, e ideas para fomentar el aprendizaje en estos niños.

Hiperlexia: ¿qué es?

La hiperlexia consiste en un síndrome que se caracteriza porque el niño o la niña siente una gran fascinación ya sea por las letras, por los números o por ambos. Además, se le añade una capacidad de lectura avanzada para la edad del niño, en comparación con los niños de su misma edad.

Los niños que presentan hiperlexia pueden empezar a leer palabras a los 2 años.

Dificultades de comprensión

Aunque un niño tenga hiperlexia y pueda leer mucho antes que los niños de su misma edad, lo cierto es que también presenta ciertas dificultades para entender lo que lee, o para usar de forma correcta el lenguaje oral. Eso hace que estos niños no hablen de la misma forma que los otros niños que han aprendido a leer en edades normativas.

¿Cómo aprenden?

Pero... ¿cómo aprenden a leer y a hablar los niños con hiperlexia? No lo hacen siguiendo el procedimiento habitual o considerado normal (como el que utilizan otros niños), consistente en aprender primero los sonidos, después las palabras y finalmente las oraciones.

Los niños hiperléxicos, en cambio, utilizan la memoria; así, lo que hacen es memorizar las palabras, frases, oraciones (o hasta conversaciones enteras) a través de lo que escuchan o leen diariamente, ya sea de los adultos, de los medios de comunicación, de la publicidad, de los libros, de la televisión, etc.

De esta manera, cuando son capaces de crear oraciones, es porque previamente han aprendido a memorizar y a diseccionar lo que han leído u oído, para posteriormente crear sus propias expresiones, siendo éstas originales.

Síntomas

Los síntomas típicos de la hiperlexia son diversos. Por un lado, aparece esta capacidad de lectura avanzada y precoz para la edad del niño (en comparación con otros niños de su misma edad), junto a una dificultad para entender y utilizar el lenguaje verbal.

Otro síntoma que aparece es una capacidad de memorizar muy buena, junto al aprendizaje del lenguaje a través de ella. Además, son niños que piensan de forma muy concreta y que aprenden sobre todo a través de estímulos visuales.

En cuanto a las dificultades que presentan, existen problemas al procesar lo que se ha dicho verbalmente, y al contestar a preguntas sobre “quién”, “qué”, “dónde”, “cuándo” y “por qué”. Aparecen también dificultades en las habilidades sociales (por ejemplo, para iniciar o mantener conversaciones, o para respetar los turnos de palabra).

Finalmente, los niños con hiperlexia también manifiestan ciertas inseguridades, relacionadas con cambios en su rutina.

Otras características de este síndrome

Los niños con hiperlexia generalmente tienen muy buenos recuerdos, tanto visuales como auditivos. Esto implica que son capaces de recordar lo que ven y oyen con bastante facilidad y de forma muy precisa. Además, utilizan esa memoria para facilitar su aprendizaje del lenguaje.

Por otro lado, los niños hiperléxicos pueden presentar ecolalia (repetir palabras o frases que oyen del interlocutor, sin entender lo que realmente significa). La ecolalia puede ser inmediata (repetir la palabra o frase en el momento de escucharla) o demorada (repetirla horas, días o incluso semanas más tarde).

Estas alteraciones o particularidades en el habla pueden ocasionarles problemas de comunicación, y hacer que les cueste empezar frases o conversaciones de forma espontánea.

Otras alteraciones

Además, los niños con hiperlexia pueden presentar también otras alteraciones, tales como una disfunción de la integración sensorial, trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDA/TDAH), dispraxia motora, trastorno convulsivo, Trastorno Obsesivo-Compulsivo y depresión, entre otros.

Causas

Las causas de la hiperlexia son aún desconocidas. Sin embargo, sí que se sospecha que el hecho de que aparezca en el contexto de otro trastorno del desarrollo (en caso de que así sea), puede reflejar una organización neurológica cerebral diferente a la normotípica.

Relación con el autismo

Puede ocurrir que la hiperlexia aparezca como un síntoma dentro del autismo. Sin embargo, debemos recordar que el 75% de los niños con autismo tienen también una discapacidad intelectual asociada (leve, moderada o grave).

En el caso de que aparezca hiperlexia junto al autismo, los síntomas mencionados se seguirán manifestando junto a los propios del autismo, e implicarán sobre todo dificultades para socializar, comunicarse, expresarse, etc.

Además, aparecerán los síntomas propios del autismo, tales como comportamientos ritualistas, fijación en objetos o partes de ellos, alteraciones en el lenguaje (p.ej. ecolalias), patrones de intereses restrictivos, hipo o hipersensibilidades, etc.

Tratamiento: estrategias educativas

El tratamiento de la hiperlexia estará enfocado a solventar las dificultades que presente el niño en relación a su aprendizaje y a su manera de relacionarse y comunicarse.

Será recomendable potenciar sus puntos fuertes, tales como la memoria, y aprovecharlos para crear herramientas y materiales que puedan facilitar su aprendizaje. Por ejemplo, ya que suelen ser niños que aprenden mejor por el sistema visual, se podrá optar por utilizar material visual como soporte.

Otra técnica que podemos utilizar es adaptar la enseñanza a su manera de aprender, es decir, ya que el niño aprende a leer memorizando, podemos optar por ir desglosando lo que lee o lo que dice en frases o palabras más cortas, e ir explicándole lo que significa (o ayudarle a descubrir lo que significa). De forma gradual, retiraremos las ayudas, para que finalmente pueda generalizar los procedimientos aprendidos y seguir su aprendizaje de forma cada vez más autónoma.

Referencias bibliográficas:

  • Martos, J. y Ayuda, R. (2003). Autismo e hiperlexia. Revista de neurología, V Curso Internacional de Actualización en Neuropediatría y Neuropsicología Infantil, 36(1): 57.
  • Roldán, M.J. (2018). Qué es la hiperlexia y cómo detectarla. Recursos de autoayuda.