A lo largo de la historia y en todo el mundo han existido una gran variedad de pueblos y culturas con características propias y una manera de ver el mundo, algunas de las cuales han formado grandes civilizaciones.

Algunas de ellas aparecieron en Sudamérica, como la maya o la inca, y pese a que dichas civilizaciones terminaron por desaparecer han podido dejar atrás muestras de su idiosincrasia. Entre ellas encontramos el idioma náhuatl, que pese a que algunas personas creen desaparecido sigue poseyendo numerosos hablantes.

Al igual que ocurre con muchas de las lenguas que se hablan en el mundo, este hermoso idioma ha sido utilizado no sólo para transmitir información sino para expresar el mundo interior y los sentimientos de quien lo utiliza en forma de composiciones poéticas. En este artículo se muestran un total de doce poemas en náhuatl, algunos de ellos procedentes de tiempos precolombinos.

Una docena de Poemas en Náhuatl

A continuación os mostramos una docena de poemas en náhuatl sobre diversos ámbitos, en los que pueden observarse distintos temas que formaban parte de la idiosincrasia y/o la historia de los antiguos habitantes de México, o bien de sus herederos en la actualidad.

Cada uno de ellos cuenta también con una traducción aproximada al español, realizada por diversos autores.

1. Xon Ahuiyacan (Nezahualcóyotl)

“Ica xon ahuiyacan ihuinti xochitli, tomac mani, aya. Ma on te ya aquiloto xochicozquitl. In toquiappancaxochiuh, tla celia xochitli,cueponia xochitli. Oncan nemi tototl, chachalaca, tlatohua, hahaya hual on quimatli teotl ichan, ohuaya, ohuaya

Zaniyo in toxochiuhica ica tonahuiyacan. Zaniyo in cuicatl, aya icaon pupulihui in amotlaocol. In tepilhuan ica yehua, amelel on quiza, ohuaya, ohuaya Quiyocoya in Ipalnemohua, aya qui ya hualtemohuiya moyocoyatzin, in ayahuailo xochitli, ica yehua amelel on quiza.”

Traducción: Alegraos

“Alegraos con las flores que embriagan, las que están en nuestras manos. Que sean puestos ya los collares de flores. Nuestras flores del tiempo de lluvia, fragantes flores, abren ya sus corolas. Por allí anda el ave, parlotea y canta, viene a conocer la casa del dios. Solo con nuestras flores nos alegramos. Solo con nuestros cantos, perece vuestra tristeza.

Oh señores, con esto, vuestro disgusto se disipa. Las inventa el dador de la vida, las ha hecho descender el inventor de sí mismo, flores placenteras, con ellas vuestro disgusto se disipa.”

  • Este breve poema es obra de Nezahualcóyotl, rey de Texcoco y uno de los más antiguos y relevantes exponentes de la poesía náhuatl precolombina (no en vano fue también llamado el Rey Poeta) al cual se le considera un sabio y erudito que estudiaba y reflexionaba sobre aspectos trascendentes de la realidad y de la vida. Este fragmento forma parte del subgénero de la poesía náhuatl conocido como xoxicuícatl o cantos a la poesía. Cabe remarcar el hecho de que en la poesía náhualt la poesía es simbolizada por las flores, con lo que en estos poemas se hace referencia y reflexión respecto a la poesía en sí cada vez que se habla de una flor.
Lengua Náhuatl

2. Ah in tepilhuan (Nezahualcóyotl)

“Ah in tepilhuan: ma tiyoque timiquini ti macehualtin nahui nahui in timochi tonyazque timochi tonalquizquee Ohuaya Ohuaya in tlalticpac. Ayac chalchihuitl ayac teocuitlatl mocuepaz in tlalticpac tlatielo timochiotonyazque in canin ye yuhcan: ayac mocahuaz zan zen tlapupulihuiz ti yahui ye yuhcan […] ichan Ohuaya Ohuaya.

Zan yahqui tlacuilolli Aya ah tonpupulihui Zan yuhqui xochitl Aya in zan toncuetlahui ya in tlalticpac Ohuaya ya quetzalli ya zacuan xiuhquecholli itlaquechhuan tonpupulihui tiyahui in ichan Ohuaya Ohuaya. Oacico ye nican ye ololo Ayyahue a in tlaocol Aya ye in itec on nemi ma men chcililo in cuauhtli ocelotl Ohuaya nican zan tipopulihuizque ayac mocahuaz Iyyo. Xic yocoyacan in antepilhuan cuauhtli ocelotl ma nel chalchihuitl ma nel teocuitlatl no ye ompa yazce oncan on Ximohua yehuaya zan tipupulihuizque ayac mocahuaz Iyyo.”

Traducción: Percibo lo secreto

“Percibo lo secreto, lo oculto: ¡Oh vosotros señores! Así somos, somos mortales, de cuatro en cuatro nosotros los hombres, todos habremos de irnos, todos habremos de morir en la tierra. Nadie en jade, nadie en oro se convertirá: en la tierra quedará guardado, todos nos iremos. Allá, de igual modo. nadie quedará, conjuntamente habrá que perecer, nosotros iremos así a su casa.

Como una pintura, nos iremos borrando. Como una flor, nos iremos secando aquí sobre la tierra. Como vestidura de plumaje de ave zacuán, de la preciosa ave de cuello de hule, nos iremos acabando, nos vamos a su casa. Se acercó aquí hace giros la tristeza de los que en su interior viven. Meditadlo, señores, águilas y tigres, aunque fuerais de jade, aunque allá iréis, al lugar de los descarnados. Tendremos que desaparecer, nadie habrá de quedar.”

  • Un segundo poema del rey Nezahualcóyotl. En este caso estamos ante un tipo de poema conocido como Icnocuícatl o cántico de la angustia, en el que el monarca nos habla de la mortalidad del ser humano, del hecho que tenemos un tiempo limitado y que poco a poco nos iremos marchitando hasta morir.

3. Hitl iztac ihupan ce chichiltic otiquinmecoti ipan nomahuan (Alfredo Ramírez)

“TIaco' motlahuil oniquixmat zan tlaco' oniquixmat ohue oniquitac un tlaco' ihuan xohueloniquitac nochi' tehua' motoca tlahuihli' ica motlahuil otinech-chocti ka motlatzotzonal otinechpacti motlahuil ihuan motlatzotzonal oyecoque nechpactian ihuan nech-choctian aman onazic campa naziznequia mohuan ihuan tonazitoc campa xaca huelazi' pampa umpa nochi' ohuitziohuaca' aman nochi' polihui' ipan in otli' campa nehua' nimohuitiaya' opoliuque huitzcuhte campa nomelahuaya nohui' aman nomelahuan xochime ipan in odi' ihuan nitlacza' innenepantlan xochime nohui' quiyecanan xochime ihuan huizte nocuepan xochime aman xochime iztaque ihuan chichiltique quiyecanan nohui' ihuan ninenemi' ípan inxihuío' aman motlatzotzonal quínpactia xochime íhuan xochime quinmatequia ahuixtli' ihuan motlahuil nechyecana' noxochihuan tehua' tiquimpia' ihuan moxochihuan nehua' niquimpia' aman tehua' tiquinmatequia' ica mahuix noxochihuan ihuan moxochihuan ihuan tiquimpactia ica motlahuil íhuan mocuicau ihuan tiquínmaltia' ka mahuix pampa oponiton ipan motlalhuan.”

Traducción: Una flor blanca y una roja las hiciste llegar a mis manos

“Conocí la mitad de tu iluminar, solamente la mitad he conocido, pude apreciar esa mitad y no le pude ver completa. Tú te llamas "luz": con tu iluminación me hiciste llorar, con tu música me causaste alegría; tu iluminar y tu música llegaron, me vuelven contento y me ponen a llorar. Ahora llegué a donde quería llegar contigo. y estás llegando a donde nadie puede llegar porque ahí todo se había transformado en espinas. Ahora todo se pierde en ese camino, por donde yo caminaba; se perdieron los espinales donde se tendía mi camino. Ahora se tienden las flores en ese camino y doy pasos entre las flores. Mi camino es guiado por las flores; ahora las flores blancas y rojas guían mi camino y ando sobre sus pétalos; ahora tu música alegra a las flores y las flores son regadas por el rocío. y tu iluminar me guía. Mis flores tú las posees y tus flores yo las tengo, ahora tú las riegas con tu rocío: mis flores y tus flores. y las alegras con tu iluminar y tu canto, y las bañas con tu rocío porque han renacido por tus tierras.“

  • Poema moderno de Alfredo Ramírez, quien nos habla del amor y de cómo este es fuente de esperanza y transformación a pesar de tener solo un conocimiento parcial del otro.

4. Piltototsin

“Piltototsin, ¿kenke tikuika? Na nikuika pampa niyolpaki, na nikuika pampa nochipa tlanes iuan ta, ¿kenke axtikuika? Piltototsin, ¿kenke tikuika? Na nikuika pampa niyoltok, na nikuika pampa amo nikokojtok, uan ta, ¿kenke ax tikuika? Piltototsin, ¿kenke tikuika? Na nikuika pampa nitlayejyekmati, na nikuika pampa onkaj tonati uan ta, ¿kenke axtikuika?”

Traducción: Pajarillo

“Parajillo, ¿por qué cantas? Yo canto porque estoy alegre, yo canto porque siempre amanece y tú, ¿Por qué no cantas? Pajarillo, ¿Por qué cantas? Yo canto porque tengo vida, yo canto porque no estoy herido y tú, ¿Por qué no cantas? Pajarillo, ¿Por qué cantas? Yo canto porque veo cosas hermosas, yo canto porque hay sol, y tú, ¿por qué no cantas?”

  • Un sencillo poema o cántico que nos expresa la necesidad de tener en cuenta y valorar las pequeñas cosas de nuestra vida, que normalmente damos por hechas y por las cuales deberíamos alegrarnos.

5. Quinon quixmati' aquinon

“¿TIeca onimitzixmat tlín tlatlacohli' ticpia'? Xnicmati' tlin nicchiua', no nemiliz tlantoc. ¿TIeca oninemico tla xuel ida nicchiua' ipan in tlalticpactli'? In tlalticpactli' can san noteua' xticmati' tlin ticchiua' uan monemiliz umpaca uan xticnequi' tihquixtiz. Pampa timumuui mamitzihlican tlin melac, aman monemiliz nozotinemi', yoten ka uiztli' icxopalhuan. Aman nochi' uiuitzio ipan moyecmacopa 'unca ce uiztli' ca xuelmitZIlemitia' ¡un uiztli' aquinon yez! ¿tleca' onimitzixmat?”

Traducción: Quién conoce la faz de quién

“¿Por qué conocí tu faz, por qué tienes que retorcerte en la lumbre? No sé lo que hago, mi vivir se está terminando. ¿Por qué vine a vivir si no puedo hacer algo sobre esta tierra? Este mundo donde tú mismo no sabes lo que haces, pero tu vivir está ahí y no quieres sacarlo. Porque tienes miedo a que te digan la verdad, ahora tu alma en vida se anda espinando, las plantas de sus pies ya se llenaron de espinas. Ahora todo es espinoso, sobre tu mano derecha hay una espina que no te deja vivir, ¡esa espina, quién será! ¿por qué conocí tu faz?”

  • Este breve poema es una composición moderna en idioma náhuatl, de interpretación compleja, que nos puede hablar tanto de la libertad y la incertidumbre a la hora de saber qué hacer nuestra vida como del desasosiego que puede llegar a generar el hecho de enamorarse.
Náhuatl Pintura

6. Icuic Nezahualpilli yc tlamato huexotzinco (Nezahualpilli)

“Nihuintia ya, yhuintia noyollo: Tiahuizcalla moquetza ya, o tlahtohua ya zaquanquechol chimaltenanticpac, tlacochtenanticpac. Ximocuiltono, ti Tlacahuepan, tinohueyo, quaxomotl, aya quaxomocuextecatl. Zan teoaxochioctla yc yhuintic, ye oncan totoatenpan, aya quaxomotl. Y n chalchiuhtli tete yca, quetzalli popoztequi, a nohueyotepilhuanytzin, miquiztlahuanque, yc oncan amillan ypan, atempan mexica y mehetla.

Y n quauhtli ya pipitzcan, ocelotl chocatica, tinopiltzin, Macuilmalinalli, zan ye oncan poctlan, tlapallan, yecoyaochihua o yn mexica. In ye o nihuintic, ye nicuextecatl, ye nixochiquaxoxo, nictotoyahua ye xochiaoctli. In ma temacon quetzalocoxochitl, nopiltzin, titlahpaliuhquetl, yn ye nixoxoya. In teotl y mancan, yahue ompozontimani, teoaxochioctica ya ihuinti in mexicame.

Chichimecatl aya noconilnamiqui, zan nichoca y hue. Ic aya onnichoca ya ni Nezahualpilli, noconilnamiqui canin ya mani a ompa ye cueponi a yaoxochitl, y ya noconilnamiqui a can nichoca. Ciliquipan Chailtzin, aytzin, mahuia. Ixtlilcuechahuac yca ye onmahuiztia, quinamoya in quetzalli, patzaconxiuhquiyamoya cuextecatl. Atl ia yxtla, yhtec tlachinolacueyotl, topan yc pozonipilia Ixtlilotoncochotzin, ycan ye mahuiztia, quinamoya y quetzal, y patzaconxiuhquiyamoya. In quetzalaxomotzin ompapatlantia, noxochihueyotzin, yn Tlacahuepantzin, zan quitocan tochin teuctlapaliuhquetl y, yn cuexteca meyetla. Aytec o cuica ya, a ontlahtoa y teoaxochitl. Y n zan quitlahuana, chachalaca,in quechol pohuan in tecpilli, ya yn cuexteca meetla. Oyatihuintique notatahuan, tlapalyhuintitly.

¡Ma nemaytitotilo ya! Zan ca ye ichan huehuexochihuaque, za quetzalchimaleque, ye tlatileque ya, yolimale ya, anca quimittotia. Ini huatzalhuan huehuexochihuaque, o za quetzalchimaleque. Yezo yahqui nopillotzin, cozahuic cuexteca totec, tzapocueye, Tatlacahuepan motimalohua, ya quenonamican.Yaoxochioctica, yhuintitiaquia nopillotzin, cozahuic cuexteca totec. Ye onmahpantia yn teoaxochiaoctli yn Matlaccuiatzin. O cen yahque quenonamican Zannoconyapitza ya yn oceloacaquiquiz, za onquauhtzatziticac in notemalacac, ipan tecpilli. Yahqui ya y huehuehtzin, y chimalli xochioctla yca yhuintihua ye oncan cuexteca, netotilo ya yn Atlixco Moteoxiuhhuehueuh xictzotzona ya, xochiahacuinta y metl, y moxochicozqui, mahci aztatzonyhua, timotlac ya y ticuilo. Yayocaque, ye onnemi, xocbiquaxoxome, Y n tlahpaliuhquetl, ocelochimaleque mocuenpani. Zan ye onnentlamati y noyolio, nitlahpalihuiquetl ni Nezahualpil. Zan niquintemoa nachihua, o yahquin teuctli, xochiquetzal, yahqui tlapaliuhquetl, ylhuicaxoxohuic ichan. ¿Tlatohuatzin y Nacapipiyol mach ocquihualya xochiaoctli y ya ye nican nichoca?”

Traducción: Canción de Nezahualpilli durante la guerra con huexotzinco

“Estoy embriagado, está embriagado mi corazón: Se yergue la aurora, ya canta el ave zacuán sobre el rayado de escudos, sobre el ave zacuán sobre el rayado de escudos. Alégrate tú Tlacatehuepan, tú, nuestro vecino, cabeza rapada, como cuexteca de cabeza rapada. Embriagado con licor de aguas floridas allá en la orilla del agua de los pájaros, cabeza rapada. Los jades y las plumas de quetzal con piedras han sido destruidos, mis grandes señores, los embriagados por la muerte, allá en las cementeras acuáticas, en la orilla del agua, los mexicanos, los magueyes. El águila grazna, el jaguar gime, tú, mi príncipe Macuilmalinalli. Allá en Poctlan, Tlapallan, llegan y hacen la guerra los mexicas. Me he embriagado ya, yo huaxteco, reverdezco mi tocado de flores, una y otra vez derramo el licor florido. Que sea dada la preciosa flor del ocote, mi príncipe, tú, joven y fuerte, yo reverdezco. Una y otra vez derramo el licor florido. Donde se extienden las aguas divinas, allá están embravecidos, embriagados con el florido licor los mexicas,al chichimeca lo recuerdo, sólo lloro.

Por esto lloro, yo Nezahualpilli, lo recuerdo, ¿dónde está? Allá brotan las flores de guerra, lo recuerdo,sólo lloro. Chailtzin se espanta. Ixtlilcuecháhuac con esto se enaltece, se apodera de las plumas de quetzal. Se adueña de las piedras preciosas el huaxteco embriagado. En el agua, en la llanura, hay oleaje de chamusquina sobre nosotros, se enardece el príncipe Ixtlilotoncochotzin, con esto se enaltece, se apodera de las plumas de quetzal, se adueña de las piedras preciosas el huaxteco embriagado. El patito de plumas finas va revoloteando, mi gran florecido, Tlacahuepantzin. Sólo siguen al conejo,al señor joven y fuerte, los huaxtecos, ah. Dentro del agua canta, gorjea, sale, la flor acuática lo embriaga, graznan los que son como el quéchol, el príncipe, los huaxtecos, ah. Nos hemos embriagado, padres míos, embriaguez de la fuerza, que haya baile, en la casa de los que tienen atabales floridos, los que tienen escudos preciosos. Vienen los que tienen los montículos, el que ha hecho cautivos. Hacen bailar a los dueños de las casas arruinadas. Los dueños de los atabales floridos, los que tienen escudos preciosos. Ensangrentado va mi príncipe, señor nuestro, dorado huaxteco, el de la falda de zapote, Tlacahuepan se cubre de gloria en Quenonamican.

Con el florido licor de la guerra se fue embriagando mi príncipe, señor nuestro, dorado huaxteco, el de la falda de zapote, Tlacahuepan se cubre de gloria en Quenonamican. Ya se atavían, el florido licor de la guerra, son Matlaccuiatzin y Tlacahuepan, juntos se fueron a Quenonamican. Con agua divina en el torso está pintado, mi grande, mi príncipe Nezahualpilli, con licor florido de escudos se embriagaron allá los huaxtecos. Hay baile en Atlixco. Hago resonar mi trompeta, mi caña de jaguar, el águila grazna sobre mi piedra redonda. El noble se ha ido, el anciano, con licor florido de escudos se embriagan allá los huaxtecos.

Hay baile en Atlixco. Haz resonar tu atabal de turquesas, embriagado con agua florida, tu collar de flores, el del penacho de plumas de garza, tú has pintado tu dorso. Ya lo oyen, ya viven, los de las floridas cabezas rapadas, joven robusto y fuerte. Los que tienen escudos de jaguar regresan. Sólo se aflige mi corazón, yo, joven fuerte y robusto, yo Nezahualpilli, los busco. Se fue el señor Axochiquétzal, se fue el joven fuerte y robusto a su casa del cielo azul, el señor Acapipiyol, ¿acaso bebe el florido licor? Por ello aquí lloro.”

  • Este poema es atribuido a Nezahualpilli, el hijo y sucesor en el gobierno de Texcoco de Nezahualcóyotl. Se trata de la única obra poética de este tlatoani (rey) que ha sobrevivido, y en ella podemos ver la lamentación que hace el gobernante del coste de la guerra con otra región: la sangre y la pérdida de vidas.

7. Cacamatzin icuic (Cacamatzin)

“In antocnihuané, tla oc xoconcaquican: ma ac azo ayac in tecunenemi. Cualanyotl, cocolotl, ma zo ilcahui, ma zo pupulihui, yeccan tlalticpac. No zan noma nehuatl, nech on itohua in yalhua, tlachco on catca, conitohua, cinilhuiya: ¿Ach quen tlatlaca? ¿Ach quen tlatlamati? Ac zan ninomati, Mochi conitohua, an in anel in tlatohua tlaticpac. Ayahuitzin moteca, ma quiquiztla in ihcahuaca, nopan pani tlalticpac. Tzetzelihui, mimilihui, yahualihui xochitli, ahuiyaztihuitz ni tlalticpac. O ach, yuhqui nel ye ichan, totatzin ai, ach in yuhqui xoxopan in quetzalli, ya xochitica on tlacuilohua, tlalticpac ye nican ipalnemohuani.

Chalchiuh teponaztli mimilintocan, on chalchiuhtlacapitzohuayan, in itlazo teotl, a in ilhuicahua, ihui quecholicozcatl huihuitolihui in tlalticpac. Cuicachimal ayahui, tlacoch quiyahui tlalticpac, in nepapan xochitli on yohuala ica, ya tetecuica in ilhuicatl. Teocuitla chimaltica ye on netotilo. Zan niquitohua, zan ni Cacamatzin, zan niquilnamiqui in tlatohuani Nezahualpilli. ¿Cuix on motta, cuix om monotza in Nezahualcoyotl huehuetitlan? Ni quim ilnamiqui. ¿Ac nel ah yaz? ¿In chalchihuitl, teocuilatl, mach ah ca on yaz? ¿Cuix nixiuhchimalli, oc ceppa nozaloloz?¿In niquizaz? ¿In ayatica niquimilolo? Tlalticpac, huehuetitlan, ¡niquim ilmamiqui!”

Traducción: Cantos de Cacamatzin

“Amigos nuestros, escuchadlo: que nadie viva con presunción de realeza. El furor, las disputas sean olvidadas, desaparezcan en buena hora sobre la tierra. También a mí solo, hace poco me decían, los que estaban en el juego de pelota, decían, murmuraban: ¿Es posible obrar humanamente? ¿Es posible actuar con discreción? Yo sólo me conozco a mí mismo. Todos decían eso, pero nadie dice verdad en la tierra.

Se extiende la niebla, resuenan los caracoles, por encima de mí y de la tierra entera. Llueven las flores, se entrelazan, hacen giros, vienen a dar alegría sobre la tierra. Es en verdad, tal vez como en su casa obra nuestro padre, tal vez como plumajes de quetzal en tiempo de verdor con flores se matiza, aquí sobre la tierra está el Dador de la vida. En el lugar donde suenan los tambores preciosos, donde se hacen oír las bellas flautas del dios precioso, del dueño del cielo, collares de plumas rojas sobre la tierra se estremecen. Envuelve la niebla los cantos del escudo, sobre la tierra cae lluvia de dardos, con ellos se oscurece el color de todas las flores, hay truenos en el cielo. Con escudos de oro allá se hace la danza.

Yo sólo digo, yo, Cacamatzin, ahora sólo me acuerdo del señor Nezahualpilli. ¿Acaso allá se ven, acaso allá dialogan él y Nezahualcóyotl en el lugar de los atabales? Yo de ellos ahora me acuerdo. ¿Quién en verdad no tendrá que ir allá? ¿Si es jade, si es oro, acaso no tendrá que ir allá? ¿Soy acaso escudo de turquesas, una vez más cual mosaico volveré a ser incrustado? ¿Volveré a salir sobre la tierra? ¿Con mantas finas seré amortajado? Todavía sobre la tierra, cerca del lugar de los atabales, de ellos yo me acuerdo.”

  • Esta obra es del emperador Cacamatzin, sobrino de Moctezuma y rey de Texcoco que murió al igual que su tío a manos de los españoles poco antes de la llamada Noche Triste (derrota de Cortés a las afueras de Tenochtitlán). En este poema observamos como el rey habla con melancolía de su padre y abuelo, los anteriores reyes Nezahualpilli y Nezahualcóyotl, y se percibe su intranquilidad y desasosiego ante las inminentes batallas.

8. Oquicehui quiautli notliu (Alfredo Ramírez)

“Opeu xopaniztli ihuan tlacame pehuan tequipanohuan pehua' xopaniztli ihuan pehua' quiahui' nochime tlacame yahue' ihuan tequipanohuan cuican inau cuican intlaxcal ihuan tehua' ticuica' zan ce' tlaxcahi' aman oyecoc xopaniztli ihuan opeu quiahui' quiahui' catonahli quiahui' cayehuali aman nochi' cuhxiuhtli ihuan cuhte pehuan itzmolinin ihuan nochime in yopilincan opeu quiahui' ihuan xopaniztli aman nochi' xoxohuia' ihuan tlacame tlacuan itlampa cuhte in tlacame tlatlatian itlampa cuhte quiahui' ihuan tlacame quicuan tlaxcahli cecee pampa quiautli oquincecehuili intliu quiautli' oquicecehui nochi' tecohli' ihuan tehua' oticcehui notliu quiahui' quiahui' ihuan quiautoc ihuan cocone nahuiltian itlampa quiautli' cocone nopaltilian itlampa quiautli' nochime tlacame tequipanohuan ihuan cocone nohuapahuan aman tehua' ihcon timohuapahua' quiautli' nochi' cue quihuapahua' ihuan nochi' hue quicehuia' quen tehua' nochi' hue tic-huapahua' ihuan nochi' huelticcehuia' opeu xopaniztli ihuan opeu quiahui' ihuan nochime tlacame opeu tequipanohuan quiautli' nochi' oquicehui ihuan nochi' oquixoxohuili aman nochi' xoxohqui' ihuan nochi' ceutoc ihuan tehua' oticcehui notliu.”

Traducción: apagó la lluvia mi fogata

“Comenzó el tiempo de las lluvias y los hombres comenzaron a trabajar. Comienza el tiempo de las lluvias y empieza a llover: todos los hombres van a trabajar, llevan sus bebidas, llevan sus tortillas y tú llevas una sola tortilla. Ahora empezó el tiempo de las lluvias y empezó a llover: llueve de día, llueve de noche. Ahora todo retoño y árbol empiezan a revestirse de verde y todos ellos ya estaban marchitos; empezó a llover y comenzó el tiempo de las lluvias, ahora todo reverdece. y los hombres comen bajo los árboles y los hombres hacen su fogata bajo los árboles. Llueve y los hombres comen tortilla fría, porque la lluvia apagó sus fogatas; la lluvia apagó todas las brasas y tú apagaste mi fogata. Llueve, llueve y está lloviendo y los niños juegan bajo la lluvia, los niños se empapan bajo la lluvia. Todos los hombres trabajan y los niños se crían; ahora, tú, así te desenvuelves; la lluvia todo puede criar y todo puede apagar. Como tú, que puedes hacer que todo se desenvuelva y puedes apagarlo todo. Comenzó el tiempo de las lluvias y comenzó a llover y todos los hombres comenzaron a trabajar. La lluvia apagó todo y todo reverdeció; ahora todo está reverdecido y todo está apagado; tú has apagado mi fogata.“

  • Este poema moderno de Alfredo Ramírez nos habla de la lluvia, que el autor emplea como símbolo para identificar a quien pese a que ha reverdecido todo ha conseguido apagar su llama.

9. Itlatol temiktli (Tecayehuatzin)

“Auh tokniwane, tla xokonkakikan in itlatol temiktli: xoxopantla technemitia, in teocuitlaxilotl, techonitwuitia tlauhkecholelotl, techoncozctia. ¡In tikmati ye ontlaneltoca toyiollo, toknihuan!”

Traducción: Sueño de palabras

“Amigos, favor de oír este sueño de palabras!:en tiempo de primavera nos da vida el áureo brote de la mazorca: nos da refrigerio la roja mazorca tierna, pero es un collar rico el que sepamos que nos es fiel el corazón de nuestros amigos.”

  • La amistad es un bien apreciado por la mayoría de culturas del mundo, tal y como puede observarse en este poema del gobernante de Huexotzinco, Tecayehuatzin, en tiempos prehispánicos.

10. In xochitl, in cuicatl (Ayocuan Cuetzpaltzin)

Símbolos del Náhuatl

“Ayn ilhuicac itic ompa ye ya huitz in yectli yan xochitl, yectli yan cuicatl. Conpoloan tellel, conpoloan totlayocol, y tlacahzo yehuatl in chichimecatl teuctli in Tecayehuatzin. ¡yca xonahuiacan! Moquetzalizquixochintzetzeloa in icniuhyotl. Aztacaxtlatlapantica, ye on malinticac in quetzalxiloxochitl : ymapan onnehnemi, conchihchichintinemih in teteuctin, in tepilhuan. Zan teocuitlacoyoltototl: o huel yectlin amocuic, huel yectli in anquehua. Anquin ye oncan y xochitl yiahualiuhcan. Y xochitl ymapan amoncate, yn amontlahtlahtoa. ¿Oh ach anca tiquechol, in Ipalnemoa? ¿O ach anca titlatocauh yehuan teotl? Achtotiamehuan anquitztoque tlahuizcalli, amoncuicatinemi. Maciuhtia o in quinequi noyollo zan chimalli xochitl, in ixochiuh Ipalnemoani. ¿ Quen conchiuaz noyollo yehua? Onen tacico, tonquizaco in tlalticpac. ¿Zan ca iuhquin onyaz in o ompopoliuhxochitla? ¿An tle notleyo yez in quenmanian?

