De la misma manera que la ciencia estudia muchos aspectos diferentes, los métodos necesarios para abordarlos también deben ser diferentes, con características adecuadas para abordar uno u otro objeto de estudio.

Las técnicas de investigación son todas las herramientas de las que se vale la ciencia para incrementar su campo de conocimiento, tanto de las personas en su individualidad como en su conjunto, además de poder conocer fenómenos naturales, como la conducta animal.

A continuación veremos cuáles son las principales técnicas de investigación y las vamos a englobar según sean técnicas cuantitativas o técnicas cualitativas.

Las técnicas de investigación

Las técnicas de investigación son los procesos e instrumentos utilizados en el abordaje y estudio de un determinado fenómeno, hecho, persona o grupo social. Con estos métodos, los investigadores pueden recopilar, examinar, analizar y exponer la información con la que se han encontrado. Es a partir de estos procesos por los cuales las investigaciones consiguen satisfacer su principal objetivo, que es el de adquirir nuevo conocimiento y expandir la ciencia.

No todas las técnicas de investigación son adecuadas para los mismos objetos de estudio. En función de sus características, serán más adecuadas unas técnicas u otras. En el momento en el que se plantee lo que se quiere estudiar, el grupo investigador decidirá escoger la técnica más adecuada, siendo esta elección un punto fundamental en todo proyecto de investigación.

Tipos de técnicas de investigación

A grandes rasgos, existen dos tipos de técnicas de investigación: las técnicas cuantitativas y las técnicas cualitativas. Dentro de estos dos tipos hay distintas herramientas que son utilizadas en función de los datos a obtener y en la forma en cómo se va a proceder a analizarlos.

La investigación cuantitativa

La investigación cuantitativa es empírica, y se fundamenta en la objetividad. Las técnicas cuantitativas suelen recoger datos transformándolos en números, y relacionando estos valores de tal manera que se pueda establecer si hay o no relaciones de causalidad entre las diferentes variables evaluadas.

1. Las encuestas

La encuesta tiene como finalidad medir las características de una población mediante la recogida de datos, obtenidos a partir de las respuestas que hayan emitido los encuestados, y analizándolos estadísticamente.

La obtención de los datos se hace por medio de cuestionarios, es decir, listados de preguntas que los participantes deben contestar.

Entre las preguntas que pueden plantearse en una encuesta tenemos prácticamente de todo tipo: preguntas abiertas, preguntas cerradas, preguntas dicotómicas (opción A u opción B), preguntas de selección múltiple, preguntas en abanico, de estimación. preguntas de opinión...

Pese a que son fáciles y rápidas de aplicar, las encuestas implican algunos problemas. Entre ellos está la falta de sinceridad en las respuestas del participante, en pos de desear causar una buena impresión o disfrazar la realidad de cara al investigador. También, de forma inconsciente o voluntaria, el participante puede tender a contestar “sí” a todo.

Además, puede ocurrir que los participantes no entiendan algunos de los ítems del cuestionario, contestando de forma totalmente contraria a lo que realmente hubieran respondido en caso de haberlos entendido.

2. Los tests

Los test se podrían considerar una técnica a medio camino entre las encuestas y la entrevista. La diferencia con las encuestas es que los tests suelen tener una finalidad diagnóstica, mientras que las encuestas pretenden conocer la opinión pública, de manera impersonal y sin conocer el nombre o datos personales de los encuestados.

Tienen por objetivo recabar información sobre rasgos definidos de la persona, como puede ser su personalidad, conducta y características personales, tanto de forma individual como colectiva. Entre las características evaluadas podemos encontrar la inteligencia, el rendimiento académico, la memoria, el grado de depresión...

Estas técnicas de investigación son de las herramientas más clásicas en psicología y desde que se elaboraran los primeros se han ido diseñando de nuevos, adaptados a todo tipo de necesidades científicas. Los tests no pueden faltar en psicología experimental, pero también sociología y ciencias de la educación.

Para que un test sea adecuado, éste debe ser válido, es decir, estudiar lo que pretende estudiar y no otra cosa. Por ejemplo, no tiene sentido que un test ponga que evalúa la inteligencia si en él hay preguntas de cultura general, como saber cuál es la capital de Francia o cuántos años son un lustro.

Hay que entender que los tests, pese a ser muy objetivos, no son perfectos. Siempre cabe la posibilidad que, al igual que sucede con las encuestas, el participante no conteste a todo de forma objetiva o no haya entendido los ítems que conforman el cuestionario.

3. Los estudios correlacionales

Los estudios correlacionales permiten determinar el grado en que dos o más variables están relacionadas dentro de una muestra o población. El grado de relación se estima usando diversos métodos estadísticos, los cuales permiten conocer si la relación entre estas variables se da y, en caso de que así sea, saber si es directa o inversamente proporcional.

Un ejemplo de relación positiva entre dos variables sería: nota sacada en un examen y horas dedicadas de estudio por el alumnado universitario correlacionan de tal forma que a más horas de estudio mejor nota.

Un ejemplo de relación negativa sería: nota sacada en un examen y horas dedicadas a estar de cháchara en el bar, correlacionando de tal forma que a más horas estando en el bar peor nota en los exámenes.

4. Los estudios causales-comparativos

Parecidos en cierta manera con los estudios correlacionales, los estudios causales-comparativos pretenden establecer el tiempo en el cual ocurre la causa y el efecto en un determinado fenómeno. Es por este motivo que estos estudios se subdividen en dos tipos: los estudios los causales-comparativos retrospectivos y los prospectivos.

En los retrospectivos el grupo investigador realiza análisis del problema cuando ya han ocurrido los efectos. Es decir, se trata de encontrar cuál es la causa de un fenómeno que ya se ha observado. En cambio, en los prospectivos, la investigación empieza antes de que ocurran los hechos, partiendo de las causas y tratando de averiguar cuáles serán sus efectos.

5. Los estudios experimentales

La principal característica de los estudios experimentales es que se guían en base a la elaboración previa de una o varias hipótesis. Es decir, parten de un enunciado, en forma de afirmación, y es por medio de la investigación que se pretende conocer si este enunciado es verdadero o falso, es decir, comprobar o refutarlo. Durante el experimento, el grupo investigador controla una o varias variables, evaluando los efectos que se dan en base a los cambios que hagan sobre ellas.

La investigación cualitativa

La investigación cualitativa tiene como objetivo principal comprender e interpretar fenómenos que, por motivos varios, no se pueden extrapolar a un contexto de laboratorio, o que dependen del contexto en el que se dan. Es por este motivo que con la investigación cualitativa se describen escenarios, personas y comunidades en su forma natural, sin que los investigadores controlen y modifiquen directamente una o varias variables.

1. La observación

La observación, como su propio nombre indica, implica observar atentamente el fenómeno, hecho o caso concreto, tomando la información necesaria y registrándola de forma más o menos sistemática.

Realmente, la observación es un elemento fundamental de toda investigación, por muy cuantitativa que pretenda ser al final. De hecho, la observación es una herramienta tan importante para la ciencia que, básicamente, la mayor parte de los conocimientos científicos se han obtenido haciendo uso de esta técnica cualitativa.

El grupo investigador se apoya de la observación para obtener el mayor número de datos posible. Así, observan conductas que quizás no son evaluables mediante la administración de cuestionarios o que el sujeto objeto de estudio no es consciente de realizar. También es frecuente el uso de esta técnica al principio de las investigaciones, cuando no se dispone de suficiente información sobre un fenómeno específico.

Existen diferentes formas de observación, veamos cuáles son.

  • Observación directa: el investigador se pone en contacto personalmente con el hecho a investigar.
  • Observación indirecta: se conoce el fenómeno mediante observaciones hechas por otras personas.
  • Observación participante: el investigador se adentra en el fenómeno,, consiguiendo información “desde dentro”.
  • Observación no participante: se recoge la información desde fuera, sin intervenir en el fenómeno.
  • Observación no estructurada: la observación se realiza sin la ayuda de elementos técnicos ni especiales.
  • Observación estructurada: se tiene ayuda de elementos técnicos apropiados, como pueden ser tablas, fichas...
  • Observación de campo: se realiza en lugares donde ocurren los hechos o fenómenos a investigar.
  • Observación de laboratorio: se realiza la investigación con grupos humanos previamente determinados, en condiciones de laboratorio.

2. Investigación bibliográfica

La investigación bibliográfica es una técnica cualitativa que se encarga de explorar todo aquello que se haya escrito acerca un determinado tema o problema. Este tipo de investigación pretende cumplir con las siguientes funciones:

  • Apoyar y sustentar, de forma teórica, el trabajo que se quiere realizar.
  • Evitar que la investigación actual sea una réplica de algo que ya se ha hecho.
  • Permitir dar a conocer experimentos previos elaborados para refutarlos/confirmarlos.
  • Ayudar en la continuación de investigaciones anteriores que fueron interrumpidas o incompletas.

3. Los estudios etnográficos

Los estudios etnográficos son utilizados cuando se quiere conocer más a fondo el comportamiento, hábitos y formas de vida de un grupo humano, de etnia, cultura, grupo lingüístico, orientación sexual o tendencia política cualquiera.

Cada grupo humano puede tener unos comportamientos, creencias y actitudes muy diferentes, pero que configuran una misma unidad cultural, es por ello que se hace uso de este tipo especial de estudio, dado que hay aspectos socioculturales difíciles de evaluar y obtener por vías cuantitativas.

4. La teoría fundamentada

Este método de investigación implica elaborar la teoría a partir de los datos. Es decir, el punto de inicio no consiste en el marco teórico o en una búsqueda bibliográfica previa, sino que se elaborar la teoría a partir de los datos obtenidos durante el proceso.

La teoría fundamentada no solo se usa en las ciencias sociales, sino que también es un método aplicado en las ciencias de la salud. Un ejemplo de ello sería en la evaluación de los síntomas y signos de un paciente, los cuales determinarán el diagnóstico y el proceso de intervención.

5. La narrativa y los métodos de visualización

La técnica de la narrativa implica pedir a personas que cuenten sus historias o vivencias acerca de un determinado evento, explicando su testimonio y cómo lo han vivido.

Una técnica similar son los métodos de visualización, en la que se pide a los sujetos que informen de un fenómeno, elemento o hecho de forma pictórica, como puede ser elaborar un mapa, un diagrama o una representación más o menos artística de sus vivencias.

Un ejemplo de método de visualización sería pedirle a alguien que realizara un esquema de su comunidad o de los elementos que forman parte de su día a día, como pueden ser su casa, la escuela, la panadería del barrio...

6. Los estudios de caso

Los estudios de caso involucran un examen en profundidad de una sola persona o de una sola institución. El objetivo principal de estas técnicas es proporcionar una representación lo más exacta posible del individuo estudiado, tratando de obtener todo tipo de información pertinente con lo que se quiere estudiar de él.

El estudio de caso es una herramienta muy recurrida en psicología, especialmente si se trata de un caso muy complejo o que necesita atención especial, o en caso de que sea un paciente que acude a la consulta del psicoterapeuta. Al abordarse a la persona de manera individual y profunda, el investigador posee una comprensión detallada del problema o cuestión a tratar.

7. Las entrevistas

La entrevista es una técnica con la cual se obtienen datos a partir del diálogo entre dos personas: el entrevistador, o bien el investigador, y el entrevistado.

El rol del entrevistado lo puede desempeñar un participante en una investigación, un paciente, un candidato a un puesto de trabajo o un experto en una determinada temática. Esta entrevista se realiza con el fin de obtener información del entrevistado, la cual variará en función del objeto de estudio de la investigación.

La entrevista es de las técnicas de investigación más antiguas. Lleva largo tiempo siendo utilizada en psicología y también es aplicada en sociología y educación. De hecho, es en estas ciencias, junto con la observación, que la entrevista constituye una técnica indispensable dado que permite obtener datos directamente de la persona que es objeto de estudio.

El uso de la entrevista se hace cuando se considera necesario que exista interacción y diálogo entre el investigador y la persona investigada. También es una buena herramienta a utilizar cuando la población que es objeto de estudio es pequeña y manejable, ya sea una persona o un grupo reducido de ellos.

El entrevistador debe ser una persona que demuestre seguridad de sí mismo. Además, debe ponerse al nivel del entrevistado, planteando la entrevista en términos que sean fácilmente comprensibles con el entrevistado y que no se den ambigüedades.

Referencias bibliográficas

  • Anguera, M.T. (2003). La observación. En C. Moreno Rosset (Ed.), Evaluación psicológica. Concepto, proceso y aplicación en las áreas del desarrollo y de la inteligencia (pp. 271- 308). Madrid: Sanz y Torres.
  • Blanco-Villaseñor, A. (1997). Metodologies qualitatives en la investigació psicològica. Barcelona: Edicions de la Universitat Oberta de Catalunya.
  • Blanco Villaseñor, A. (1993). Fiabilidad, precisión, validez y generalización de los diseños observacionales. En M.T. Anguera (Ed.), Metodología observacional en la investigación psicológica (Vol 2, Fundamentación, pp 151-261). Barcelona: PPU.
  • Hammersley, M. y Atkinson, P. (2001). Etnografía. Métodos de investigación. Barcelona: Ediciones Paidós.
  • Losada, J.L. y López-Feal, R. (2003). Métodos de investigación en ciencias humanas y sociales. Barcelona: Paraninfo-Thomson.