¿Qué es el Growth Mindset?

Te explicamos cómo el growth mindset puede marcar la diferencia.

¿Qué es el Growth Mindset?

Imagina tu mente como un poderoso automóvil. Tú, al volante, controlas el rumbo de tu vida. ¿A dónde te diriges? ¿Hacia un callejón sin salida lleno de pensamientos limitantes que te hacen sentir estancado? ¿O hacia una cima brillante, donde tus habilidades florecen y tus sueños se hacen realidad?

La respuesta de hacia dónde vas se encuentra en tu mentalidad, en la forma en que te relacionas con tus capacidades y desafíos. Aquí es donde entra en juego el Growth Mindset o mentalidad de crecimiento, una filosofía que te empodera para tomar el control del volante y dirigirte hacia el éxito.

Si las ganas de transformar tu vida para bien están susurrando cada vez más alto, te invitamos a que sigas leyendo para que conozcas qué es el Growth Mindset y cómo cultivar una mentalidad de crecimiento que te permita convertirte en un mejor conductor de tu propio destino.

¿Qué significa Growth Mindset?

En el campo de la psicología, la noción de mentalidad ha ganado gran importancia en los últimos tiempos. Se refiere a la manera en que interpretamos nuestras habilidades y el potencial de crecimiento que tenemos.

Pero, entonces, ¿qué es el Growth Mindset? En este contexto, la mentalidad de crecimiento puede definirse como una filosofía poderosa que nos permite transformar nuestra vida y alcanzar nuestros objetivos.

Tener fe en uno mismo y en nuestro potencial sirve como un combustible muy potente que impulsa este proceso. El Growth Mindset nos inspira a buscar un mayor conocimiento, a salir de nuestra zona de confort y a abrazar los errores como parte del camino hacia nuestro crecimiento.

Con esta perspectiva, entendemos que nuestras capacidades no son estáticas, sino que pueden desarrollarse y fortalecerse con esfuerzo, dedicación y aprendizaje constante.

Características del Growth Mindset

¿Quieres saber cómo actúa una persona que ha decidido cultivar su mentalidad de crecimiento? Te lo contamos a continuación:

  • Confía en su propio potencial: Tiene fe en sus capacidades y está segura de que puede lograr sus objetivos, sin importar los desafíos que se le presente en el camino.
  • Se centra en el aprendizaje continuo: No se conforma con lo que sabe, sino que busca constantemente ampliar sus conocimientos y desarrollar nuevas habilidades.
  • Ve los desafíos como oportunidades: En lugar de ver los obstáculos como barreras, los considera como una oportunidad para aprender y progresar.
  • No teme a cometer errores: Entiende que los errores forman parte del proceso de aprendizaje y los utiliza como valiosas lecciones para mejorar.
  • Acepta la crítica constructiva: Valora las opiniones de los demás y las utilizan para identificar áreas de mejora en su desempeño.
  • Se esfuerza por superarse constantemente: No se conforma con alcanzar sus metas, sino que buscan de manera constante nuevos desafíos que le permitan seguir creciendo.

Mentalidad de crecimiento vs. mentalidad fija

Volvamos al ejemplo del auto para ilustrar un tema importante: la diferencia entre la mentalidad de crecimiento y la mentalidad fija.

¡Advertencia! Puede que esto sea doloroso de leer, pero tener una mentalidad fija puede sentirse así: te encuentras al volante de un auto viejo y destartalado. Crees que tus habilidades son como el motor de este vehículo: inamovibles e incapaces de mejorar. Entonces, sin querer, comienzas a comportarte así:

  • Tus habilidades son tu camisa de fuerza: Tu autoestima se basa en tus conocimientos y habilidades adquiridos. Sentirte valioso se relaciona con un buen rendimiento, pero un fallo puede minar tu confianza.
  • Te aterra enfrentarte a desafíos: Prefieres evitar situaciones que requieran salir de tu zona de confort, ya que temes no estar a la altura.
  • Los errores te desmoralizan: Una pequeña equivocación puede hacerte cuestionar tus capacidades y distanciarte de tus metas.
  • La felicidad puede generar frustración en ti: Al compararte con los demás, experimentas un sentimiento de inferioridad cuando alcanzan lo que tanto deseas. Si te sentiste identificado, te abrazamos. No, no eres tú la persona del problema, el problema es que, a veces, tu forma de mirar la vida puede hacerte sentir cierto estancamiento. ¡Pero nada que no tenga solución!

Veamos ahora la contraparte. Siguiendo el ejemplo anterior, la mentalidad de crecimiento te pone al mando de un vehículo de última generación, capaz de superar cualquier terreno. Entiendes que tus habilidades son como el motor de este auto: pueden potenciarse con el combustible adecuado: esfuerzo, dedicación y aprendizaje constante.

Otra característica del Growth Mindset es que, aunque tu mente no te haya puesto al mando de un gran vehículo, sabes que en el futuro podrás alcanzar esa meta y trabajarás con intención para hacerlo posible, porque tienes las habilidades y la constancia suficiente.

¿Con cuál de las dos mentalidades te identificaste por ahora? Si necesitas trabajar un poco más en tu mentalidad de crecimiento, sigue leyendo.

Hábitos para tener una mentalidad de crecimiento

Si deseas sumergirte mucho más en el Growth Mindset y cultivar una mentalidad que te ayude a alcanzar tus metas, hay algunos hábitos o pasos que puedes ir sumando a tu día a día.

  • Reconoce tus puntos fuertes y áreas de mejora: Sé consciente de tus habilidades y aspectos en los que puedes crecer.
  • Establece objetivos desafiantes: Define metas que te impulsen a salir de tu zona de comodidad y te motiven a aprender y evolucionar.
  • Celebra tus éxitos: Reconoce y festeja tus avances, sin importar lo pequeños que sean.
  • Aprende de tus fallos: No te desanimes ante los fracasos. Interprétalos como oportunidades de aprendizaje y desarrollo.
  • Rodéate de personas con mentalidad de crecimiento: Busca el respaldo de individuos que te inspiren y te motiven a alcanzar tus objetivos.
  • Practica la paciencia y la perseverancia: Adoptar una mentalidad de crecimiento toma tiempo y esfuerzo. No te desanimes si no ves resultados inmediatos.

Desarrollar una mentalidad de crecimiento es un proceso continuo, no un destino. Requiere dedicación, esfuerzo y disposición para salir de tu zona de confort. Sin embargo, el viaje hacia el Growth Mindset vale la pena: te llevará a alcanzar tus metas, superar desafíos y llevar una vida más plena y gratificante.

  • Dweck, C. (2023, 6 abril). What Having a “Growth Mindset” Actually Means. Harvard Business Review.

Centro de Formación y Coaching

La Escuela Europea de Coaching, fundada en el año 2003, se sirve del coaching para potenciar el crecimiento y progreso de personas y organizaciones. El objetivo es contribuir a mejorar sus resultados mediante metodologías de aprendizaje que promueven la autonomía de cada participante, de modo que cada uno lidere su propio desarrollo personal y profesional. En estos programas de formación se parte del análisis de oportunidades y retos, y de fortalezas y debilidades, para maximizar las posibilidades de éxito.

Desde la Escuela Europea de Coaching se ha formado a más de 15.000 profesionales, colaborado con más de 400 empresas y dado servicio al 60% de las empresas del IBEX 35. Actualmente trabajan en España, Argentina, Italia, Chile, México y Portugal.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese