Todas las maneras en las que la contaminación nos perjudica. Unsplash.

Todos los humanos compartimos todo lo que hay en la Tierra con todos los seres vivos del planeta. De este modo, sin importar qué tan lejos esté un ser vivo del otro, lo que impacta de forma negativa para el planeta afecta potencialmente a toda y cada una de las especies.

Es obvio que existen consecuencias de la contaminación en la salud y en la sociedad. La contaminación en nuestro medio ambiente es uno de los agentes que son negativos para los ecosistemas en los que vivimos, teniendo un impacto significativo en la vida de las personas y todos los seres vivos.

Principales consecuencias de la contaminación para la salud y la sociedad

La contaminación es una de las principales preocupaciones del mundo por su contribución en la destrucción del mundo tal y como lo hemos conocido. Además, tiene un grave impacto en la salud humana y el medio ambiente.

La mayoría de personas piensa en tuberías de aguas de residuos industriales, derrames de petróleo o contenedores de desechos tóxicos abandonados en el medioambiente. Aún así, las fuentes de contaminación son generalmente más sutiles y la contaminación de más peligrosas.

Cuando vivimos en un entorno sin contaminación tenemos una mejor calidad de vida. Hay diferentes tipos de contaminación, si la contaminación del aire y del agua destacan de entre todas ellas. A continuación vamos a ver cuáles son las principales consecuencias de la contaminación en la salud y en la sociedad.

1. Envenenamiento de las aguas

Además de desechos industriales y vehículos motorizados, existen otras fuentes de contaminación más cercanos a nuestra actividad de lo que pensamos. Fertilizantes usados en nuestros jardines, aceite desechado por el fregadero o pilas usadas sin reciclar son ejemplo de ello.

Durante las fuertes lluvias, todo el material puede filtrarse en el subsuelo con el agua, y puede envenenar los ecosistemas en los que vivimos, afectando a plantas y a animales. Por ejemplo, la contaminación del agua acaba afectando la vida marina, que es una de nuestras fuentes de alimentos.

La cría de animales de granja también implica muchos problemas para el subsuelo a causa de los desechos de estos animales. Estos pueden aportar productos derivados del nitrógeno o del fósforo, a la vez que a la vez que cationes como el potasio o el magnesio que quedan fijados en el subsuelo y lo contaminan, perjudicando a otras especies del entorno.

Bacterias, virus y parásitos son también agentes biológicos que pueden contaminar el agua que se utiliza para el consumo humano. Los patógenos pueden provenir de material fecal humano o animal debido al tratamiento inadecuado del agua.

2. Alimentación nociva

A pesar de que no se hayan agregado intencionalmente, en los alimentos se pueden encontrar sustancias naturales o químicas contaminantes. Si presencia principalmente se debe al resultado de varias etapas de producción, procesamiento o transporte, así como por la contaminación ambiental.

Debido a la contaminación ambiental, algunos metales pesados pueden formar parte de nuestros alimentos. Sus efectos dependen de la concentración en la que se encuentren y se debe a su presencia de manera natural o bien por contaminación proveniente de fuentes contaminantes como los motores de los vehículos motorizados.

El arsénico, el mercurio, el plomo, el cadmio y el aluminio son los principales causantes de contaminación ambiental en los alimentos de manera natural, pero a ellos se suman otros metales o los mismos procedentes de la industrialización global.

3. Gran contaminación en las ciudades

Las consecuencias de la contaminación afectan al conjunto de la población por temas de salud y también a nivel de sociedad, siendo las personas más directamente afectadas las que viven en grandes ciudades. La tos y los sibilantes son síntomas comunes que se observan en la gente de la ciudad.

Se estima que en el mundo mueren 7 millones de personas al año a causa de patologías que se relacionan con la contaminación atmosférica. En las áreas urbanas con gran concentración de población es donde hay más contaminación, producto de medios de transporte, industria, sistemas de calefacción, etc.

En una ciudad se produce la emisión de grandes cantidades de gases que son dañinos para nuestra salud. Científicamente se ha encontrado una relación muy estrecha entre la mala calidad del aire en las grandes ciudades y la creciente tasa de enfermedades. Destacan las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como otras complicaciones orgánicas, cáncer, y bajo peso al nacer y complicaciones en el crecimiento fetal.

4. Perjuicio con el ejercicio físico

Tener el aire contaminado es un motivo de preocupación incluso si queremos cuidarnos haciendo ejercicio físico. A la hora de realizar actividad física siempre es mejor hacerlo lejos de los focos de contaminación atmosférica. Si no lo hacemos así podemos aspirar muchas partículas nocivas, y es que ante las grandes demandas de oxígeno de nuestro cuerpo necesitamos más respiraciones por minuto.

De este modo, más cantidad de contaminantes pueden llegar a nuestro tracto respiratorio, en donde pueden permanecer a partir de entonces.

Si no hay posibilidad de ir a realizar deporte fuera de la ciudad, es mejor seleccionar las zonas y horas con menos índice de contaminación. Por ejemplo, las primeras horas de la mañana son más indicadas para realizar ejercicio, pues durante la noche no ha habido tráfico. También hay personas que usan mascarillas con filtros especiales, lo que les permite realizar el ejercicio donde quieran.

5. Desarrollo de enfermedades

La exposición a sustancias tóxicas, ya sea a corto o a largo plazo, tiene un impacto toxicológico en los seres vivos, y obviamente esto nos incluye como humanos.

De los tipos de contaminación que son principales factores de riesgo destaca la contaminación del aire. Enfermedades como el asma, el cáncer de pulmón, la hipertrofia ventricular, el autismo, la retinopatía o enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson tienen mayor incidencia y progresión si la persona se ve expuesta a este tipo de contaminación. También se daña el sistema inmune y los sistemas endocrino y reproductivo.

Por otro lado, el agua contaminada por productos químicos puede causar igualmente problemas hormonales y reproductivos, daños en el sistema nervioso, daño hepático y renal y cáncer. Estar expuesto a agua contaminada con sustancias como el mercurio puede conducir a la enfermedad de Parkinson, el Alzheimer, enfermedades cardíacas e incluso la muerte en concentraciones muy elevadas.

6. Extinción de especies

La contaminación destruye ecosistemas y hace que las cadenas tróficas se desestabilicen, llevando a la extinción a todo tipo de formas de vida.

Referencias bibliográficas:

  • Díaz-Fierros Tabernero, F., Díaz-Fierros Viqueira, F. y Peña Castiñeira, F.J. (2000) Problemas y perspectivas de la sanidad ambiental. Cuadernos de Bioética, 9 (42), 169-176.
  • Ferrer A, Nogué S, Vargas F. y Castillo O. (2000). Toxicovigilancia: una herramienta útil para la salud pública. Med Clín, 115, 238.
  • Smith, K.R., Corvalan, C.F., Kjellstrom, T. (1999). How much global ill health is attributable to environmental factors? Epidemiology 10 (5), 573-84.
  • Weiland, S.K., Husing, A., Strachan, D.P., Rzehak, P. y Pearce, N. (2004). Climate and the prevalence of symptoms of asthma, allergic rhinitis, and atopic eczema in children. Occup Environ Med, 61(7), 609-615.