La adolescencia es una etapa de cambios, disruptiva tanto para padres como para hijos. No es extraño que la relación con nuestros retoños se vuelva algo meramente formal, un intercambio de pocas palabras al día limitada a escuetas preguntas y respuestas monosilábicas: “¿Qué tal te ha ido el insti hoy?” “Bien.” “¿Nada más?” “No.”

Se dice que la definición de locura es estar haciendo cada día lo mismo, una y otra vez, y esperar a tener resultados diferentes. ¿Por qué cada día les preguntamos lo mismo? No nos van a contestar nada nuevo por mucho que les insistamos.

Si lo que queremos es mantener una conversación fluida con nuestros hijos, en la que despertemos su interés por los más variados temas, lo mejor será cambiar un poco la estrategia.

A continuación vamos a ver varias preguntas para adolescentes perfectas hablar de temas muchos más profundos e interesantes y, así, romper un poco con la monotonía.

70 preguntas para adolescentes para conectar con ellos como padres o madres

A continuación vamos a ver 70 preguntas para adolescentes, con algunos comentarios.

1. ¿Cuál crees que es la cosa más vergonzosa que ha hecho tu padre o madre?

Una pregunta que no todos los padres quieren hacer pero necesaria para conocer nuestra relación con nuestro hijo. Es posible alguna vez hiciéramos algo que no le gustó nada a nuestro adolescente, haciéndole quedar mal ante el resto de compañeros. También puede ser que fuera, simplemente, algo que le hizo gracia.

Sea lo que sea, esto nos permitirá trabajar el sentido del ridículo con él.

2. ¿Cómo describirías la forma de educar de tus padres?

Hay padres estrictos y padres más laxos. Cada uno, siempre y cuando no rocen el maltrato o la irresponsabilidad, tiene sus motivos para aplicar su estilo de educación. Sin embargo, la forma en cómo los padres educan y cómo lo perciben sus hijos puede ser muy diferente, y no tiene por qué siempre dar los resultados esperados.

3. ¿Qué grupos de música escuchas actualmente?

Profundizaremos en lago que en la mayoría de adolescentes suele ser muy personal, pero que, a la vez les encanta hablar de ello. Pero, ¡ojo! no intentemos hacernos los guays y empezar a escuchar su misma música así como así, dado que puede que sientan que nos estamos entrometiendo en sus gustos, algo que puede hacer más daño que bien.

Podemos pedirle que nos ponga una de sus canciones favoritas, para así descubrir qué tipo de género le gusta, el estilo...

4. ¿Quién me dirías que es tu mejor amigo?

Es una muy buena forma de conocer a nuestros propios hijos dado que, por muy sorprendente que pueda parecer, no conocemos a la mayoría de sus amistades. Puede que le dé vergüenza presentarnosla o que seamos nosotros de lo que se avergüenza.

5. ¿Quién es tu profesor favorito y cuál es el que peor te cae?

Puede que su preferencia por uno u otro profesor sea debido a la asignatura que imparte o a la forma en cómo la da. Todos los adolescentes tienen asignaturas favoritas, y en todas ellas la figura del profesor acaba siendo muy querida, mientras que en las menos favoritas el profesor no tiene tanta suerte.

6. ¿Qué series te gusta ver y cuál me recomendarías?

Todos tenemos series que nos gustan, sean de amor, documentales, acción, etc. Es posible que alguna de ellas no sea apropiada para su edad, pero igualmente está bien conocer qué tipo de entretenimiento le gusta.

7. ¿Crees que los alienígenas existen?

Desde luego, esta pregunta es realmente llamativa y poco esperable en una conversación normal entre padre e hijo pero, realmente, da mucho que pensar. Puede que sea desde la ciencia ficción, del misterio o simplemente explicando que el universo es demasiado grande como para que estemos solo, esta conversación desde luego no va a limitarse a un “No sé”. Hay mucho debate en esta cuestión, y puede ser una forma muy interesante de fortalecer el vínculo paternofilial.

8. ¿Cómo de masculino o femenino te sientes?

Esta pregunta se debe plantear de forma muy meditada. El concepto de masculinidad y de feminidad son constructos sociales, impuestos por la cultura. La idea de un hombre masculino y una mujer femenina no son algo malo, pero cabe destacar que por ser un varón femenino o una fémina masculina no se es menos hombre ni menos mujer, una idea que muchos adolescentes tienen mucho mejor asentadas que sus padres “boomers”.

Sea lo que se sienta nuestro hijo esta es, desde luego, una conversación que da para mucho debate. En toda familia en la que se quiera criar a un hijo o hija feliz es necesario aceptarlo tal y como es, entendiendo que cada cual nace como es y que la orientación sexual no es ninguna enfermedad mental o algo modificable.

9. ¿Cómo describirías la personalidad de tu padre o madre? ¿En qué medida te sientes identificado?

La personalidad tiene un componente hereditario, de eso no hay duda. Son muchas las investigaciones que sugieren que esto es así. Además, el hecho de haberse criado desde pequeño con nuestros padres hace que todo componente que no se herede por los genes se pueda heredar por aprendizaje vicario.

Muchos adolescentes, llegada esta dura etapa de su vida, parece que quieran alejarse de cómo son sus padres, unos “carrozas de mucho cuidado”, y empiezan a comportarse de manera radicalmente opuesta a como lo hacen, o creen que lo hacen, sus padres. Es aquí donde, como padres, podemos explicarle cómo se parece a nosotros, cÓmo muchas de las cosas que él cree que nunca hemos hecho realmente las hicimos también para fastidiar a nuestros padres.

10. ¿El “bullying” es un problema en tu escuela?

Esto es un tema crudo, pero necesario que sea abordado en toda familia. El acoso escolar o “bullying” es un grave problema en nuestra sociedad, responsable de trastornos de la ansiedad, depresión y suicidios.

La víctima puede que se sienta terriblemente infravalorada no únicamente por sus acosadores, sino también por su círculo más cercano, quienes no han sabido identificar el problema. Es por este motivo que es muy importante abordarlo en casa, e identificar si nuestro hijo es víctima, testigo o, incluso, un “bully”. La mejor forma es comprender y dar visibilidad al problema, identificarlo y evitar que pueda ir a más.

11. ¿Cuáles son las primeras cosas que recuerdas?

Es posible que el recuerdo sea muy borroso, pero algo de su más tierna y temprana infancia recordará. Es un momento ideal para recordar bonitos recuerdos, abordarlos de una forma más adulta y darle nueva información de cómo era, para que sepa cómo ha evolucionado desde que llegó al mundo hasta la turbulenta adolescencia.

12. ¿Qué es lo que cambiarías de tus padres?

Esta pregunta es una tanto compleja, pero seguro que nuestro hijo tiene alguna queja sobre cómo nos comportamos, aunque lo hagamos con la mejor intención del mundo. En esta vida siempre se puede mejorar, y, de hecho, se debe para hacer que nuestro hijo se sienta lo más feliz posible, creciendo de forma adecuada.

13. ¿Qué es lo que más te motiva?

Pese a que en el formal intercambio de palabras que suele hacerse por la mañana o nada más llegar de clase entre el padre y el hijo dé la sensación de que el adolescente carezca de motivación alguna, lo cierto es que a los adolescentes, como cualquier otra persona de cualquier otra franja de edad, tienen un montón de gustos y preferencias ligadas a su modo de vida.

Ya sea tocar la guitarra, querer ser médico, irse de viaje a donde sea, son muchas las cosas que a nuestro hijo o hija le haría ilusión hacer.

Estas motivaciones, una vez descubiertas por los adultos, pueden dar pie a hacer actividades juntos, como satisfacer ese viaje tan deseado pero que nunca se ha llegado a cumplir o comprarle una guitarra y que practique. Quien sabe, quizás hemos descubierto un talento oculto.

14. ¿Cuál crees que es tu ideología?

Aunque a nuestros ojos los adolescentes puedan parecernos demasiado jóvenes, lo cierto es que en sus cabecitas ya empieza a formarse una forma de ver al mundo y lo que entienden como una sociedad ideal, esto es, una ideología política.

Más o menos es entre los 12 y los 14 años en los que empieza a trazarse las primeras pinceladas de lo que acabará siendo su pensamiento. Se debe ir con cuidado, dado que es posible que nuestro hijo o hija tenga una visión muy contraria a la nuestra aunque esto no es de extrañar.

15. ¿Hay algo de tu cuerpo con lo que no te sientas a gusto?

Los seres humanos no somos perfectos y, por culpa de los medios de comunicación, siempre tenemos algún complejo. Estos complejos pueden ser especialmente duros en la adolescencia, dado que es una época en la que nos comparamos constantemente con los demás, viendo que nuestro pecho es pequeño, no tenemos muchos músculos o que estamos gordos.

Esto es importante abordarlo, dado que en caso de que el adolescente tenga serios problemas con su autoestima podríamos estar delante de un posible problema psicológico, que perfectamente puede evolucionar a obsesión con la delgadez o la musculatura. Esto puede convertirse en trastronos como la anorexia, la bulimia o la vigorexia. Todos los cuerpos, en la medida que sean sanos, son aceptables y bellos.

16. ¿Qué es lo que haces y piensas cuando ves a un sintecho?

Las personas sin hogar no están en la calle por gusto. Muchos han sufrido vidas muy miserables, con abuso físico y mental. Otros están en la calle porque están arruinados y se han vuelto adictos a varias drogas.

Lo último que necesitan es ser criminalizados y tratados como si fueran basura. Debatir esta cuestión puede ser un gran ejercicio para trabajar la inteligencia emocional y la empatía.

17. ¿Cómo crees que se acabará el mundo?

Para entretenerse y pensar un poco en un futuro que, esperemos, sea muy lejano. Puede que nos invadan los alienígenas, el Sol absorba la Tierra, haya una guerra nuclear o, simplemente, un virus acabe con el capitalismo y, por ende, con nuestra civilización. Es cierto que es una pregunta un tanto perturbadora pero está bien de vez en cuando hablar de cosas malas, hace que se mantenga viva la conversación.

18. ¿Qué es lo que envidias de las familia de tus amigos?

Cada familia es particular. Hay familias en las que se da una paga semanal mientras que en otras los padres les recalcan a sus hijos que deberían estar agradecidos por el cobijo y los alimentos que les dan.

Los métodos educativos y la forma de mimar a los adolescentes varían de familia en familia y, claro está, esto puede hacer que se tenga cierta envidia. Es importante trabajar y comprender qué es lo que envidia nuestro hijo de los demás.

19. ¿Crees que los de tu generación son realmente diferentes a cómo son las otras generaciones?

Los “millennials” o generación Y, es decir, nacidos entre la década de los setenta y mediados de los noventa ya somos adultos. Muchos ya tenemos hijos. La generación adolescente actual es la Z, los nacidos después del 1997, también llamados post-millennials.

Aunque no hay diferencias muy destacadas con respecto a la millennial, sí que es cierto que los adolescentes actuales tienen patrones de conducta muy digitalizados en comparación con la anterior generación. Instagram, Skype y Twitter son como comer o dormir para los Z: necesidades.

Estas redes sociales han contribuido a cambiar la forma de pensar, la cual se actualiza a tiempo real. Por eso no es de extrañar encontrar diferencias en temas como la fluidez del género o la exposición a las RR.SS.

20. ¿Qué cosa crees que los adultos no entienden de los adolescentes?

“Es que no me entienden.” “No saben por lo que estoy pasando” “Ay, mis padres son unos carrozas” y otras frases de por el estilo son muy frecuentes en las mentes de los adolescentes. Sin embargo ¿a qué se refieren exactamente? ¿De qué se quejan?

La psicología de la adolescencia es un tema demasiado complejo y extenso como para abordarla aquí, pero queda claro que los adolescentes siempre tienen algo en lo que no están de acuerdo con sus padres. Hablarlo, en un clima distendido y de calma puede ser interesante, dado que pueden ayudar a solucionar percepciones equivocadas o a hacer autocrítica como adultos.

21. ¿Te hubiera gustado que tus padres hubieran sido más exigentes o más laxos?

Todos tenemos algún “traumita” o mal recuerdo de nuestra infancia. Es posible que nos arrepintamos de que nuestros padres no fueran lo suficientemente exigentes cuando no queríamos hacer deporte y que, por culpa de ello, no estemos a gusto con nuestras capacidades físicas.

Otros, en cambio, es posible que estén enfadados con sus padres por haber sido demasiado duros a la hora de tener que estudiar o hacer los deberes, privándonos de horas de juego con nuestros amigos en el parque. Son cosas que estaría bien que salieran a la luz en la familia.

22. ¿Qué preferirías: 1.000.000 € hoy mismo o 1 céntimo duplicado cada día durante 30 días?

Esta pregunta es ideal para enseñarle al adolescente el concepto de interés. Aunque de primeras, la opción de quedarse con 1.000.000 € hoy le pueda parecer más rentable, lo cierto es que 1 céntimo duplicado su valor cada día hace que al final del mes se tenga 5.368.709,12 €, un valor más de cinco veces superior.

23. ¿Preferirías ser el jefe o un empleado?

No todo el mundo se siente cómodo siendo jefe o siendo empleado. Hay quienes prefieren mandar porque creen tener dotes de liderazgo, mientras que los hay quienes prefieren acatar órdenes, prefiriendo hacer antes que tener pensar qué tiene que hacer. En este mundo no todos podemos ser uno u otro, dado que ambos roles son necesarios. La cuestión está en encontrar lo que a cada cual se le da bien hacer.

24. Si pudieras tener un solo superpoder, ¿cuál sería?

Leer la mente es uno de los superpoderes favoritos por los adolescentes. No únicamente para poder saber lo que está contestando el “empollón” de su clase en el examen de matemáticas, sino, también, para saber lo que piensa su “crush” de él o ella.

Otros poderes igualmente interesantes que nos puede decir son el ser transparente o el poder teletransportarse en una situación de peligro. Estos poderes y muchos otros pueden decirnos sobre cómo se siente el joven, especialmente si tienen que ver con querer desaparecer.

25. ¿Podrías describirte en 5 palabras o menos?

Solo cinco palabras bastan para describirse a sí mismo. Pero, a diferencia de las monosilábicas contestaciones que hemos expuesto al principio, estas cinco palabras tienen que ser más complejas. Debe seleccionar cinco vocablos que contengan suficiente información como para describir la inmensidad de su persona. Una tarea que le hará estrujarse mucho el cerebro.

26. Si pudieras hacer un regalo a cada persona del mundo pero solo pudiera ser el mismo, ¿cuál sería?

Esta cuestión es difícil. Tiene que elegir un regalo que considere que sea útil para todo el mundo, tanto si se vive en Europa como en África, tanto si se es un niño como un anciano de 90 años.

27. Imagina que eres el presidente y necesitas escoger a tres personas para que te ayuden: ¿cuáles serían y por qué?

En función del momento histórico en el que le haya tocado vivir, puede ser que escoja a unos u otros profesionales, tanto relacionados con el mundo de la política como no. Puede que dé mayor importancia al ministro de Sanidad o a un experto científico estando viviendo en una pandemia, o puede que considere que la cultura es fundamental y se deje aconsejar por filólogos y artistas.

28. Si pudieras establecer una única regla para toda la familia y que debería seguir, ¿cuál sería?

Puede ser no gritar, escuchar a todos por igual, no fumar… La cuestión que se plantea con esta pregunta tiene el objetivo de trabajar la inteligencia emocional, tanto para reconocer situaciones que le desagradan y que ocurren en su familia como el ser empático con sus padres y hermanos.

29. Si pudieras vivir en cualquier lugar del mundo, ¿dónde sería?

Independientemente de lo satisfecho que esté con vivir en donde le ha tocado vivir, todo el mundo quiere viajar a nuevos lugares, desahogarse de la monotonía de su lugar de nacimiento. París, Tokio, Nueva York, la Patagonia… y muchos más pueden ser lugares de ensueño para cualquier adolescente.

30. ¿Qué crees que es lo que hace que los adolescentes pasen a ser adultos?

Esta pregunta puede ser verdaderamente reveladora. Aunque la mayoría de edad está establecida en los 18 años, no todos son igualmente de adultos a esa edad. Hay personas quienes mentalmente ya eran como adultos con 14 años mientras que otros podríamos decir que con 22 años se comportan como si todavía fueran a la escuela. La madurez mental es un fenómeno psicológico que depende de muchos factores, factores los cuales pueden influir de forma muy diferente de persona en persona.

31. ¿Qué has aprendido en tu vida que consideras que te va a ser lo más útil?

Ya sea en el instituto, en casa o simplemente estando con los amigos son muchas las cosas que el adolescente puede considerar útiles de cara a la vida, ya sea para cuando trabaje o cuando haya formado una familia si así lo desea.

32. ¿Cómo describirías un día perfecto desde que te levantas hasta que te acuestas?

Cada persona tiene una idea de lo que es un día perfecto. Desde levantarse y tomarse unas buenas tostadas, pasear el perro, ver el programa de televisión favorito, ducharse antes de dormir...

33. Si pudieras cambiar cualquier cosa en el mundo, ¿qué tres cosas serían y por qué?

Puede ser que quiera que no hayan fronteras o que se acabe el instituto y nos enseñen las cosas que cada uno cree conveniente. Hay un montón de opciones.

34. ¿Qué crees que es mejor?: ser muy bueno en una sola habilidad o ser mediocre pero tener muchas

El eterno debate entre destacar en una sola cosa y o el tener muchas habilidades más o menos desarrolladas. Puede que nos diga que le gustaría ser muy bueno en cálculo mental porque quiere ser ingeniero pero, ¿de qué sirve ser bueno en matemáticas y ser un total desastre en las relaciones personales? En función de sus objetivos vitales, es posible que le tengamos que recalcar que es muy importante ser polifacético.

35. ¿Cuál es el mejor invento que se ha creado hace poco y qué es lo que te gusta de él?

Aunque no necesariamente tiene que haber una gran brecha generacional entre padres e hijos, siempre hay algo tecnológico que a los adultos nos cuesta. Los adolescentes de hoy son expertos en las nuevas tecnologías, dado que son nativos digitales. Se enteran de todo a tan solo un click.

Si les preguntamos sobre aquello en lo que son naturalmente expertos pueden darnos una verdadera clase magistral de los beneficios de las aplicaciones móvil más novedosas y, desde luego, en este tema se van a extender. Los adultos podemos aprender mucho de ellos.

36. ¿Qué crees que es lo que hace a nuestra familia increíble?

Cada familia es especial, a su manera. No siempre la vida es de color de rosa pero seguro que hay más de una cosa que ha hecho que esa familia sea increíble. Es posible que cada miembro lo viva de forma distinta, y el adolescente, claro está, también tendrá su propia visión. Desde luego esta pregunta le permitirá ser más consciente de su historia familiar.

37. ¿Qué tres cosas te sientes agradecido en tu vida y por qué?

Tener una familia que le apoye, no pasar hambre, no haber vivido una guerra… todas estas cosas son motivos por los que puede sentirse agradecido.

38. ¿Qué 3 pequeñas victorias has conseguido estos últimos días de las que te sientas orgulloso?

Esta pregunta es ideal para incrementar la autoestima del adolescente, dado que, por muy pequeñas que sean las victorias que haya conseguido en los últimos días, no dejan de ser méritos propios. Con esto puede ser consciente de que siempre que se consiga avanzar, saldremos ganando.

39. ¿Qué afición que no haces ni has aprendido te gustaría aprender? ¿Qué es lo que te impide empezar?

Todos hemos querido aprender a hacer muchas cosas, pero dado lo corta que es nuestra vida y debido a que los recursos son los que son no siempre hemos conseguido hacer todo lo que queríamos. Pero, aunque nunca se es demasiado tarde, siempre está bien a los más jóvenes a que hagan aquello que les gustaría a hacer.

Puede que no siempre tengan facilidades, y es posible que hayan obstáculos por el camino, pero una vez identificados somos nosotros, los mayores, quienes les podemos ayudar a conseguir su objetivo.

40. ¿Qué crees que son las mejores cosas que vivir para tener una gran vida?

Tener hijos, casarse, sacarse una carrera, viajar a un lugar exótico… son infinitas las opciones que nos puede decir.

41. Si perdiéramos todo lo que hemos conseguido hasta hoy pero pudiéramos conservar tres cosas, ¿qué tres cosas preferirías que fueran?

Las cosas no dejan de ser bienes materiales que pueden obtenerse de nuevo en tienda. Sin embargo, el valor emocional que le atribuimos es algo irrecuperable. Son muchas cosas a las que el adolescente se puede sentir vinculado, pero hacer que decida entre tres puede ser un ejercicio muy interesante para aprender las prioridades. Puede que decida entre cosas que tienen un gran valor para él, o puede que sea realista y decida salvar alimentos o bienes de supervivencia.

42. Imagínate que eres el profesor de tu instituto. ¿Qué tres cosas te gustaría que se enseñaran y que crees que harían que el instituto fuera un lugar mucho más útil para tu futuro?

El currículum académico es el que es y suele ocurrir que los adolescentes no se sienten muy inspirados en lo que se les tiene que enseñar. Por este motivo una muy buena opción el preguntarles qué es lo que les gustaría que se impartiera en clase. Esta pregunta es especialmente útil para profesores, dado que pueden hacer la planeación didáctica en base a lo que le digan su alumnado, siempre siendo realistas.

43. Cuando alguien se siente estresado, ¿que tres sugerencias compartirías con él o con ella para hacer que se sienta menos estresado?

Un adoelscente no es un psicólogo pero, como cualquier persona, puede haber desarrollado estrategias que le sirvan para combatir el estrés. Estas mismas estrategias pueden serles útiles a los demás y puede que le haga un gran favor a sus conocidos compartiéndolas. Igualmente, se debe destacar al hacer esta pregunta que los psicólogos cumplen ya con un gran papel a la hora de abordar los problemas de ansiedad.

44. ¿Cuál crees que es el trabajo más difícil del mundo y por qué?

Pregunta difícil para un adolescente que todavía no ha tenido contacto con el mundo laboral, pero desde luego muy reveladora sobre cómo ve que es el mundo laboral. Es posible, incluso, que lleguemos a saber hacia dónde le gustaría decantarse. Puede ser que le parezca muy difícil los trabajos manuales y que prefiera dedicarse a algo más intelectual, o puede que le guste ser artista y no quiera estudiar medicina como nos hubiera gustado..

45. Cuando te levantas cada mañana, si pudieras pensar en tres cosas que te harían realmente feliz, ¿qué tres cosas serían y por qué?

Pequeñas acciones cotidianas pueden hacernos verdaderamente felices al final de la jornada. Muchos, cuando nos levantamos, pensamos, por ejemplo, que vamos a comer espaguetis al mediodía y eso nos hace felices. Otros pensamos en que vamos a ver a nuestro mejor amigo en clase, o que vamos a coincidir con quien amamos en secreto en el desdoblamiento en el laboratorio de biología. Son muchas las cosas que nos llenan el alma, por muy pequeñas que sean

46. ¿Cómo le explicarías la palabra “amor” a alguien sin usar la palabra “amor”?

El amor es un sentimiento mágico y, ya sea de pareja o de relación paternofilial, todos lo hemos vivido en algún momento de nuestras vidas. Tratar de definirlo, en propias palabras, es un ejercicio de creatividad e imaginación verdaderamente emocionante, tanto figurada como literalmente. ¿Qué es el amor? Es sentir mariposas en el estómago, calidez en el corazón, sentir como te derrites… son muchas cosas, ¿qué dirá nuestro hijo que siente?

47. ¿Crees que el dinero ayuda a comprar la felicidad?

El dinero no da la felicidad, pero, desde luego, puede ayudar. Son muchas cosas las que se pueden comprar con dinero, sin embargo, ¿qué es lo que puede hacernos ser felices? ¿lo material en sí o las experiencias que vivimos? Esta pregunta puede dar origen a una interesante forma de ver la vida, comprender qué es la felicidad para nuestro hijo o hija.

48. Piensa en la peor cosa que te haya ocurrido en toda tu vida. ¿Qué aprendiste sobre ello?

Recordar a veces duele, pero sirve para aprender de aquello que no nos hubiera gustado que ocurriera. Lo que no nos mata nos hace más fuertes.

49. De todas las cosas que estás aprendiendo, tanto en la escuela como en la vida, ¿qué crees que será lo más útil para cuando seas adulto?

Sin poner en duda el currículum educativo, no son pocas las cosas que, realmente, no tienen una utilidad práctica en la vida de la mayoría de los estudiantes.

Es por este motivo que no son pocos los adolescentes que, al llegar a clase, se sienten desmotivados. Por el otro lado, hay muchos conocimientos que sí que pueden pensar que les va a servir, especialmente si están relacionados con lo que les gustaría acabar siendo en un futuro.

50. Si pudieras viajar tres años atrás en el tiempo, ¿qué consejo te darías a ti mismo?

Todos querríamos cambiar muchas cosas en nuestra vida, y los adolescentes no son la excepción. Puede ser que se arrepienta de haber escogido el instituto en el que estudia, o que hubiera preferido no haberle dicho a esa chica o chico que le gustaba y que le dieran calabazas. Es importante no ser demasiado intrusivo con esta cuestión, dado que puede que consigamos que se cierre más en sí mismo.

51. ¿Cual crees que de tus amigos es el que mejor y peor me cae?

Importante no sugerir que alguno de sus amigos nos cae mal, porque a estas edades es más probable que se pongan de parte del amigo que nuestra, e incluso lo hagan como acto de rebeldía.

52. Si pudieras convertirte en famoso, ¿qué te gustaría que fuera lo que te hiciera famoso?

Ser famoso es algo que muchos adolescentes quieren ser, pero no es lo mismo serlo por disponer de una gran habilidad como actor o cantante que serlo por haber sido creador de contenido en las redes sociales. Hay muchas formas de convertirse en famoso y, a la vez, muchos riesgos asociados. No toda fama se consigue con esfuerzo, ni tampoco es buena.

53. ¿Cómo cambiarías el mundo si pudieras?

Un adolescente tiene mucha mayor conciencia de lo crudo que es el mundo. Hay muchas cosas que puede desear que cambien, como el hambre, la injusticia social o la homofobia. Desde luego, esta pregunta puede dar para mucho debate, y hacer que padre e hijo compartan opiniones, además de enseñarle cómo funciona este mundo.

54. ¿Cómo puedes ayudar a alguien hoy mismo?

Sin necesidad de tener estudios, simplemente teniendo las dos manos disponibles y la voluntad de ayudar, el ser humano, por muy joven que sea, puede obrar verdaderos milagros.

55. Si pudieras hacer un única norma que todo el mundo del planeta tuviera que obedecer, ¿cuál sería?

Es posible que diga una norma que, aunque simple y obvia, lo cierto es que nadie en este mundo parece respetar, como el no matar, el no hacer la guerra, el no violar...

56. Si tuvieras suficiente dinero como para que no tener que trabajar nunca, ¿en qué te dedicarías en tu tiempo libre?

Puede que nos sorprenda y nos diga que quiere trabajar, porque más que hacerlo para ganar dinero, él quiere hacerlo porque es un trabajo que realmente le gusta y le sirve para ayudar a los demás. O incluso es posible que diga que nunca querrá dejar de aprender, y que seguirá estudios universitario o se pondrá a hacer cursos de idiomas.

57. ¿Has rechazado oportunidades de la que ahora te arrepientes de haber dejado pasar?

Hay trenes que pasan solo una vez y, aunque todavía joven, es posible que el adolescente haya dejado pasar más de uno. Debe quedar claro que la intención de esta pregunta no debe ser la de fomentar el sentimiento de culpa y arrepentimiento por haber dejado pasar una oportunidad, sino hacer una mirada retrospectiva sobre lo que aprendió de haber dejado pasar una oportunidad.

58. Si te dijeran que vas a vivir para siempre, ¿qué es lo que cambiarías de tu vida?

Los seres humanos tenemos fecha de caducidad. No conocemos cuándo moriremos, pero sí sabemos que no podemos vivir para siempre. Es por esto que siempre pensamos en planes futuros que haremos antes de morir y no son pocas las personas que viven de forma ajetreada asegurándose de que consiguen hacer todo lo que quieren antes de su inevitable final.

Pero, ¿qué pasaría si pudiéramos vivir para siempre? ¿Viviríamos más tranquilos? ¿Nos atreveríamos a hacer cosas que demoran mucho más tiempo? Es una pregunta muy interesante que plantear a nuestro adolescente.

59. ¿Qué es lo que más miedo te da?

Desde el miedo de que los padres se divorcien a que el resto de compañeros no los acepten, pasando a no conseguir sacar la nota necesaria para ser aceptado en la carrera que desearían estudiar. Son muchas las cosas que un joven puede temer. Como padres, es importante identificarlas, para saber si se pueden relativizar. Por ejemplo, el miedo a que sus padres se divorcien puede que sea infundado, basado en un simple rifirrafe matrimonial.

60. ¿Qué crees que es lo que te impide ser completamente feliz?

La felicidad es un estado en el que todos nos gustaría estar, sin embargo, no es permanente ni tampoco fácil alcanzarlo. Hay muchas cosas que nos pueden impedir ser felices, ya sea provenientes de la familia o de nuestro entorno social. Puede ser que las discusiones de sus padres sean lo que molesta al adolescente y que hace que se sienta triste a veces, o también el tener problemas para entender una asignatura.

Conocer aquello por lo que el joven no puede alcanzar la felicidad es algo muy importante para sus padres, especialmente si ellos pueden hacer algo para cambiar esta situación.

61. ¿Cual es tu mayor fortaleza y tu mayor debilidad?

Las personas no somos perfectas. Tenemos fortalezas y debilidades y, conociéndolas, tenemos un conocimeinto más profundo sobre nosotros mismos. Es muy importante que en la adolescencia el chico o chica sea consciente de aquello que se le da bien y de aquello en lo que tiene problemas. Conocer lo que se le da bien puede ayudarle a perfeccionarlo y sacarle partido, enfocándose en su futuro. Una buena forma para averiguarlo es usando una matriz DOFA personal.

62. ¿Cuál es el mayor éxito que has conseguido del que estés orgulloso y por qué?

No hace falta haber hecho algo realmente transformador y trascendental para sentirse orgulloso. Un adolescente puede sentirse orgulloso de tener buenas notas en en instituto, pero también puede estar satisfecho por haberse leído todos los libros de Harry Potter, haber capturado los 151 Pokémon originales o conseguir hacer el test de Cooper entero en clase de gimnasia... Sea lo que sea de lo que esté orgulloso nuestro adolescente, debemos escucharlo y valorarlo.

63. ¿Qué es lo que has hecho en las últimas 24 horas que hace la vida de otra persona mejor?

Esta pregunta es verdaderamente filosófica. Hay muchas acciones cotidianas que, aunque pequeñas, pueden ser algo realmente trascendental para la vida de otras personas.

Desde el haber saludado a la señora de la limpieza del instituto, pasando por haber conversado un poco con una anciana que esperaba el bus en la parada. Estos pequeños actos, que pueden ocurrir cada día, son a veces pequeñas alegrías para gente que realmente no nos tendrían por qué influir.

64. ¿Cómo crees que vas a ser como pareja?

Aunque en la adolescencia lo normal es ser demasiado joven para tener pareja, no son pocos los adolescentes precoces que hasta han tenido encuentros sexuales. Tener pareja no es algo fácil de pensar, y mucho menos siendo un joven que no ha superado la mayoría de edad. Igualmente, hacerse una idea de cómo debe ser el novio o novia ideal puede permitir trabajar, a priori, las relaciones amorosas.

65. ¿Qué es lo que mayor impacto ha tenido en tu vida?

Son muchas las vivencias que puede haber vivido una persona aunque todavía no haya cumplido los dieciocho años. Pueden haber muchos eventos, tanto ocurridos en el hogar como en la escuela, que los pueden haber marcado, ya sea de forma positiva o negativa. Hablar sobre ello puede ser una gran liberación para el adolescente, además de permitir a su padre o madre conocer más a fondo la historia vital de su hijo.

66. ¿Qué es lo que haces por la noche cuando no puedes dormir por la noche?

Muchos adolescentes tienen problemas para conciliar el sueño, especialmente si están preocupados por los estudios o por cómo lo tratan en clase. Esta pregunta es ideal para descubrir si sufren de insomnio, camuflándolo de interés por saber en qué piensan cuando no pueden dormir.

67. Si los seres humanos crecemos a partir de aprender de nuestros errores, ¿por qué tenemos miedo a fallar?

Esta es una buena forma de tratar el miedo al fracaso y reconvertirlo en curiosidad por el éxito. Es importante destacar la idea de que quien fracasa no es aquel que lo intenta, sino quien ya se rinde antes de siquiera probarlo.

68. ¿Qué producto te gustaría almacenar en caso de que te enteraras de que ya no se va a producir ni vender más?

Muchas veces las empresas venden productos de edición limitada. Otras veces algo que ha formado parte de nuestra infancia deja de fabricarse, por una razón que no conocemos (p. ej., chocolate Jungly). Esto es algo relativamente banal, pero que deje de existir puede suponernos, en cierta medida, un shock psicológico. Plantearle al adolescente qué es aquello que forma parte de su vida actual que le gustaría conservar en cantidades industriales si se enterara de que ya no lo van a fabricar más es una muy buena forma de conocerlo.

69. ¿Tienes algún mal hábito que te gustaría dejar de hacer? ¿Cuáles son?

Fumar, beber a escondidas, consumir marihuana, pasarse con el móvil… son hábitos que ningún padre desearía que su hijo hubiera desarrollado, pero es mejor conocerlo cuando todavía se está a tiempo para trabajar sobre él. Es muy importante no abordarlo con dramatismo, ni tampoco castigarle por ello. La mejor manera de corregir esos problemas es conocer quién le ha metido en esto.

70. Si no tuvieras ningún obstáculo físico, económico ni psicológico, ¿qué habilidad te gustaría desarrollar?

Aquí nos puede contestar cualquier cosa. Yendo desde conducir un Ferrari por Italia a aprender a volar en ala delta o aprender todos los decimales del número Pi. Esta pregunta deja plena libertad a la imaginación.