Una serie que plantea debates en el ámbito de la educación. SF Film Production.

"Rita", una serie danesa estrenada en 2012, se puede categorizar como una comedia dramática que muestra las vivencias personales y profesionales de su protagonista (Rita Madsen). Esta profesora que ejerce en la escuela pública danesa, ya cerca de los cuarenta años y sin pelos en la lengua, tiene una tendencia innata a ir en contra de las normas establecidas.

Durante sus cuatro temporadas emitidas hasta la fecha (y sin confirmación oficial sobre su renovación o finalización definitiva), la trama explica de forma reflexiva y crítica las problemáticas y las vicisitudes que intrínsecamente pueden surgir en el desempeño de la labor docente, así como otro tipo de encrucijadas, conflictos y experiencias personales e interpersonales que la protagonista vive en su ámbito más familiar y sentimental.

Una ficción centrada en la tarea educativa

Tomando en consideración que al tratarse de una serie en la cual el desenlace de algunas de las situaciones expuestas a lo largo de sus 32 capítulos puede presentar una resolución en algún punto más sencilla que la que podría darse en la vida real, lo cierto es que la explicación que realizan los guionistas sobre cómo gestionar temas como la sobreprotección parental hacia los hijos, el cuestionamiento de la figura docente por parte de las familias, el acoso escolar, la aceptación de las distintas orientaciones sexuales, etc., permite realizar un acto de reflexión sobre qué tipo de valores sustentan la sociedad actual.

En efecto, Rita suele utilizar una metodología poco ortodoxa, generándose la enemistad o confrontación respecto del resto de los adultos (como sus compañeros de trabajo, los padres del alumnado, familiares y amistades) aunque por otra parte, parece ser muy valorada y querida por el conjunto de menores que asisten a sus clases.

¿Qué puede aportar la serie "Rita"?

Ante la variedad de cuestiones que plantea la serie, veamos qué tipo de aprendizajes, valores, enseñanzas y reflexiones puede generar el seguimiento de esta peculiar e interesante producción televisiva, tanto dentro del propio desarrollo personal y emocional individual, como en un sentido más global y general sobre la forma de entender la sociedad actual.

1. Dar mayor peso a aspectos morales por encima de aspectos legales

Rita tiene una tendencia a actuar de forma independiente y suele dejarse influir de forma muy escasa por las opiniones de los demás. Un ejemplo de ello se muestra cuando decide hacerse cargo de la "co-tutoría" (extraoficialmente hablando) de un adolescente cuya madre presenta un trastorno bipolar y decide no denunciar dicha situación a fin de que el chico no sea separado de su figura materna.

2. Afrontar activamente la causa del malestar

El personaje de Rita no deja pasar una sola oportunidad de solucionar alguna situación escolar identificada como problemática, implicándose y buscando alternativas sobre cómo proceder si la opción aplicada en primer lugar no surte efecto. La profesora parece defender una concepción positiva del “cambio” al no conformarse con lo establecido solo porque sea lo habitual o lo más cómodo.

Una muestra de ello se observa en la asunción que ella misma realiza sobre la orientación sexual de su hijo menor Jeppe y cómo confronta la situación con los progenitores de las parejas que el chico va presentando en casa.

3. Ser coherente y aceptar las consecuencias de las propias decisiones

En muy diversas ocasiones la protagonista intenta trasmitir tanto al alumnado como a sus propios hijos que deben aprender a decidir por sí mismos y que todo acto va seguido de un efecto determinado. También defiende como esencial basar las propias elecciones teniendo en cuenta dichas consecuencias, aunque estas supongan la renuncia a un beneficio o impliquen un coste personal elevado.

En una de las problemáticas expuestas en la tercera temporada, Rita antepone optar por la salvación a nivel económico de la escuela por delante de conservar su empleo como docente y directora. Sin embargo, también es cierto que en su rol de madre presenta algunas carencias de tipo emocional que interfieren negativamente en la manifestación de una actitud responsable, madura y más precavida.

4. Expresar y compartir tanto cogniciones como sentimientos

Es algo importante para favorecer una gestión emocional adecuada. Este aprendizaje es uno de los que quizá Rita valore como más complejos de alcanzar, puesto que en las primeras temporadas se observa en ella un aislamiento emocional muy significativo respecto de su propia familia, especialmente de sus hijos y de su madre. Poco a poco, la profesora va aprendiendo a establecer vínculos interpersonales más íntimos siendo capaz de mostrar más sus sentimientos hacia el otro, aunque inicialmente efectúe dichas aproximaciones de forma errática.

5. Evitar caer en los prejuicios, en la estigmatización y en la crítica sin fundamento

En uno de los capítulos, Rita aboga por defender a un alumno con déficit de atención ante una acusación de vandalismo por parte de la comunidad educativa. Ello le conlleva actuar en contra de la opinión mayoritaria y mantenerse firme en sus convicciones personales. Más adelante defenderá hasta agotar todas las posibilidades el mantenimiento de un espacio de inclusión destinado a una parte del alumnado con dificultades de aprendizaje y otras particularidades psicológicas adversas.

Aprender a perdonarse a uno mismo, aceptar y aprender de los propios errores. Este es sin duda uno de los últimos aprendizajes que consigue interiorizar Rita tras reencontrarse con algunos acontecimientos traumáticos del pasado que han ido haciendo mella en su carácter y en su forma de funcionar en el ámbito interpersonal. Ello se muestra de forma muy evidente en la cuarta temporada, donde continuos momentos de flashbacks presentan a una Rita adolescente rebelde con una gran problemática familiar a cuestas.

A modo de conclusión

Tras este breve análisis de los contenidos incluidos en el metraje, parece que la serie ofrece una perspectiva alternativa sobre cómo afrontar situaciones cotidianas que, tanto personal como profesionalmente, pueden presentarse en los diferentes entornos de interacción de un mismo individuo. Aunque es cierto que el personaje tiende a tropezar varias veces con la misma piedra y que se encuentra habitualmente en el punto de mira del resto de los adultos con quienes se relaciona, la profesora logra enseñar a su alumnado (y al espectador) una serie de valores que van mucho más allá de los contenidos académicos que otros docentes de la serie están dispuestos a trasmitir.

Así, toda situación vital está plagada de matices que cabe contextualizar y tener en cuenta para, en definitiva, huir de las dicotomías y de la rigidez que normalmente se encuentran asociadas a la creencia de determinados convencionalismos carentes de sentido práctico respecto del quehacer dentro de la sociedad actual.