¿En qué consiste este test psicológico usado en la infancia?

El lenguaje, tanto escrito como oral, es fundamental para poder entender y desenvolverse en el mundo social, dado que es lo que nos permite compartir nuestro mundo interno y también comprender lo que piensan y opinan los demás.

Desde luego, presentar problemas en este aspecto tan propiamente humano es un asunto serio, en el que se requiere de la debida intervención profesional.

El Test Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas es una prueba diagnóstica utilizada en niños y niñas para evaluar si tienen algún tipo de problema en los múltiples componentes que conforman las funciones psicolingüísticas, permitiendo iniciar una intervención enfocada a paliar los déficits que puedan haber.

¿Qué es el Test Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas?

El Test Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas, cuyos autores son Samuel A. Kirk, James J. McCarthy y Winifred D. Kirk, es un instrumento diagnóstico cuyo objetivo principal es detectar tanto las fortalezas como las dificultades específicas que puedan manifestar los niños y niñas de entre 3 y 10 años. Su aplicación dura unos 60 minutos y son solo son necesarios dos cuadernos con estímulos lingüísticos, un cuaderno de anotación, cronómetro y plantillas de corrección.

Este test sirve como herramienta para evaluar problemas en el lenguaje y, de esta manera, ir elaborando una intervención educativa, midiendo las funciones psicolingüísticas implicadas en la capacidad comunicativa de los niños, las cuales pueden servir como indicadores de un posible trastorno del desarrollo y del aprendizaje.

La validez de este cuestionario, que pretende evaluar los procesos psicolingüísticos en niños y niñas en su infancia y preadolescencia, es elevada, y se ha llevado a cabo mediante la prueba de correlación de Pearson. Además, presenta una confiabilidad alta.

¿Qué evalúa y cómo lo hace?

El Test Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas mide, como ya íbamos mencionando en el apartado anterior, varias de las funciones psicolingüísticas de los niños y niñas. Estas capacidades se vuelven muy importantes a la hora de llevar a cabo de forma satisfactoria la comunicación, tanto oral como escrita.

El cuestionario está constituido en 11 subtests, los cuales están agrupados en dos canales, siendo los primeros 5 subtests aquí expuestos agrupados dentro del canal visomotor y los siguientes 6 estarían en el canal auditivovocal.

El subtest número 12 aquí presentado se corresponde con uno ha sido descartado en ediciones más recientes del cuestionario, sin embargo resulta interesante dedicarle una breve mención.

1. Comprensión visual

Se observa la capacidad del evaluado de obtener el significado de los símbolos que le son presentados visualmente.

Se le pide al niño que enseñe un determinado objeto o persona mostrados en un papel o lámina del cuestionario.

2. Memoria secuencial visomotora

Aquí se evalúa la capacidad para reproducir de memoria secuencias de figuras sin un significado claro después de habérsele presentado una secuencia brevemente, poniendo a prueba la memoria a corto plazo del niño.

Este subtest del Test Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas es ideal para evaluar la coordinación visomotora del niño, además de permitir observar si es capaz de discernir entre la figura dibujada y el fondo.

Saber diferenciar entre una figura y otra presentadas en dos dimensiones es fundamental para poder adquirir la capacidad lectoescritora satisfactoriamente.

3. Asociación visual

Permite ver qué capacidad tiene el niño para relacionar conceptos que son presentados visualmente. Se presentan dibujos que el evaluado tiene que relacionar con otro dibujo anterior.

Este subtest permite trabajar varios aspectos, como la expresión motora, la comprensión léxica, la coordinación visomotora, la expresión oral y el juego simbólico.

4. Integración visual

Se observa cómo de capaz es el niño de identificar animales, objetos u otro tipo de grupos de elementos conocidos a partir de una representación esquemática o incompleta de estos.

Así es posible ver la capacidad del niño para discernir entre la figura y el fondo, que como ya íbamos comentando anteriormente, es una habilidad clave durante el aprendizaje de la lectura y la escritura.

5. Expresión motora

Este subtest puede parecer el menos relacionado con las capacidades psicolingüísticas de una persona, pero lo cierto es que la habilidad para gesticular significados de forma manual es quizás lo más complicado que se puede hacer si se es una persona oyente.

Se mide presentando dibujos de objetos cotidianos en los que el niño tiene la tarea de imitar cómo lo utilizaría o expresar en forma de gestos lo que es de la forma más inequívoca que le sea posible.

6. Comprensión auditiva

El test permite evaluar la capacidad del niño para obtener el significado del lenguaje hablado, además de trabajar su coordinación visomotora.

Para medir la comprensión auditiva, se lee en voz alta un fragmento de un texto al niño, adaptado a su edad. Acto seguido, se le muestra unas láminas con dibujos que hacen referencia a lo que ha escuchado.

A partir de esto, se hacen preguntas al niño para ver si ha entendido lo que se le ha leído, pidiéndole que señale qué imágenes se adecuan más al texto o a los hechos en él descrito.

7. Asociación auditiva

Se mide la capacidad del niño para relacionar conceptos que son presentados oralmente. Esto es de gran importancia en el lenguaje hablado, permitiendo relacionar lo que se está diciendo con lo que ya se ha dicho, teniendo una idea clara del tema que se está comentando.

Para poner a prueba esta capacidad de manejar símbolos lingüísticos con significado de forma oral, se hace una serie de analogías verbales, con dificultad creciente.

Además de ver la capacidad oral del niño, también es posible ver cuál es su nivel léxico y capacidad para recuperar el vocabulario que ha ido adquiriendo.

8. Memoria secuencial auditiva

Permite evaluar oralmente el recuerdo inmediato de material no significativo. Es decir, permite saber qué capacidad de recuperación de vocabulario tiene el niño pero sin que se esté hablando de un tema en concreto o relacionado con un listado de palabras.

La prueba consiste en ir repitiendo una serie de dos a ocho dígitos, trabajándose la memoria a corto plazo y la percepción auditiva.

9. Expresión verbal

Se evalúa la fluidez verbal y el léxico que posee el niño con respecto a un campo semántico concreto. Así se observa cuánto saben de un tema en particular y si hay que trabajar el vocabulario por ser deficiente para su edad.

Esto se puede analizar a partir de la cantidad de conceptos que puede describir verbalmente el niño, además de relacionarlos con otros y utilizar su nombre verdadero en vez de recurrir a descripciones vagas e incompletas.

10. Integración gramatical

Este subtest permite evaluar la capacidad sintáctica y gramatical del niño a partir de presentarle frases que están incompletas que debe completar con dibujos. El evaluado debe completarlas para que adquieran un significado con sentido.

Aquí es posible trabajar muchos aspectos relacionados con los aspectos anteriormente descritos, como su comprensión auditiva y visual, además de ver su dominio del vocabulario relacionado con la frase a completar.

11. Integración auditiva

Evalúa la capacidad para producir una palabra a partir de la pronunciación de los primeros fonemas de la misma. Por ejemplo, se le puede preguntar al niño ‘¿de qué estoy hablando? Carame…’

12. Reunión de sonido

Se evalúa la habilidad para sintetizar los sonidos separados por una palabra, con el fin de producir la palabra completa.

Normas de aplicación de la prueba

Al igual que con otros tests, es imprescindible respetar una serie de normas para que la evaluación realizada con el Test Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas sea lo más objetiva y fiable posible. Así pues, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos durante la aplicación de este test:

  • Dominar a fondo el cuestionario a partir de ensayos anteriores a su aplicación.
  • Entorno de aplicación debe ser adecuado y sin elementos distractores.
  • Se debe captar el interés del niño para realizar la prueba.
  • Los materiales del test deben estar en las mejores condiciones posibles.
  • La prueba debe aplicarse toda en una sola sesión.
  • Al aplicar el test, evaluador y evaluados deberán estar sentados frente a frente.
  • Se recomienda tener a mano el manual.

¿Cómo mejorar las aptitudes psicolingüísticas del niño?

Es posible que tras haberse aplicado el test se hayan encontrado algunos déficits, tanto visomotores como auditivos, en el niño. Aunque esto puede ser un indicador de un trastorno del lenguaje, el desarrollo o el aprendizaje, siendo necesario acudir a un profesional, también puede ser que solamente se trate de un problema menor. En cualquier caso, existe una serie de estrategias que se pueden aplicar para mejorar las capacidades psicolingüísticas del niño.

Una de las mejores cosas que los padres pueden hacer es contarles cuentos a sus hijos, dado que así se podrá ver de primera mano cuál es su capacidad de comprensión, además de ver qué han entendido de la historia que se les ha explicado. Esto, además, contribuye a expandir su vocabulario y también su capacidad para explicar lo que han entendido.

Otra opción es la de pedirle que explique el mundo que le envuelve. Se le puede pedir que describa cómo son las mariposas, qué cosas ha visto hoy en clase o en la calle, cómo son los compañeros de la escuela...

Referencias bibliográficas:

  • Junqué Y Plaja, C., Bruna y Rabassa, O., & Mataró y Serrat, M. (2004). Neuropsicología del lenguaje: Funcionamiento Normal y Patológico. Rehabilitación. Barcelona.: Masson
  • Kirk, S., McCarthy, J., & Kirk, W. (2009). Test de Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas (7ma edición. ed.). (S. Ballesteros, & A. Cordero, Trads.) Madrid: TEA Ediciones.
  • Martínez, E. (2002). Lingüística: teoría y aplicaciones. Barcelona: Masson.
  • Narbona, J., & Chevrie-Muller, C. (2003). El Lenguaje del Niño. Desarrollo Normal, Evaluación y Trastornos (2da. ed.). Barcelona: Masson.