En el ámbito educativo, es frecuente que resuene este concepto: la entrevista educativa. Pero, ¿qué es exactamente? ¿Para qué se utiliza y cuáles son sus objetivos? ¿Quién la lleva a cabo?

En este artículo responderemos a estas y otras cuestiones y, además, describiremos con detalle cuáles son las cinco etapas de este tipo de entrevista, que nos ayudarán a saber cómo podemos aplicarla con éxito.

Entrevista educativa: ¿qué es y para qué se utiliza?

La entrevista educativa, según la definición de Rodríguez Rivera (1986), es una conversación entre el profesor u orientador del alumno, el propio alumno y generalmente también sus padres, que tiene el objetivo de ayudarnos a conocer mejor al estudiante y de orientar a los padres en su educación o en cualquier duda o conflicto que puedan tener.

Se trata de una técnica que aplica el profesor o educador del alumno (es decir, es él mismo quien dirige la conversación). Por otro lado, otros autores han definido la entrevista educativa como una conversación intencional que nos permite obtener datos del alumno (datos que, de otra forma, nos costaría conseguir, debido a su carácter confidencial).

Un tipo de herramienta psicopedagógica

La entrevista educativa es una herramienta psicopedagógica utilizada para evaluar los aspectos a trabajar con el alumno y para transmitir dicha información a los padres, que incluye además un asesoramiento a las familias en la vertiente educativa del alumno.

Es por ello que, antes de realizarse, el educador debería tener pensadas ya posibles soluciones (o pautas) dirigidas a solventar situaciones que probablemente plantee la familia.

Sin embargo, sí debemos resaltar que la entrevista en sí suele utilizarse para recabar información, para evaluar determinados aspectos del alumno (y de la familia) y para compartir impresiones (y no tanto para asesorar, aunque de forma indirecta pueda servir para ello; así, se trata más bien de una herramienta diagnóstica que permite detectar las dificultades del alumno, así como sus progresos, puntos fuertes y puntos débiles).

Diferencia con la entrevista terapéutica

La entrevista educativa, a diferencia de la entrevista clínica o terapéutica, es dirigida por el educador, tutor, orientador o profesor del alumno. En cambio, en la entrevista terapéutica es el psicólogo quien dirige la conversación.

En la entrevista educativa, la figura mencionada es la que seleccionará los objetivos y el contenido de la misma, y la encargada de solicitar la información que desee conocer de su alumno (al propio alumno o a sus familiares, que suelen ser los padres).

¿Para qué sirve?

La entrevista educativa nos permite obtener información del alumno, siendo ésta muchas veces necesaria para realizar un diagnóstico de su desempeño académico, de sus objetivos académicos y/o de sus necesidades educativas.

Por otro lado, también sirve para proporcionar ayuda a las familias que lo necesiten en cuanto a la educación de su hijo/a, así como para fomentar el vínculo profesor-familias (o profesor-alumno).

A través de la entrevista educativa se pueden compartir ideas que permitan seguir construyendo el proceso de aprendizaje del alumno. Además, esta herramienta permite crear un espacio, ya sea con el alumno o también con su familia, para expresar y manifestar deseos, inquietudes, sentimientos, conflictos, etc.

Finalmente, el profesor, orientador o tutor del alumno, a través de la entrevista, también puede transmitir las observaciones que ha ido realizando del alumno en cuanto a su rendimiento, estado de ánimo, ritmo de aprendizaje, relación con los otros compañeros, etc.

Objetivos

En línea de todo lo mencionado, los fines de la entrevista educativa son fines educativos; esto quiere decir que su objetivo principal será abordar temas académicos. A través de este abordamiento se busca transmitir información en torno a diferentes aspectos del alumno, tales como:

  • Rendimiento académico
  • Dificultades en ciertas asignaturas
  • Puntos fuertes, capacidades
  • Conflictos en clase (con el profesor, con el resto de compañeros…)
  • Perspectivas de futuro (académico y laboral)

Por otro lado, podemos decir que a nivel más genérico (y profundo), el objetivo primordial de la entrevista educativa será el de contribuir y mejorar el bienestar general del alumno, así como su buen funcionamiento en la escuela (en todos sus ámbitos: académico, social, personal…).

Características

Las tres características más remarcables de la entrevista educativa son las siguientes.

1. Objetivo claro

La entrevista educativa, como cualquier tipo de entrevista, tiene un objetivo claro. Es decir, nunca se realiza “porque sí”. Especificar y concretar bien este objetivo resultará un factor clave para obtener éxito a través de esta herramienta psicopedagógica.

2. Tipo de participantes

Como hemos ido viendo, generalmente la entrevista educativa se realiza entre: profesor, alumno y familia (padres o tutores legales del alumno). Sin embargo, pueden darse casos de entrevistas donde participan únicamente el profesor y el alumno, o el profesor y los padres del alumno.

3. Dirige la entrevista el profesor/educador

Como también hemos visto al inicio del artículo, será el educador (profesor, orientador…) quien dirigirá la entrevista.

Es decir, ésta será la persona responsable de conducir (y reorientar, en caso necesario) la conversación, de formular preguntas, de clarificar dudas, de registrar toda la información… Lógicamente, el alumno y los padres del mismo también podrán preguntar lo que deseen.

Fases

La entrevista educativa se divide en las siguientes cinco fases (y se aplica de la siguiente manera).

1. Fase I: mensaje de acogida

En la primera fase de la entrevista educativa, los participantes se saludarán y se presentarán. El profesor iniciará la conversación (idealmente, en lenguaje estándar). Se explicará la razón y el objetivo de la entrevista.

2. Fase II: inicio de la conversación y escucha activa

En esta etapa el profesional empezará explicando la situación actual del alumno, y se dispondrá a ir realizando las preguntas pertinentes a los familiares o al alumno.

Estas preguntas suelen abarcar aspectos que influyen de forma directa o indirecta en la educación y rendimiento del alumno. El profesor irá tomando las notas que considere necesarias. Además, se hablará de los objetivos académicos del alumno.

3. Fase III: concreción de estrategias

En esta segunda fase, la información importante ya ha sido recabada. Aquí el profesor planteará las estrategias a poner en práctica para conseguir los objetivos acordados en la fase anterior.

No se trata de que el profesor diga las estrategias y de que los otros “obedezcan”, sino de compartir entre todos puntos de vista diversos, opiniones, ideas, propuestas, etc., para llegar a una conclusión conjunta en cuanto a la metodología a aplicar desde este momento.

4. Fase IV: acuerdos

Después de las negociaciones anteriores, en la cuarta fase de la entrevista educativa el objetivo será concretar las acciones que se seguirán desde ese preciso momento. Es la etapa de los acuerdos, y el momento en el que todas las partes (participantes) se comprometerán a realizar las acciones que se les han asignado.

5. Fase V: despedida

En la última etapa de la entrevista educativa, se comentarán los últimos aspectos de la misma, se clarifican posibles dudas, se realizará un breve resumen de la conversación (objetivos planteados, estrategias a aplicar…), etc. El profesor, como conductor de la entrevista, será el encargado de dar por finalizada la conversación.

Referencias bibliográficas:

  • Albaladejo, M. (2010). Cómo decirlo: Entrevistas eficaces en el ámbito educativo. Barcelona: Editorial Graó.
  • Fernández, J. P. (1993). “La entrevista en la Orientación”, Congreso AMPO, México.
  • Woolkolk, A. (2006). Psicología Educativa. Editorial Pearson - Adisson Wesley. México.