¿An tle nitauhca yez in tlalticpac? ¡ Manel xochitl, manel cuicatl! ¿ Quen conchihuaz noyollo yehua? Onentacico, tonquizaco in tlalticpac. Man tonahuiacan, antocnihuan, ma onnequechnahualo nican. Xochintlalticpac, ontiyanemi. Y e nican ayac quitlamitehuaz in xochitl, in cuicatl, in mani a ychan Ipalnemohuani. Y n zan cuel achitzincan tlalticpac, ¿Oc no iuhcan quenonamican? ¿Cuix oc pacohua? ¿Icniuhtihua? ¿Auh yn amo zanio nican tontiximatico in tlalticpac?”

Traducción: Las flores y los cantos

“Del interior del cielo vienen las bellas flores, los bellos cantos. Los afea nuestro anhelo, nuestra inventiva los echa a perder, a no ser los del príncipe chichimeca Tecayehuatzin. ¡Con los de él, alegráos! La amistad es lluvia de flores preciosas. Blancas vedijas de plumas de garza, se entrelazan con preciosas flores rojas . en las ramas de los árboles, bajo ellas andan y liban los señores y los nobles. Vuestro hermoso canto: un dorado pájaro cascabel, lo eleváis muy hermoso. Estáis en un cercado de flores. Sobre las ramas floridas cantáis. ¿Eres tú acaso, un ave preciosa del Dador de la vida? ¿Acaso tú al dios has hablado? Tan pronto como visteis la aurora, os habéis puesto a cantar. Esfuércese, quiera mi corazón, las flores del escudo, las flores del Dador de la vida. ¿Qué podrá hacer mi corazón? En vano hemos llegado, hemos brotado en la tierra. ¿Sólo asi he de irme como las flores que perecieron? ¿Nada quedará de mi nombre?

¿Nada de mi fama aquí en la tierra? ¡Al menos flores, al menos cantos ! ¿Qué podrá hacer mi corazón? En vano hemos llegado, hemos brotado en la tierra. Gocemos, oh amigos, haya abrazos aquí. Ahora andamos sobre la tierra florida. Nadie hará terminar aquí las flores y los cantos, ellos perduran en la casa del Dador de la vida. Aquí en la tierra es la región del momento fugaz. ¿También es así en el lugar donde de algún modo se vive? ¿Allá se alegra uno? ¿Hay allá amistad? ¿O sólo aquí en la tierra hemos venido a conocer nuestros rostros?"

  • En este poema Ayocuan Cuetzpaltzin, poeta precolombino que vivió durante el siglo XV, nos habla claramente de uno de los temas que ha preocupado a la humanidad desde sus inicios: la brevedad de la vida y la inevitabilidad de la muerte, así como la preocupación por si no dejaremos nada atrás.

11. Macuilxochitzin Icuic (Macuilxochitzin)

“A nonpehua noncuica, ni Macuilxochitl, zan noconahuiltia o a in ipalnemoa, yn maconnetotilo – ohuaya, ohuaya! Quenonamican, can o ye ichan im a itquihua in cuicatl? Ic zanio nican y izca anmoxochiuh? In ma onnetotilo – ohuaya, ohuaya! Temomacehual matlatzincatl, Itzcohuatzin: In Axayacatzin ticmomoyahuaco in altepetl in Tlacotepec – a ohuaya! O ylacatziuh ya ommoxochiuyh, mopapaloouh. Ic toconahuiltia. In matlatzincatl, in Toloca, in Tlacotepec – a ohuaya. Ayaxca ocontemaca in xochitlaihuitla ypalnemoa – ohuaya. In quauhichimalli in temac, ye quimana – ohuican ouihua, yan tlachinolli itic, yxtlahuatl itic – ohuaya, ohuaya. In neneuhqui in tocuic, neneuhqui in toxochiuh, can tiquaochpan, in toconahuiltia ypalnemoa – ohuaya, ohuaya. In quauhxochitl in momac ommani, Axayacatzin.

In teoaxochitl, in tlachinolxochitl ic, yzhuayotimani, yca yhuintihua in tonahuac onoca – ohuaya, ohuaya. Topan cueponi – a yaoxochitl – a, in Ehecatepec, in Mexico – ye ohoye ye huiloya yca yhuintihua in tonahuac onoc. Za ye netlapalolo in tepilhuan, in acolihuaque, an antepaneca – ohuaya, ohuaya. In otepeuh Axayaca nohuian, Matlatzinco, Malinalco, Ocuillan, Tequaloya, Xohcotitlan. Nican ohualquizaco. Xiquipilco oncan oquimetzhuitec ce otomitl, ytoca Tlilatl. Auh yn oahcico, quimilhui ycihuahuan: – Xitlacencahuacan in maxtlatl, in tilmatli, anquimacazque amoquichui. Oquinenotzallan: – Ma huallauh yn otomitl, yn onechmetzhuitec! Momauhtihtica yn otomitl, quittoa: Anca ye nechmictizque! Quihualhuica in huepantli, in tlaxipehualli in mazatl, ic quitlapaloco in Axaya. Momauhtitihuitz. Auh zan oquitlauhtique yn icihuahuan Axayaca.”

