elcolombiano.com

En los últimos años han aparecido distintas drogas que han tenido éxito entre los consumidores. Si hace unos meses hablamos de una novedosa, potente y mortal sustancia conocida como la Flakka, en el artículo de hoy vamos a repasar las características de una nueva droga llamada Tucibi (en inglés, 2CB) que se ha puesto de moda por sus efectos alucinógenos.

El Tucibi es una sustancia psicodélica que, según afirman quienes la han probado, altera todos los sentidos. La persona experimenta alucinaciones visuales y del pensamiento, donde el poder de la imaginación se magnifica, pudiendo llegar a causar un terrible estado de pánico. Como muchas feniletilaminas (PEA), la persona nota un subidón muy placentero para el propio cuerpo, una sensación de fuerza exagerada y un intenso nerviosismo y excitación. Se conoce como la nueva droga de los ricos por su alto precio.

Tucibi (2CB), una nueva droga de diseño

El Tucibi es una droga de diseño. Este tipo de drogas nacieron entre 1970 y 1980 en cientos de laboratorios clandestinos en los Estados Unidos, pues durante esa época, en el país norteamericano, se prohibió la venta de alucinógenos. En los laboratorios clandestinos se empezaron a sintetizar compuestos químicos similares en estructura y efecto a las drogas prohibidas. Las drogas de diseño se obtienen a través de procesos químicos de mayor o menor complejidad. Evidentemente, el objetivo de los traficantes de las drogas de diseño es hacer negocio y escapar a los controles coercitivos.

Por aquella época, cuando una nueva droga sintética era descubierta, las autoridades norteamericanas las incluían en las listas de sustancias prohibidas. En 1987, cuando el gobierno estadounidense enmendó la Controlled Substance Act, cualquier sustancia similar a una sustancia prohibida también comenzó a considerarse prohibida. Más tarde, la Organización Mundial de la Salud adoptó la misma decisión, dándole una vigencia internacional.

Existen tres tipos de drogas de diseño:

  • Sustancias que imitan los efectos de los opiáceos (por ejemplo, Goodfella o New Heroin)
  • Sustancias que sustituyen a la cocaína (por ejemplo, Crystal caine o Synth coke)
  • Sustancias originales debido a la novedad de sus efectos (Por ejemplo, Éxtasis o LSD)

El Tucibi (también llamado Venus) pertenece al tercer grupo de drogas de diseño.

Características del 2CB

El Tucibi (2C-B) o 4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina (también llamada: a-desmetil-DOB, BDMPEA, MFT, Erox, Venus, Nexus) es una feniletilamina psicodélica de la familia 2C. Alexander Shulgin la sintetizó por primera vez en 1974. La dosis varía entre 16 y 24 mg, y se consume habitualmente en polvo (presentadas con unas bolsitas en las que aparecen figuras impresas, por ejemplo, dibujos de colores, la S de Superman, calaveras, etcétera), aunque también se puede consumir en pastillas o cápsulas.

Los efectos de esta sustancia combinan los de otras dos conocidas drogas de diseño: MDMA y LSD. Aún y así, sus efectos alucinógenos no son tan potentes como los del LSD, y los estimulantes no son tan intensos como los del MDMA. A dosis bajas predominan los efectos estimulantes, mientras que a dosis altas se hacen más notables los efectos psicodélicos. Los efectos suelen durar entre 4 y 8 horas.

Riesgos asociados a su consumo

Como cualquier droga, el Tucibi puede producir efectos serios para la salud de la persona que lo consume. Además de los problemas que pueden surgir en su entorno social y su vida cotidiana, como por ejemplo, la pérdida de empleo o problemas familiares. El consumo de 2CB puede provoca problemas tanto a corto como a largo plazo. A corto plazo, es característico que muchos consumidores, debido a las alucinaciones que produce esta sustancia, sufran ataques de pánico o crisis de ansiedad.

A largo plazo, el uso continuado de esta droga se asocia a problemas graves de ansiedad, desorientación y cansancio extremo. Los consumidores habituales suelen acabar sufriendo un proceso depresivo y. en casos graves, es posible que padezcan trastornos psicóticos (como esquizofrenia o trastorno paranoide) y despersonalización.

El Tucibi también está en España

El consumo de Tucibi también es una realidad en España. El pasado 18 de Junio de 2016, la policía española arrestó con cargos a nueve personas por el tráfico ilegal de esta sustancia, tras una redada en un laboratorio clandestino ubicado en Madrid.

Ocho de los nueve detenidos son ciudadanos colombianos, según confirman las autoridades policiales. Además del Tucibi, los agentes encontraron una gran cantidad de cocaína, metanfetamina y ketamina en sus registros a dos apartamentos y el laboratorio clandestino de los detenidos. 

Referencias bibliográficas: