¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Lo que necesitas saber sobre la ansiedad social en niños

La ansiedad social puede tener un impacto muy dañino en el desarrollo infantil.

Lo que necesitas saber sobre la ansiedad social en niños

¿Tu hijo se siente extremadamente incómodo en situaciones sociales? La mayoría de los padres y madres suponen que se debe a la timidez y que sus hijos, simplemente, son más tímidos que otros niños.

La verdad es que es completamente normal sentir timidez en algunas situaciones, como cuando se habla delante de toda la clase. Sin embargo, en el caso de algunos niños es más que simple timidez, podemos estar ante un trastorno de ansiedad social. En este artículo hablaremos en detalle sobre este trastorno de ansiedad.

¿Qué es la ansiedad social en niños?

El trastorno de ansiedad social es un tipo específico de trastorno de ansiedad que se desencadena cuando el niño se enfrenta a situaciones sociales. Es importante que quede claro que la ansiedad social es más que timidez o vergüenza. Los niños con trastorno de ansiedad social se sienten extremadamente incómodos en entornos sociales. Además, su capacidad para realizar las tareas cotidianas se ve afectada.

A los niños con este tipo de ansiedad les preocupa el modo en el que las demás personas los perciben en situaciones sociales. Es decir, tienen muchas preocupaciones por conocer o hablar con personas, y constantemente temen ser avergonzados, juzgados negativamente o rechazados. En muchos casos ocurre que solo se sienten cómodos con personas a las que conocen muy bien.

Este miedo intenso a las situaciones sociales suele dificultar que el niño pueda hacer nuevas amistades y que pueda disfrutar de la compañía de otras personas.

Como consecuencia de la ansiedad que les generan las situaciones sociales, los niños suelen acabar por evitar estas situaciones. Pero justo es en estas situaciones en las que los niños van aprendiendo las reglas sociales y cómo actuar con los demás. De esta manera, la ansiedad social se convierte en un círculo vicioso que impide a los niños adquirir las habilidades sociales que necesitan para desenvolverse en el mundo.

Ansiedad social infantil

En líneas generales, los niños con ansiedad social tienen dificultades para conocer a otros niños o unirse a grupos, suelen tener un número limitado de amigos y evitan situaciones sociales.

Algunas situaciones sociales que pueden desencadenar esta ansiedad son las siguientes: hablar en público, leer en voz alta, interactuar con personas nuevas, participar en grupos, asistir a reuniones sociales en las que hay muchas personas y acudir a extraescolares en las que no conocen a los demás niños, entre otras.

Además, de que el trastorno de ansiedad social puede causar angustia significativa, puede tener un efecto negativo en el rendimiento académico, las relaciones sociales, la confianza en uno mismo y otras áreas de funcionamiento importantes en la vida del niño.

Síntomas de ansiedad social en niños

Los síntomas de ansiedad social se pueden reflejar en tres áreas: física, emocional y conductual. También es importante señalar que este trastorno se presenta de manera diferente en cada niño. Veamos a continuación los síntomas de los niños con trastorno de ansiedad:

  • Miedo a conocer o hablar con la gente (especialmente con personas que no conocen en absoluto o con las que no tienen confianza).
  • Autoconciencia extrema en entornos sociales.
  • La angustia puede comenzar días o semanas antes del evento social.
  • En situaciones sociales apegarse en exceso a las personas conocidas.
  • Tener rabietas en situaciones sociales en las que sienten ansiedad.
  • Evitar situaciones que desencadenan ansiedad social, como ir a los baños públicos, hablar con el profesorado o asistir a las fiestas de cumpleaños.
  • Llorar o mostrar tristeza en entornos sociales.
  • Hacer preguntas frecuentes que tienen como objetivo sentirse más tranquilos, como, "¿Qué pasa si respondo mal a la pregunta del profesor?" o "¿Qué pasa si me caigo en la actuación del colegio?"
  • Negarse a hablar en determinadas situaciones.
  • Hablar en voz baja y evitar el contacto visual.

La ansiedad social, al igual que otros tipos de ansiedad, también suele tener signos físicos, como náuseas, dolor de estómago, palpitaciones, rubor, mareos y temblores.

En el trastorno de ansiedad el miedo o la ansiedad a determinada situación social no guarda proporción con la amenaza real y el miedo, la ansiedad y la evitación deben durar al menos seis meses. Además, otro de los síntomas es que causa en el niño angustia clínicamente significativa en las áreas social, escolar u otras áreas de funcionamiento.

¿Qué hacer?

Si el trastorno de ansiedad social afecta negativamente a la capacidad de tu hijo para asistir al colegio, socializar con otros niños o afecta otras áreas de su funcionamiento diario, puede ser una buena idea buscar ayuda de un profesional de salud mental que pueda realizar una evaluación adecuada para discernir si se trata de timidez o ansiedad social.

La buena noticia es que el trastorno de ansiedad social se puede tratar en niños mostrando resultados muy buenos.

Artículos relacionados