Las 3 etapas de la adultez (y sus características)

Un resumen de las etapas de la adultez y de los procesos de cambio físico y psicológico en estas.

Etapas de la adultez

La adultez es una etapa del desarrollo de las personas que comienza tras el paso de la adolescencia, siendo la etapa en la que se alcanza la plenitud tanto a nivel físico como psicológico, así como también en otros ámbitos de la vida, siendo una etapa en la que las personas tratan de aprovechar diferentes oportunidades que se presentan en el camino para dirigir su vida en la dirección deseada.

Las tres principales etapas de la adultez son las siguientes: la adultez temprana, la adultez media y la adultez tardía, estando todas ellas diferenciadas entre sí en cuanto a diversos aspectos; cabiendo destacar que hablaremos de las características de cada etapa a nivel general, ya que pueden variar de una persona a otra.

En este artículo hablaremos acerca de las tres principales etapas de la adultez, pero antes es conveniente hablar en líneas generales acerca de lo qué es la adultez y qué es lo que supone esta etapa tan amplia en la vida de las personas.

¿Qué es la adultez?

La adultez es aquella etapa de la vida de las personas que comienza cuando estas alcanzan su mayoría de edad aproximadamente, siendo un periodo que comienza con el fin del desarrollo de las personas a nivel físico sobre todo, aunque también se dan unos cambios notables a nivel emocional y psicológico.

No obstante, cabe destacar que la mayoría de edad no significa estrictamente la llegada de la adultez, sino el hecho de ser una persona considerada como un actor responsable ante la ley, ya que la adultez podría llegar unos años después debido a que, en muchas ocasiones, cuando una persona alcanza la mayoría de edad todavía no ha alcanzado el nivel suficiente de madurez como para considerarse una persona adulta, aunque sí que es cierto que tanto la adultez como la mayoría de edad comienzan en torno a unas edades casi parejas, dependiendo del país y la cultura (entre los 18 y los 21 años aproximadamente).

Características de las etapas de la adultez

Además, la adultez supone un paso importante hacia la construcción de un ser independiente y completo, gracias al comienzo del desarrollo de cierta madurez, estando marcada por los valores y las creencias de cada persona. Asimismo, en esta etapa las personas comienzan a tener una mayor independencia financiera, ya sea en mayor o menor medida en función de cada caso particular, un sentido de responsabilidad, el desarrollo del compromiso en diversos ámbitos y también la finalización de la etapa académica y/o el comienzo del desarrollo a nivel profesional.

Otro aspecto importante de la adultez es que las personas tienden generalmente a desarrollar unas relaciones más estables, tanto a nivel sentimental como también en cuanto a sus amistades.

La diferentes etapas de la adultez

La adultez es una fase de la vida mucho más prolongada que las anteriores (infancia y adolescencia), por lo que en torno a ella se dan una amplia variedad de circunstancias, tal y como veremos más adelante.

Es importante señalar que en esta fase es aquella en la que se alcanza una plena madurez intelectual y física, así como también se suele obtener una plenitud de deberes sociales y de derechos, siendo la etapa en la que las personas suelen desempeñar los objetivos más importantes de su vida (p. ej., desarrollar una carrera profesional, criar a los hijos, aprender de manera constante y acerca de una amplia variedad de campos del conocimiento con gran utilidad para uno mismo, viajar, etc.).

En definitiva, podría decirse que en la adultez los seres humanos normalmente suelen alcanzar la plenitud a distintos niveles: físico, biológico y mental, siendo también la etapa en la que las personas tienen la mayor carga de responsabilidades y de tareas.

No obstante, la adultez es una etapa muy larga y se puede dividir en 3 etapas, todas ellas bastante diferenciadas entre sí en aspectos diversos, por lo que es conveniente que las expliquemos con mayor detenimiento.

1. La adultez temprana (18-40 años de edad)

La primera de las etapas de la adultez es la que se conoce como adultez temprana, un periodo que comienza tras finalizar la etapa de desarrollo de la adolescencia, abarcando un rango de edad que va desde los 18 años, coincidiendo con el comienzo de la mayoría de edad aproximadamente, hasta los 40 años. No obstante, muchos expertos consideran que la adultez de forma evolutiva comienza a los 21 años, al ser la edad en la que finaliza normalmente el periodo de desarrollo adolescente. Por lo tanto, el comienzo de la adultez oscila entre los 18 y los 21 años.

En esta etapa las personas se encuentran en un periodo lleno de expectativas de futuro, siendo un periodo de sus vidas que comienza con la formación a nivel de estudios superiores y/o con el ingreso en el mundo laboral.

Por ello, durante esta etapa las personas suelen encontrarse con ganas de descubrir qué es lo que les llena como para dedicarse a largo plazo, aunque también puede ser una etapa para experimentar en distintos ámbitos hasta encontrar cuál es el que mejor encaja con uno mismo, en función

Algunas de las principales características de la adultez temprana son las siguientes:

  • Esta es la etapa en la que las personas alcanzan su plenitud física; siendo cuando más fuerza y energía poseen.
  • Es la etapa en la que se logra el mayor desarrollo a nivel cognitivo.
  • En la adultez temprana también se alcanza el desarrollo completo de la propia identidad.
  • Las personas en esta etapa comienzan a independizarse de sus padres.
  • Es una etapa de cambio y evolución hacia un estilo de vida y rodeado de compañías que sean afines.
  • Se comienzan a asentar las bases de los propios valores morales, creencias y opiniones.

@image(id)

2. La adultez media (40-60 años)

Otras de las etapas de la adultez es la adultez media, que comienza cuando las personas cumplen los 40 años y finaliza al cumplirse los 60 años aproximadamente, siendo la etapa previa a la adultez tardía o la vejez.

A grandes rasgos, en este periodo evolutivo de la vida de las personas es característico que se centren en la educación de sus hijos, EN su trabajo, e incluso la preparación de un futuro retiro, en los últimos años de esta etapa. No obstante, esto puede variar entre unas personas y otros, así como también de una generación a otra.

Las características más notables de la adultez media son las que vamos a mencionar a continuación:

  • A partir de esta etapa comienzan a disminuir las capacidades de las personas a nivel cognitivo.
  • También comienza poco a poco el declive a nivel físico (pérdida a nivel de fuerza, aumento de peso, etc.).
  • En esta etapa suelen comenzar un declive a nivel sensorial (p. ej., pérdida de vista).
  • Por otro lado, durante esta etapa se asientan los valores morales en base a lo aprendido a lo largo de la vida.
  • Las personas suelen poseer una mayor flexibilidad para adaptarse al entorno.
  • Es una etapa en la que las personas se encuentran mejor preparadas para enfrentarse a las adversidades.
  • Suele haber una mayor inclinación por la búsqueda del bienestar y la tranquilidad que en etapas anteriores.

Cabe destacar que tanto el declive a nivel cognitivo como a nivel físico que suele comenzar a lo largo de la adultez media puede variar considerablemente en función de cada persona dependiendo de diversos factores, entre los que cabe destacar su estilo de vida, sus hábitos de alimentación, el nivel de actividad física que suelan llevar a cabo en su día a día, así como también otros hábitos muy importantes para mantener la mente activa como puede ser la lectura diaria o el hecho de tener un trabajo que requiere ejercitar mucho la mente.

Por todo ello, para prevenir el declive progresivo que tiende normalmente a desarrollarse a lo largo de las etapas de la adultez media y tardía, es crucial reforzar tanto el entrenamiento a nivel físico como mental.

3. La adultez tardía (desde los 60 años en adelante)

Por último, entre las principales etapas de la adultez podemos encontrar la adultez tardía, que comienza en torno a los 60 años de edad, una fase que por algunos teóricos es considerada como la de la vejez y, en las edades más avanzadas como la etapa de la ancianidad o la tercera edad.

Esta etapa comienza con la preparación de las personas para su jubilación, una experiencia de transición que no es bien recibida por todos, ya que muchas personas no encuentran la forma de ocupar el tiempo libre que le ha quedado tras concluir su etapa laboral. Por ello, es fundamental que las personas se vayan preparando poco a poco durante sus últimos años de vida laboral y que encuentren actividades que les resulten agradables para mantenerse activos y ocupados.

Una buena manera de comenzar con optimismo la entrada de la adultez tardía y con un estado de ánimo elevado es disfrutando de momentos en compañía de personas allegadas, manteniéndose activos a nivel físico y mental, y practicando actividades que mantengan a las personas ocupadas y con ilusión. Por ello, es importante tratar de mantener una rutina diaria que mantenga a las personas activas y con objetivos que cumplir, con el fin de encontrar un propósito de mantener una vida estable hasta el final.

Además, al igual que ocurre en la adultez media, el declive a nivel físico y mental puede disminuir considerablemente si la persona mantiene un estilo de vida saludable, llevando una alimentación equilibrada, descansando lo suficiente, practicar de manera rutinaria ejercicio físico y ejercitando la memoria a través de la lectura, el aprendizaje de nuevas habilidades o a través de juegos mentales, entre otros factores.

  • Academia de Preparación PIR (2019). Manual de Desarrollo Psicológico. Madrid: APIR.
  • Benavente, M. H. y Quevedo-Aguado, M. P. (2014). Sobre la personalidad madura. Madrid: Editorial CCS.
  • Izquierdo, A. (2007). Psicología del desarrollo de la edad adulta: Teorías y contextos. INFAD Revista de Psicología, 2, pp. 67-86.
  • Papalia, D. E. y Martorell, G. (2017). Desarrollo humano (13 ed.). México: McGraw-Hill Education.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados