Mucha gente cree que ir a psicoterapia es, básicamente, desahogarse explicando todas las penas que a uno le pesan, teniendo al lado a un profesional formado para saber escuchar y comprender a la persona que busca ayuda. Otros, por el contrario, creen que la terapia psicológica es un lugar al que se va a recibir consejos, a llenarse de conocimientos acerca de qué hacer y qué pensar a partir de lo que dice el terapeuta.

Lo cierto es que ambas perspectivas están equivocadas. El trabajo de los psicólogos no consiste ni en ser recipientes pasivos de todas las opiniones y sentimientos que expresa el paciente, ni emisores constantes de información que el paciente debe memorizar e interiorizar.

La clave del rol del terapeuta está en el equilibrio entre el escuchar y el comunicar, y por otro lado, la terapia no es un proceso de emisión de información unilateral, sino un contexto en el que dos personas aportan por igual y se adaptan a lo que el otro dice y hace. Por eso, buena parte del trabajo del psicólogo consiste en establecer un vínculo terapéutico; veamos en qué consiste.

¿Qué es el vínculo terapéutico establecido con el psicólogo?

El vínculo terapéutico es el conjunto de patrones de comunicación y de expresión de emociones que se produce como un intercambio constante de información (verbal y no verbal) entre el terapeuta y el paciente, en un contexto de relación profesional. Así, es un proceso que va más allá de la lógica de los procesos psicológicos internos de cada una de esas personas por separado.

Es uno de los elementos necesarios para que cualquier tratamiento psicológico o fase de psicodiagnóstico llegue a buen puerto. Veamos por qué.

¿Para qué sirve crear un correcto vínculo terapéutico?

Estos los principales aspectos de la terapia psicológica que se ven influidos por la calidad del vínculo terapéutico entre el psicólogo y el paciente.

1. Facilita que el paciente se abra y sea honesto sobre sus vulnerabilidades

Cuando el vínculo terapéutico ha sido establecido de una manera correcta, el paciente siente que puede expresarse abiertamente e incluso hablar de las características propias que considera imperfecciones, algo necesario para que el profesional llegue a comprender el problema que ha llevado a esa persona a buscar ayuda en su consulta. El hecho de poder ir a un centro de psicoterapia y no sentirse prejuzgado marca la diferencia.

2. Hace que el paciente vea la implicación del terapeuta

Aunque el rol del psicólogo sea el de un profesional, en su trabajo también hay lugar para la empatía y la implicación en la mejora del bienestar del paciente. En el vínculo terapéutico este interés por ayudar a quien va a terapia queda plasmado con claridad, y eso hace que los pacientes tengan una fuente de motivación extra para seguir progresando y comprometiéndose con lo que propone el profesional.

3. Es una fuente de auto-conocimiento

Como las sesiones de psicoterapia se convierten en actividades estimulantes tanto cognitiva como emocionalmente, los pacientes son capaces de ir aprendiendo acerca de ellos mismos al fijarse en lo que sienten y lo que piensan durante estas reuniones con el psicólogo. Y el terapeuta, a su vez, se adapta a la situación en tiempo real para favorecer que la otra persona saque partido de estos procesos de auto-conocimiento haciendo las preguntas adecuadas en los momentos clave, detectando temas que merece la pena explorar en más profundidad, etc.

4. Hace que el riesgo de interrumpir la terapia disminuya

Otro de los aspectos clave de un correcto vínculo terapéutico es que lleva a los pacientes a sentir un interés genuino por completar el proceso de la psicoterapia resistiéndose a aquellas situaciones que en otras situaciones les llevarían a tirar la toalla antes de tiempo.

5. Ayuda a ver los progresos

En el vínculo terapéutico queda plasmada la satisfacción conjunta por ver cómo el paciente va alcanzando las metas establecidas en las diferentes fases de la psicoterapia. Esto permite aprender rápidamente acerca de lo que funciona y lo que no funciona tanto.

¿Te interesa contar con el apoyo psicoterapéutico?

Si actualmente estás buscando servicios de psicoterapia, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. En Psicotools ofrecemos asistencia psicológica tanto online por videollamada como presencial en nuestro centro ubicado en Barcelona (en el distrito de Gràcia), y contamos con muchos años de experiencia ofreciendo terapia ante problemas como la depresión, los trastornos de ansiedad, la baja autoestima, el estrés laboral, los traumas, la mala gestión de los impulsos, y más.

Referencias bibliográficas:

  • Casella, S.M. (2015). Therapeutic rapport: the forgotten intervention. Journal of emergency nursing, 41(3): pp. 252 - 154
  • Norfolk T., Birdi K., Patterson F. (2009). Developing therapeutic rapport: a training validation study. Quality in Primary Care, 17: pp. 99 - 106.
  • Rogers, D. (2015). Further Validation of the Learning Alliance Inventory: The Roles of Working Alliance, Rapport, and Immediacy in Student Learning. Teaching of Psychology, 42(1): pp. 19 - 25.
  • Wierzbicki, M.; Pekarik, G. (1993). A meta-analysis of psychotherapy dropout. Professional Psychology: Research and Practice, 24(2): pp. 190 - 195.