Traducción: Canto de Macuilxochitzin

“Elevo mis cantos, yo, Macuilxóchitl, con ellos alegro al Dador de la vida, ¡comience la danza! ¿Adonde de algún modo se existe, a la casa de Él se llevan los cantos? ¿O sólo aquí están vuestras flores?, ¡comience la danza! El matlatzinca es tu merecimiento de gentes, señor ltzcóatl: ¡ Axayacatzin, tú conquistaste la ciudad de Tiacotépec ! Allá fueron a hacer giros tus flores, tus mariposas. Con esto has causado alegría. El matlatzinca está en Toluca, en Tlacotépec. Lentamente hace ofrenda de flores y plumas al Dador de la vida. Pone los escudos de las águilas en los brazos de los hombres, allá donde arde la guerra, en el interior de la llanura. Como nuestros cantos, como nuestras flores, así, tú, el guerrero de cabeza rapada, das alegria al Dador de la vida.

Las flores del águila quedan en tus manos, señor Axayácatl. Con flores divinas, con flores de guerra queda cubierto, con ellas se embriaga el que está a nuestro lado. Sobre nosotros se abren las flores de guerra, en Ehcatépec, en México, con ellas se embriaga el que está a nuestro lado. Se han mostrado atrevidos los príncipes, los de Acolhuacan, vosotros los Tepanecas. Por todas partes Axayácatl hizo conquistas, en Matlatzinco, en Malinalco, en Ocuillan, en Tequaloya, en Xohcotitlán. Por aquí vino a salir. Allá en Xiquipilco a Axayácatl lo hirió en la pierna un otomi, su nombre era Tlilatl; Se fue éste a buscar a sus mujeres, les dijo: "Preparadle un braguero, una capa, se los daréis, vosotras que sois valientes., Axayácatl exclamó: -"¡Que venga el otomi que me ha herido en la pierna!" El otomi tuvo miedo, dijo : -"¡En verdad me matarán!" Trajo entonces un grueso madero y la piel de un venado, con esto hizo reverencia a Axayácatl. Estaba lleno de miedo el otomí. Pero entonces sus mujeres por él hicieron súplica a Axayácatl."

  • Si bien probablemente fueron múltiples los exponentes de poemas escritos por mujeres en la época precolombina, existen pocas poetisas reconocidas. Un ejemplo fue Macuilxochitzin, hija del consejero real Tlacaélel y nacida en la época de la expansión de los aztecas. De ella se conserva un poema, que por un lado nos habla y ensalza las victorias bélicas de su padre y su pueblo y por el otro nos deja ver detalles como las peticiones de piedad al rey Axayácatl por parte de un grupo de mujeres logró salvar la vida a un capitán (del pueblo otomi) que le hirió.

12. Tocahn in xochitlah

“Tocahn in xochitlah, ye in huecauh Mexihco Tenochtitlán; cualcan, yeccan, otechmohual huiquili Ipalnemohuani, nincacata totlenyouh, tomahuizouh intlatic pac. Tochan pocayautlan, nemequimilolli in altepetl ye in axcan Mexihco Tenochtitlán; tlahuelilocatiltic tlacahuacayan. ¿Cuixoc huel tiquehuazqueh nican in cuicatl? nican otech mohualhuiquili Ipalnemohuani, nican cacta totlenyouh, tomahuizouh in tlalticpac.”

Traducción: Nuestra casa, recinto de flores

“Nuestra casa, recinto de flores, con rayos de sol en la ciudad, México Tenochtitlán en tiempos antiguos; lugar bueno, hermoso, nuestra morada de humanos, nos trajo aquí el dador de la vida, aquí estuvo nuestra fama, nuestra gloria en la tierra. Nuestra casa, niebla de humo, ciudad mortaja, México Tenochtitlán ahora; enloquecido lugar de ruido ¿aún podemos elevar un canto? Nos trajo aquí el dador de la vida, aquí estuvo nuestra fama, nuestra gloria en la tierra.”

  • Una breve poesía que ensalza la tierra donde vivieron mexicanos y aztecas, centrada en la ciudad en el lago de Texcoco.

Referencias bibliográficas:

  • Garibay, K. y Bautista, J. (1965). Poesía náhuatl: Romances de los señores de Nueva España, manuscrito de Juan Bautista de Pomar, Tezxcoco, 1582. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Historia, Seminario de Cultura Náhuatl.

  • León-Portilla, M. (1979), Nezahualcoyotl, poesía y pensamiento. Editorial Libros de México.

  • León-Portilla, M. (1978). Trece poetas del mundo azteca. México: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas.

  • Ramírez, A. y Nava ,F. (traduc) (s.f.). Poemas en nahuatl.