El término “doctor” es controvertido, pues suele utilizarse de forma errónea en el entorno social. Cuando una persona dice “voy al doctor”, generalmente se está refiriendo a un médico de familia, pero este no necesariamente tiene por qué haber cursado un doctorado.

Así, la palabra se asocia al mundo de la sanidad, pero puede existir un doctor químico, biólogo, sociólogo o politólogo. Un doctor es toda persona que cursa un doctorado.

Así pues, un médico puede ser un doctor si cursa un doctorado en medicina y cirugía (por ejemplo), pero no si al terminar la carrera y tras realizar las estancias pertinentes empieza a ejercer como profesional. Seguramente este error lingüístico venga derivado del inglés, pues para complicar aún más las cosas, en la cultura anglosajona todo médico se engloba bajo el término “medicine doctor” o meramente “doctor”.

Una vez hemos esclarecido que un doctor es una persona que ha hecho un doctorado en cualquiera de las vertientes de conocimiento que lo ofrezcan (no tiene por qué ser médico), toca avanzar al siguiente escalón: las diferencias entre doctor y catedrático. Aquí desgranamos ambos términos y te enseñamos las distancias prácticas que hay entre estas figuras.

¿Cuáles son las diferencias entre un doctor y un catedrático?

Como verás en líneas posteriores, un doctor (doctorado) y un catedrático se parecen bastante más entre ellos que un doctor (médico) y un doctor (doctorado). Sigue con nosotros, pues aunque pueda parecer lioso, te aseguramos que entenderás a la perfección a qué nos referimos con tanta terminología abstracta en un momento. Empecemos con las diferencias.

1. Un doctor necesita un doctorado, un catedrático requiere algo más

Según el diccionario Oxford Languages, un doctor es una persona que ha conseguido el último grado académico de la universidad, después de haber defendido una tesis doctoral. Este gran trabajo va precedido de un periodo formativo que se conoce como “doctorado”, con una duración de 3 años, prorrogable hasta un máximo de 5. Si la persona en cuestión quiere complementar su doctorado con otro puesto laboral, puede estudiarlo a tiempo parcial, expandiendo el periodo hasta por 5 años (con un máximo prorrogable de 8).

Por otro lado, la Real Academia Española de la Lengua define al catedrático como un profesor que tiene la categoría más alta en enseñanza media o universitaria. Dentro del ámbito universitario, un catedrático es una persona que ha hecho el doctorado, ha cumplido ciertos requisitos a lo largo de su carrera formativa y ha aprobado una prueba de selección en su universidad destino.

Simplifiquemos las cosas:

  • Doctor: 4 años de grado universitario +1 año de máster + 3 años de doctorado + defensa de tesis doctoral.
  • Catedrático (de universidad): 4 años de grado universitario + 1 año de máster + 3 años de doctorado + defensa de tesis + 3 años de antigüedad como profesor titular de universidad + acreditación + prueba selectiva.

Estos son los requisitos estándares en países como España, pero como veremos con posterioridad, algunos catedráticos necesitan aún más cualificación para alcanzar este puesto.

Doctorado

2. Hay distintos tipos de profesionales en cada categoría

Existen diversos tipos de doctores, según el doctorado que hayan cursado y el enfoque de su investigación. Veamos algunos de ellos:

  • Doctorado en investigación: requiere la defensa de una tesis doctoral, basada en una investigación original con una duración normal de 3 años.
  • Doctorado superior: es el doctor que hace una tesis para ser profesor. Esta figura está instaurada en Alemania y otros países, pero no en todos.
  • Doctorado profesional: doctorados que se alinean con una especialidad laboral. Por ejemplo, un doctor en fisioterapia o medicina dental. Estos cargos son típicos en los Estados Unidos.

De todas formas, es necesario matizar que un doctorado en investigación no solo engloba la física, las matemáticas o la química. El término “investigación original” también se puede aplicar a estudios sociológicos o políticos. En contra de lo que la gente suele pensar, no todos los doctores son eminencias en ciencias puras: desde la filología hasta la astrofísica, todo campo de conocimiento que se preste a la investigación original es candidato a generar una tesis.

Por otro lado, también existen diversos tipos de catedráticos, aunque el que nos viene a la mente de forma automática es el universitario en todos los casos. También hay catedráticos de bachillerato y de enseñanza secundaria, si bien no vamos a centrar nuestra atención en estos cargos.

3. Es mucho más difícil ser catedrático que doctor

Terminar un doctorado ya es un desafío de por sí, pues muchos estudiantes recién salidos del máster deciden embarcarse en este proyecto sin financiación alguna. Si el investigador nóvel no recibe una beca del estado, no cobrará durante esos 3 a 5 años que dura la etapa formativa. Por ello, solo un 1,1 % de la población europea ostenta este título.

De todas formas, llegar al puesto de catedrático es una tarea muchísimo más difícil. A continuación encontrarás los requisitos generales en España para alcanzar este estatus:

  • Haber sido profesor titular de universidad (o catedrático de escuela universitaria). Un profesor titular de universidad es un profesional que tiene plena autonomía docente e investigadora. Es un funcionario del estado que imparte clases y a la vez investiga.
  • Estar en posesión del título de doctor, es decir, haber cursado un doctorado (en investigación).
  • Tener un mínimo de 3 años de antigüedad en el entorno universitario.
  • Presentar una acreditación del currículo por parte de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación.
  • Aprobar la prueba selectiva de la universidad destino.
  • No tener ningún tipo de antecedente penal o problema con la ley.

Como podrás imaginar, muy pocas personas cumplen todos estos requisitos. Además, para dificultar más aún el proceso, algunos campos de la ciencia valoran también la productividad del profesor como investigador a la hora de evaluar su validez.

Por ejemplo, para ser un catedrático especializado en Física o Química, el profesor titular debe haber participado durante su periodo como docente en un mínimo de 50 investigaciones originales en revistas reconocidas a nivel internacional.

4. Las tareas de ambos cargos son muy diferentes

Un doctor es una persona que ha realizado una investigación original y, por tanto, al acabar el doctorado suele dedicarse a investigar. Estudios realizados en EE.UU demuestran que el 57% de los doctorados se quedan compaginando la enseñanza con la investigación en su universidad de origen (profesores titulares), mientras que solo el 4% van a entidades públicas.

Dicho de otro modo, un doctor puede permanecer en el entorno universitario y dar clases, pero también puede decidir dedicarse enteramente a la investigación si oposita para una plaza en un organismo público dedicado a ello. En España, los científicos doctorados que no continúan en la universidad suelen acudir a los centros regidos por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En estos organismos, su labor seguirá siendo generar conocimiento en forma de investigaciones.

El catedrático, por su parte, es como un profesor titular que va un paso más allá. Además de la docencia y la investigación repartidas a lo largo de su jornada laboral, un catedrático debe de encargarse de diversas cuestiones administrativas que conciernen a la universidad en la que trabaja. Por ejemplo, suele preparar los cursos universitarios, realizan conferencias, supervisan a los profesores que tienen a su cargo, dirigen las investigaciones de otros profesores, divulgan los resultados comunes y se comunican con otras entidades.

Resumen

Como puedes ver, el batiburrillo terminológico que se ha formado entre los términos “doctor”, “médico” y “catedrático” se puede esclarecer si acudimos a las definiciones basales de cada uno de estos profesionales y las labores que realizan.

Un doctor es una persona que ha cursado y aprobado un doctorado, mediante la defensa de una tesis doctoral. Un doctor puede ser médico, pero también biólogo, geólogo, sociólogo, politólogo, filólogo y muchas cosas más. Para alcanzar este puesto, se deben cursar 4 años de grado, 1 año de máster y de 3 a 5 años de doctorado a tiempo completo.

Por otro lado, un catedrático universitario es una persona que investiga y enseña en el entorno universitario, pero que también dirige a otros profesores y gestiona cuestiones logísticas de la institución. Un catedrático necesita, además de todo lo citado en el caso del doctor, un número concreto de años como docente, un número mínimo de investigaciones originales, una acreditación de su currículum y superar una prueba de acceso concreta.

Referencias bibliográficas:

  • ¿Médico o doctor? Elsevier. Recogido a 8 de junio en https://www.elsevier.com/es-es/connect/estudiantes-de-ciencias-de-la-salud/medicos-o-doctores
  • ¿Merece la pena hacer un doctorado en España? UniverSÍdad. Recogido a 8 de junio en https://www.universidadsi.es/merece-la-pena-hacer-el-doctorado-en-espana/
  • Catedrático, Real Academia Española de la Lengua. Recogido a 8 de junio en https://dle.rae.es/catedr%C3%A1tico
  • Sierra, J. C., Buela-Casal, G., Sánchez, M. P. B., & Santos-Iglesias, P. (2009). Opinión de Profesores Titulares y Catedráticos de Universidad acerca de criterios y estándares para la acreditación del profesorado universitario. Revista española de documentación científica, 32(3): 89 - 100.