3 efectos negativos de los porros en la personalidad

Así es como el hábito de fumar porros afecta a varios aspectos de la personalidad.

Efectos de los porros en la personalidad

La marihuana es, actualmente, la droga ilegal más consumida, y eso es en parte porque muchísima gente la ve como una “droga blanda”, al no ser conscientes de sus efectos negativos y peligros para la salud mental.

En este artículo te voy a explicar 3 efectos de los porros en la personalidad que muy poca gente conoce (porque si lo hicieran, se plantearían dejar de fumar marihuana lo antes posible).

Efectos negativos de los porros en la personalidad

Estos son los principales efectos de los porros en la manera de comportrse de las personas.

1. Individualismo y falta de empatía

Casi todos los días me contactan familiares y parejas de personas con problemas de adicción a la marihuana, que fuman casi todos los días o incluso varias veces al día (y lo ven como algo normal).

Me han relatado cientos de veces cómo estas personas han ido cambiando con los años por culpa de los porros. Madres y esposas ya no reconocían a sus seres queridos, que se habían vuelto muchísimo más individualistas y más desconectados de las emociones de los demás.

Cuando fumar porros como estilo de vida, te vas volviendo una persona más encerrada en sí misma, demasiado pendiente de sus propios pensamientos y de sacar un rato para fumarte el siguiente porro. Al final, tu vida gira alrededor de la marihuana, y vas descuidando las relaciones con la gente que te quiere.

Muchas de las personas a las que he ayudado a superar su adicción a los porros me han contado cómo se dieron cuenta de que habían cambiado. Se sentían mucho más egoístas, y llegó un punto en el que todo lo que les importaba era encerrarse en su habitación a fumar porros y aislarse del mundo.

2. Ansiedad e irritabilidad, inestabilidad emocional

Fumar marihuana desequilibra muchísimo el sistema endocannabinoide del cerebro, que afecta directamente a nuestro estado de ánimo. Muchas personas abusan de la marihuana buscando un alivio rápido al estrés y ansiedad del día a día, sin saber que el consumo a largo plazo desequilibra su sistema nervioso y aumenta su ansiedad basal.

Eso significa que la gente que fuma más porros buscando evitar el estrés terminan siendo mucho más sensibles al estrés y la ansiedad cuando no están fumando.

Muchas personas con las que trabajé en terapia admitieron que tenían un problema con los porros cuando se dieron cuenta de que estaban mucho más irritables con la gente. Tenían una mayor tendencia a “saltar a la mínima”, enfadarse fácilmente y perder el control, además de tener cambios de humor bruscos y sin razón aparente.

Afortunadamente, esto es reversible en la mayoría de los casos. Cuando la gente consigue estar sin fumar porros unos meses, suelen volver a la normalidad, a como eran antes. Esto no solo se debe a sacar la marihuana de su organismo y que su sistema nervioso vuelva a equilibrarse. Dejar los porros también supone una oportunidad para aprender a lidiar con el estrés o la irritabilidad de forma natural, sin dejarnos llevar por pensamientos automáticos e impulsivos.

3. Menos ambición y ganas de hacer cosas

Cuando hablamos de los efectos negativos de los porros sobre la personalidad, no podemos saltarnos el síndrome amotivacional y los síntomas de depresión. Muchas personas que fuman porros con frecuencia pierden la ambición y la motivación, pierden las ganas de hacer cosas más allá de lo mínimo. He trabajado con muchas personas que habían abandonado los estudios o que lo pasaban muy mal al ir a trabajar porque solo tenían ganas de salir corriendo a fumarse un porro.

Básicamente, la marihuana se había convertido en su única alegría en la vida, porque les impedía disfrutar de todo lo demás. Más de una persona me admitió que se sentía como “muerta en vida” durante su peor época enganchada a los porros.

Tiene sentido, porque el cannabis es un depresor del sistema nervioso, lo que hace que la gente viva mucho más adormilada, con menos energía, y más desconectada de lo que les rodea.

Muchas de estas personas se lamentaban de sí mismas, echando de menos a la persona que eran en el pasado antes de empezar a depender de la marihuana para sobrevivir al día a día.

Cómo dejar los porros y volver a ser tú

La buena noticia es que la mayoría de efectos de los porros sobre la personalidad desaparecen después de un tiempo si la persona deja los porros. El sistema nervioso y la mente de la persona vuelven a la normalidad si la persona va trabajando poco a poco para recuperar su vida.

Para dejar los porros, la persona tendrá que:

  • Entender su adicción y cómo se desarrolló su dependencia a los porros.
  • Identificar las situaciones estresantes y las emociones desagradables que la persona intentaba evitar al fumar porros.
  • Aprender nuevas estrategias para lidiar con la ansiedad, la irritabilidad o la tristeza.
  • Hacer cambios en su estilo de vida para evitar las recaídas en el consumo de marihuana (por ejemplo, alejarse de personas con las que fumaba en el pasado, hacer deporte, etc).
  • Pedir ayuda profesional.

Muchas personas se han dado cuenta de que necesitan dejar los porros para recuperar su vida, pero no se atreven a pedir ayuda profesional porque les da vergüenza o su orgullo los tiene atrapados. La realidad es que, si ya has intentado dejar los porros y no lo has conseguido, lo mejor es pedir ayudar a profesionales para evitar repetir los mismos errores del pasado y recaer constantemente, una y otra vez (lo que trae mucha frustración y hace que muchas personas se rindan y se hundan todavía más en la adicción).

Me llamo Luis Miguel Real y soy psicólogo especialista en adicciones. A lo largo de los años he ayudado a cientos de personas a dejar los porros y volver a disfrutar de su vida sin depender de ninguna droga. Si necesitas ayuda, ponte en contacto conmigo y empezaremos a trabajar.

Psicólogo

València

Luis Miguel Real es especialista en adicciones, trabajando sobre todo con personas con problemas con el alcohol, la cocaína o las apuestas. También trabaja con otros trastornos, como la depresión y variantes de ansiedad. Ofrece terapia individual o de pareja, tanto presencial en su consulta privada en el centro de Valencia como online, atendiendo tanto a adultos como con adolescentes, y organiza programas de formación para empresas y organizaciones que lo soliciten.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados