¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Las 4 fases del alcoholismo (y cómo afectan a la persona)

Estas son las principales etapas de la adicción al alcohol, explicadas.

Fases del alcoholismo

El alcohol es, actualmente, la droga más consumida de a nivel global. Y sí, el alcohol es una droga, aunque algunas personas no quieran admitirlo. Es la droga más peligrosa del mundo, si tenemos en cuenta la gran cantidad de muertes que provoca al año, tanto por enfermedades como por accidentes, actos violentos y otros muchos problemas sociales. Más que todas las demás drogas juntas.

El alcohol es muy adictivo. Algunos estudios estiman que alrededor de un 20% de las personas que consumen alcohol desarrollan algún tipo de dependencia a lo largo de su vida. Eso es una de cada cinco.

Otra razón para que el alcohol sea la droga más consumida es que está muy fuertemente integrado en la cultura de muchas sociedades. Muchos comportamientos de riesgo o claros signos de alcoholismo pasan desapercibidos para la mayoría de personas, porque están tan normalizados que no llaman la atención en muchos contextos. En muchos ambientes, incluso se promueve el consumo de riesgo para sentirse socialmente aceptados.

En este artículo voy a explicarte brevemente en qué consiste realmente el alcoholismo, y cuáles son las principales fases por las que pasa una persona mientras desarrolla adicción al alcohol.

En qué consiste realmente el alcoholismo

El alcoholismo o adicción al alcohol es el problema psicológico por el cual una persona pierde el control sobre su consumo de alcohol. Es decir, la persona no puede elegir realmente si quiere beber o no, o sufre grandes dificultades para resistir sus impulsos por beber.

Muchas personas con alcoholismo con las que he trabajado me han contado cómo “cuando empiezan a beber, ya no saben parar”, pierden el control y terminan haciendo cosas de las que se arrepienten al día siguiente, así como poner en peligro sus vidas y las de otras personas.

El alcoholismo no consiste solamente en emborracharse mucho cada vez que se bebe. La persona que sufre dependencia por el alcohol siente ganas de beber muy a menudo, es habitual que encuentren “excusas” para beber cualquier día de la semana o incluso en cualquier momento del día.

¿Cuáles son las 4 fases del alcoholismo?

Estas son las principales etapas, resumidas.

1. Fase pre-alcohólica

La persona utiliza el alcohol para aliviar las sensaciones desagradables y el estrés del día a día. Es consumo recreativo, de ocio, y suele estar muy normalizado a nivel social, por lo que no suelen verse las señales de alarma desde fuera.

La persona va aumentando sus consumos gradualmente, tanto en cantidad como en frecuencia. Se va desarrollando tolerancia al alcohol, por lo que la persona necesita beber cada vez más para sentir los mismos efectos que al principio.

2. Fase prodrómica

La persona empieza a practicar más conductas de riesgo, buscando que la sensación de embriaguez llegue más rápido y se mantenga más tiempo. Se suelen consumir bebidas de mayor graduación (mayor porcentaje de alcohol), pedir rondas de chupitos, beber más rápido, etc.

Es en esta fase en la que algunas personas empiezan a beber a escondidas, o a mentir sobre cuánto beben. Son conscientes de que beben mucho y sienten cierta vergüenza, y miedo a que otras personas les sugieran que beban menos.

3. Fase crítica

El consumo de alcohol se hace más extremo y empieza a afectar directamente varios ámbitos de la vida de la persona. Sufre pérdidas de control, lagunas de memoria, su forma de beber empieza a afectar a sus relaciones personales, o incluso a su vida laboral. El consumo de alcohol se convierte en el centro de su vida, todas las demás actividades giran alrededor del consumo de alcohol.

4. Fase crónica

En esta fase, la tolerancia al alcohol ha llegado tan lejos que la persona empieza a experimentar síntomas del síndrome de abstinencia del alcohol, haciendo que la persona beba casi contínuamente para intentar evitar estos síntomas.

La vida de la persona está constantemente en peligro por riesgo de sobredosis, y se siente incapaz de afrontar muchas actividades de la vida diaria, en muchos casos necesitando de supervisión continua.

Si sospechas que tengas algún problema con el alcohol, no te esperes hasta llegar a la última etapa (la fase crónica) para pedir ayuda. Esto modelo es útil para ayudar a la gente a detectar sus conductas de riesgo en las fases tempranas, para así poder prevenir futuros problemas más graves.

He trabajado con cientos de personas que se dieron cuenta de que a veces “bebían demasiado”, y tomaron la decisión de dejar el alcohol y hacerse abstemios, porque entendieron que el alcohol no les aportaba absolutamente nada, y que además les impedía disfrutar al máximo los encuentros sociales y sus relaciones en general.

Cómo superar el alcoholismo

El alcoholismo es uno de los problemas más peligrosos que existen, pero se puede superar si se cuenta con ayuda. Existen muchas comunidades y grupos de ayuda, así como centros e instituciones para ayudar a la persona a alcanzar la abstinencia. El mejor método para superar el alcoholismo es la psicoterapia individual, porque permite a la persona:

  • Profundizar en los orígenes de su adicción
  • Aprender a lidiar con el estrés del día a día sin alcohol, con otras estrategias
  • Construir o reforzar nuevos pilares en la vida, que le traigan satisfacción
  • Preparar una plan de prevención de recaídas
  • Levantarse después de las recaídas, aprender de ellas y mantener la abstinencia

Son cosas que solo se pueden trabajar bien en terapia individual, pues la persona cuenta con atención personalizada. Los grupos de ayuda (tipo Alcohólicos Anónimos) son útiles para algunas personas, pero no son para todo el mundo.

Aunque todas las personas que acuden tienen buenas intenciones, no son profesionales de las adicciones, y lo que funcionó a una persona no tiene por qué funcionarle a otra, porque cada caso es un mundo. Suelen ser muy útiles para que la persona sienta apoyo social y un espacio donde ventilar sus emociones, pero no pueden sustituir la atención personalizada por un profesional.

Me llamo Luis Miguel Real, y soy psicólogo especialista en adicciones. Si estás teniendo problemas para dejar el alcohol y necesitas ayuda, ponte en contacto conmigo, y empezaremos a trabajar en tu caso lo antes posible.

Psicólogo

València
Terapia online

Luis Miguel Real es especialista en adicciones, trabajando sobre todo con personas con problemas con el alcohol, la cocaína o las apuestas. También trabaja con otros trastornos, como la depresión y variantes de ansiedad. Ofrece terapia individual o de pareja, tanto presencial en su consulta privada en el centro de Valencia como online, atendiendo tanto a adultos como con adolescentes, y organiza programas de formación para empresas y organizaciones que lo soliciten.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados