La amaxofobia o miedo conducir se define como una fobia específica de tipo situacional que cursa con un miedo irracional, intenso y persistente ante el hecho de la propia conducción pero, también, ante los pensamientos de tener que realizar un desplazamiento en coche e, incluso, ante los muchos estímulos que se producen alrededor de conducir; clima, cambio de carril, aumento o disminución de la velocidad, frenazos y, sobre todo, averías en el coche, todo lo cual puede constituir un riesgo para el propio paciente y para las otras personas que se hallan, al mismo tiempo, en la carretera.

Aunque diferentes estudios indican que la prevalencia de la amaxofobia se halla alrededor del 4% lo cierto es que las cifras se sitúan alrededor de un 22% de la población con algún tipo de miedo asociado a la conducción (ya sea como conductor o como copiloto) siendo una de las fobias por las que más personas piden cita en nuestro Gabinete.

Sintomatología de la amaxofobia

La amaxofobia es una fobia que causa un malestar clínicamente significativo e interferencias en la vida laboral y social del paciente, siendo la sintomatología de cuatro tipos:

  • Cognitiva: pensamientos automáticos negativos, miedo a perder el control del coche, miedo a no saber reaccionar en la carretera, miedo a tener un accidente...
  • Emocional: ansiedad, estrés, inquietud antes de la conducción.
  • Fisiológica: ansiedad e inquietud antes de la conducción junto con temblores, dolor u opresión precordial, taquicardia, hiperventilación y sensación de hormigueo en manos y pies.
  • Conductuales: Sensación de bloqueo de la capacidad de conducción y, por tanto, se procura ir siempre acompañado si se debe conducir, evitándolo siempre que pueda.

A simple vista, al paciente no le sucede nada excepto que evita, tanto como puede, el uso del coche para realizar sus desplazamientos habituales, usando los transportes públicos; esto acaba incidiendo en la propia independencia del paciente y puede llegar a crear verdaderas crisis de ansiedad, si no tiene otra opción para desplazarse.

Causas

Entre las principales, se hallaría haber sufrido un accidente traumático en carretera, aunque no parece ser el único puesto que existen estudios (Barp y Mahl, 2013; Sáiz, Bañuls y Monteagudo, 1997) que afirmarían que los factores sociales como la presión social por conducir y las agresiones verbales de otros conductores, también serían causas.

Por último, en un estudio de Alonso et al (2008) se afirma que, entre los conductores españoles, el 21’9% sufre depresión y el 11’2% algún otro tipo de trastorno de ansiedad.

Objetivos terapéuticos

Cuando llega cualquier paciente al Gabinete, marcamos con él los objetivos terapéuticos a conseguir, a partir del cual se desarrolla todo el plan de tratamiento. Trabajamos tanto con pacientes que, en su rol de paciente, padecen amaxofobia como en aquellos que sienten el mismo miedo pero en su rol de copilotos.

En cualquier caso, los principales objetivos terapéuticos que se deben conseguir son:

  • Modificar los pensamientos y creencias irracionales que el paciente tiene acerca del tráfico.
  • Modificar la percepción del propio paciente acerca de su competencia en la conducción.
  • Dejar de condicionar la conducción a una respuesta de ansiedad.
  • Eliminar las respuestas de escape y evitación ante los estímulos temidos.
  • Mejorar las estrategias de afrontamiento.

Todo ello, se hace habitualmente dentro de un protocolo cognitivo-conductual y usando el programa multicompetente que engloba técnicas de relajación y estrategias cognitivo-conductuales para controlar la activación anticipatoria y el afrontamiento de la situación fóbica. Sin embargo, en este programa ( Badós, 2015) se analiza la eficacia de la terapia cognitiva-conductual junto con técnicas de exposición. Y, aquí está dónde nos diferenciamos.

Realidad Virtual para el tratamiento presencial

A diferencia de las técnicas de exposición, la realidad virtual (RV) permite controlar los distintos parámetros que actúan de variables. Así, para cada uno de los entornos, las variables que podemos controlar como terapeutas son:

  • Carretera: hora, clima, tipo de carretera, ausencia o presencia de curvas, velocidad, cambios de carril, distractores ( móvil, pasajeros, música fuerte), coche accidentado en la carretera y avería
  • Ciudad: densidad del tráfico, clima, hora, número de pasajeros, velocidad, claxon, frenazo, ambulancia, atasco, circuito menos o más ansiógeno

Si se trata de una amaxofobia sin una grave interferencia en la vida laboral, con una media de ocho sesiones podría ser suficiente, pero esto dependerá mucho del paciente, desde cuándo hace que tiene la fobia, de la gravedad de la misma, de la sintomatología asociada…

Realidad Virtual para el tratamiento online

A raíz del confinamiento y de las dudas acerca de cómo seguir tratando a nuestros pacientes que usaban la Realidad Virtual, ha aparecido una nueva herramienta que seguimos usando en nuestro Gabinete; se denomina Psious at Home. Esta herramienta permite, mediante un teléfono móvil o una Tablet y tanto en sistema Android como IOS, realizar tanto sesiones dirigidas como “mandar deberes” a nuestros pacientes que, habitualmente, hacen sesiones online por distancia geográfica o por cuestiones de salud, en el momento actual.

La única diferencia existente se halla en que en las sesiones presenciales la RV se realiza mediante unas gafas que permite que la experiencia sea en 3D, mientras que en el formato online la terapia se hace en 2D y, por tanto, el sentido de presencia disminuye, aunque existen “trucos” como estar en una habitación a oscuras y con la luz apagada, duplicar la imagen en la televisión por conexión inalámbrica (aunque podría empeorar la calidad de la imagen) o aumentar el brillo de la pantalla de móvil o de la tablet para aumentar la claridad de la imagen.

Referencias bibliográficas:

  • Alonso, F., Sanmartín, J., Esteban, C., Calatayud, C.,Alamar, B. y López-de-Cózar, E. (2008). Salud vial.Diagnóstico de los conductores españoles. Valencia: Attitudes.
  • Badós, A. (2015). Fobias Específicas: naturaleza, evaluación y tratamiento. Descargado de: http://hdl.handle.net/2445/65619
  • Barp, M. y Mahl, AC (2013). Amaxofobia: un estudio sobre las causas del miedo a conducir. UNOESC y Ciencia - ACBS, 4, 39-48. Recuperado de http://editora.unoesc.edu.br/index.php/ACBS/article/
  • Sáiz Vicente, E., Bañuls Egeda, R. y Monteagudo Soto,M.J. (1997). Exploración de la ansiedad en conductores noveles y profesionales. Anales de Psicología,13 (1), 65-75 [https://revistas.um.es/analesps/article/view/30721/29891]