Buena parte de los niños y niñas de adopción internacional presentan traumas. Unsplash.

El impacto del trauma relacional sobre el desarrollo es enorme. La estructura del cerebro está desarrollándose durante los primeros años de vida, y cualquier acontecimiento traumático afecta a todas las áreas de su formación.

Por otro lado, no hay mayor trauma en la infancia que experimentar el abandono. El cerebro social del neonato, del bebé y del niño van a buscar señales conocidas que le puedan proporcionar calma para sentir seguridad, para garantizar una seguridad básica que les permita mantenerse relajados para poder atender al mundo sin la percepción de una amenaza constante. Si esto no se da, el sistema nervioso experimenta niveles de sobreactivación o hipoactivación crónicos que se mantienen aún después de contar con un sistema de cuidado y de apego adecuados.

La neuromodulación en casos de trauma

Bessel A. Van der Kolk

En el prólogo del libro Neurofeedback en el tratamiento del trauma del desarrollo: Calmar el cerebro impulsado por el miedo de Sebern F. Fisher, Bessel A. Van der Kolk nos cuenta cómo conoció a S. Fisher en 2007 en una conferencia sobre apego y cómo se enfrentó en ese encuentro a un nuevo paradigma, una nueva forma de comprender la mente, el cerebro y el cuerpo. Nos narra cómo entrevistó a pacientes tratados con Neurofeedback en el centro de S. Fisher, y hasta qué punto le sorprendieron sus declaraciones. Una de ellas recoge y resume las evoluciones que describían esos pacientes:

“Sí, me convertí poco a poco en una persona apegada. Cuando no tienes miedo ni estás confundido puedes conocer gente de un modo diferente”.

Los profesionales de Vitaliza llevamos desde 1999 interviniendo con neurofeedback y contamos con el entusiasmo de Bessel A. Van der Kolk, uno de los mayores especialistas en trauma, a la hora de valorar el neurofeedbck. Esto nos lleva a suscribir sus palabras: “Probablemente el mayor desafío en la salud mental es cómo podemos ayudar a los pacientes con problemas graves de regulación afectiva, como los que entrevisté en el despacho de Sebern.

Esto suele ser resultado de un abuso y una negligencia severos durante la infancia –conocido también como trauma del desarrollo– en los que la falta de sincronicidad en las primeras relaciones con el cuidador conduce a ritmos anormales del cerebro, de la mente y del cuerpo.” “En el neurofeedback, parecemos animar al cerebro a establecer nuevos patrones oscilatorios que mejoren su complejidad natural y su sesgo inherente y necesario hacia la autorregulación".

En Vitaliza Psicología de la Salud, el neurofeedback forma parte de nuestra intervención terapéutica, para ayudar y facilitar la regulación del sistema nervioso central.

La terapia sobre el trauma por abandono temprano

Hace dos años comenzamos una investigación con niños que han sufrido abandono temprano; llevábamos años interviniendo con población infantil adoptada y con sus familias, y nos propusimos investigar sobre lo que hasta entonces observábamos a nivel clínico.

Uno de cada cuatro menores adoptados internacionalmente entre los 8 y los 12 años en España presenta problemas de adaptación escolar, mientras que más de una cuarta parte de los padres y madres refieren problemas exteriorizados e interiorizados, además de escasas habilidades adaptativas, que requieren de atención especializada. Cuando alcanzan la adolescencia, los menores adoptados internacionalmente son remitidos a los servicios de salud mental con más frecuencia que los no adoptados.

En nuestro gabinete de psicología Vitaliza, frecuentemente nos encontramos con familias con niños adoptados internacionalmente que acuden en busca de apoyo psicológico, especialmente en edades previas a la adolescencia. La evaluación y tratamiento de estos casos requiere un enfoque que tome en consideración tanto las dificultades de adaptación escolar y los déficits en las funciones cognitivas, como los problemas de comportamiento y las habilidades y capacidades que tienen los niños y sus familias para hacerles frente.

La evidencia empírica disponible sobre la eficacia de tratamientos enfocados al trauma en población infanto-juvenil es reducida y suele centrarse en tratar los síntomas traumáticos, mientras se tiende a relegar a un segundo plano otros síntomas psicológicos que muy frecuentemente se derivan de la exposición al trauma y provocan más incapacidad.

Por ello, en Vitaliza hemos querido demostrar empíricamente que el entrenamiento en neurofeedback puede servir como estabilizador emocional, combinado con otras terapias como puede ser la terapia de reprocesamiento por los movimientos oculares o EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing), mejorando la regulación emocional y proporcionando experiencias de logro y de conexión emocional.

Jornadas Sobre Trauma y Neuromodulación

La experimentada profesional en Neurofeedback Sebern Fisher, con la que tendremos la oportunidad de aprender en Jornadas Sobre Trauma y Neuromodulación, expresa en su libro Neurofeedback en el tratamiento del trauma del desarrollo, que gracias al entrenamiento del cerebro, podemos aliviar las secuelas del abandono en la primera infancia.

Este estudio será presentado en las primeras Jornadas Sobre Trauma y Neuromodulación, que tendrán lugar en Madrid del 16 al 19 de Abril organizadas por la Sociedad Española de biofeedbck y neurofeedback , SEBINE. En estas jornadas expondremos nuestra investigación, que tuvo como objetivo evaluar los cambios emocionales, cognitivos y conductuales asociados al tratamiento combinado de neurofeedback y EMDR en niños de 8 a 11 años adoptados internacionalmente.

Jornadas Trauma y Neuromodulación

Estas Jornadas son una oportunidad para conocer cómo funciona el Neurofeedback y lo que puede aportar en el trauma del Desarrollo. Las Jornadas contarán, como ya hemos dicho, con la presencia de la reconocida experta en trauma S. Fisher. En ese espacio tendremos la oportunidad de compartir los resultados obtenidos tras aplicar el tratamiento combinado de neurofeedback y EMDR.

Estos resultados apoyan las hipótesis planteadas, encontrándose resultados estadísticamente significativos reportados tanto por los niños como por las familias, en todas las áreas evaluadas. Como dato relevante, resaltar que el área en la que se concentran más evidencias de mejoría procedentes de diversas fuentes de información, es en la del funcionamiento cognitivo. Los padres observaron reducciones estadísticamente significativas en problemas de atención, quejas somáticas, hiperactividad-impulsividad, ira y aislamiento. Los niños reportaron una mejora de las relaciones familiares y de la autoestima, ambas estadísticamente significativas.

Esto muestra una mayor adaptación a los diversos contextos, en la que tanto los padres como los niños ven importantes signos de mejora que parecen confirmarse mutuamente. Todo ello nos lleva a confirmar que la intervención combinada del entrenamiento en neurofeedback y EMDR mejora la regulación emocional en niños con trauma de abandono, además de otras áreas cognitivas. Citando de nuevo a la prestigiosa terapeuta Sebern Fisher “Del mismo modo que la regulación emocional es la primera tarea de una buena crianza, también es la primera tarea de una terapia eficaz”.

Autoras: Anabel de la Cruz, neuropsicóloga. Cristina Cortés psicóloga especialista en trauma.