Este fármaco antidepresivo es usado también como nootrópico.

La depresión mayor es uno de los trastornos mentales más comunes en la población, siendo la búsqueda de alternativas terapéuticas para su tratamiento algo de gran relevancia. El uso de psicofármacos es una de dichas alternativas, siendo muchas las sustancias clasificadas como antidepresivos y teniendo entre ellas mecanismos de actuación que pueden diferir en mayor o menor medida.

Algunas de estas sustancias incluso pueden tener un efecto mediante un mecanismo de acción que puede parecer contrario al de la mayoría de este tipo de fármacos. Es lo que ocurre con la tianeptina, sobre el que vamos a hablar en este artículo.

Qué es la tianeptina

La tianeptina es un psicofármaco sintetizado en los años setenta, que fue creado con el fin de combatir la sintomatología depresiva. Este antidepresivo tiene interesantes propiedades, y se ha demostrado que tiene un nivel de eficacia semejante al de sustancias tales como la fluoxetina, presentando además una actuación rápida al tener los primeros efectos alrededor de una o dos semanas tras el primer consumo (por lo general, los antidepresivos tardan alrededor de un mes). También se ha empleado como tratamiento coadyuvante para mejorar la eficacia de otros antidepresivos, así como otras alteraciones como la ansiedad y el estrés.

En ocasiones ha sido clasificada como tricíclico debido a que tiene la misma estructura química, pero lo cierto es que su mecanismo de acción no se corresponde con el propio de este grupo. De hecho, más bien podría clasificarse diferencialmente en una nueva categoría: por su mecanismo de acción, opuesto a la de los inhibidores específicos de la recaptación de serotonina o ISRS, la tianeptina es el principal representante de los potenciadores de la recaptación de serotonina o PSRS.

A pesar de su eficacia y su utilidad, la tianeptina no suele ser especialmente conocida ni empleada debido a que tiene un riesgo relativamente elevado de generar dependencia (llegándose a clasificar como estupefaciente en países como Francia), no estando autorizado como antidepresivo en muchos países al considerarse que el balance entre riesgos y beneficios era en el mejor de los casos levemente favorable. Sin embargo, si se vende por otras vías, debido a que tiene efectos nootrópicos y mejora la memoria. En nuestro país se ha empezado a comercializar como antidepresivo en el año 2015, pero suelen emplearse otras alternativas como tratamiento de primero línea.

Mecanismo de acción

La tianeptina es un antidepresivo único debido a su peculiar mecanismo de acción. Y es que al contrario que otros antidepresivos tan populares como los ISRS, que inhiben la recaptación de serotonina de tal forma que aumenta la cantidad de esta hormona en el encéfalo, la tianeptina funciona potenciando en gran medida dicha recaptación.

Aunque pudiera parecer que este mecanismo de acción es contraproducente, lo cierto es que la tianeptina es eficaz en el tratamiento de la sintomatología depresiva. Y es que a pesar de que la cantidad de serotonina presente en el espacio sináptico es recaptada, al parecer actúa también intensificando la comunicación entre neuronas de las vías serotoninérgicas. El fármaco en sí no parece unirse a ningún receptor.

Además también reduce los niveles de corticotropina y glucocorticoides, cosa que la hacen útil en la lucha contra el estrés. También reduce la actividad del eje hipotálamo-hipofiso-adrenocortical. Asimismo contribuye a aumentar los niveles de acetilcolina en el cerebro (entre otros motivos debido a que reduce el nivel de serotonina). Por último, también parece modificar el funcionamiento y la transmisión de glutamato, normalizándose en situaciones de estrés.

Aplicaciones e indicaciones

La tianeptina es un psicofármaco que ha sido empleado en diferentes trastornos y con diferentes aplicaciones. La primera y más destacable es su indicación en la depresión mayor y otros trastornos depresivos, en los que como se ha mencionado tiene una eficacia comparable a la de fármacos tan populares como los ISRS.

También resulta de gran utilidad en el tratamiento de los trastornos vinculados a la ansiedad e incluso a trastornos de tipo somático, no teniendo además ningún efecto negativo en el nivel conciencia. Se ha manifestado de gran utilidad para el tratamiento del estrés, preservando asimismo de daños derivados de su vivencia continuada en áreas como el hipotálamo.

Por último, la tianeptina es comercializada también como suplemento dietético en algunos países debido a su capacidad de facilitar el aumento de los niveles de acetilcolina, la cual favorece la atención y el aprendizaje y facilita la memorización y el recuerdo.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La tianeptina es un fármaco que presenta un nivel de eficacia considerable. Al contrario que otros fármacos no genera alteraciones sexuales, ni aumenta el peso. No se ha detectado que genere arritmias ni problemas cardíacos, y es especialmente conocido el hecho de que no genera somnolencia. Sin embargo, su consumo puede generar diferentes efectos secundarios.

Entre los efectos secundarios que podemos encontrar, la tianeptina podría llegar a generar vértigo y mareo, temblor, dolor abdominal, cefalea y síntomas de resfriado. También crisis asmáticas, anorexia o pérdida del apetito, dolores, palpitaciones, taquicardias, sofoco y astenia. En sujetos con historial de brotes psicóticos puede facilitar que vuelvan a aparecer. Asimismo, uno de los grandes riesgos de este fármaco es que tiene un gran potencial para generar dependencia, pudiendo llegar el sujeto que la consume a la adicción. Este es uno de los principales factores por los que su utilización no se ha popularizado y de hecho no se comercializa en diferentes países.

Como principales contraindicaciones cabe remarcar que no deberían consumir este tipo de fármaco sujetos que estén consumiendo antidepresivos de tipo IMAO, o antes de la aplicación de un anestésico. También está contraindicado en sujetos con problemas de adicción (si bien se emplea en depresiones que cursan con alcoholismo), sujetos con sintomatología psicótica positiva y/o episodios maníacos. Deben tener gran precaución embarazadas, madres lactantes o menores, así como también personas con problemas renales.

Referencias bibliográficas

  • McEwen, B.S.; Chattarji, S.; Diamond, D.M.; Jay, T.M.; Reagan, L.P.; Svenningsson, P. & Fuchs, E. (2010). The neurobiological properties of Tianeptine (Stablon): from monoamine hypothesis to glutamatergic modulation. Mol Psychiatry.; 15(3): 237–49. doi:10.1038/mp.2009.80.
  • Watanabe, Y.; Gould, E.; Daniels, D.C.; Cameron, H. & McEwen, B.S. (1992). Tianeptine attenuates stress-induced morphological changes in the hippocampus. European Journal of Pharmacology; 222: 157-16.
  • Calabozo, B.; Molina, V. & Uribe, F. (2016). Tianeptina: ¿por qué en España no ha sido catalogada como estupefaciente?. Rev. Psiquiatr. Salud ;ent; 9 (3): 176-177.