La célula es la unidad de vida más pequeña, y es un componente fundamental para definirnos como seres vivos. Puesto que su tamaño es tan reducido, no se descubrió hasta que se inventó el microscopio.

Es a partir del XIX y XX que desarrolla la teoría celular, que explica que la célula es la unidad estructural de los seres vivos y afirma que todos los seres vivos están formados por una o más células. Se considera también una unidad funcional, pues lleva a cabo todas las funciones vitales (nutrición, relación y reproducción). Asimismo, la célula es la unidad genética, que contiene el material hereditario y todas proceden de otra célula preexistente.

En este artículo podrás encontrar explicadas las principales diferencias que existen entre las células procariotas y las eucariotas.

Diferentes tipos de células

Por tanto, una célula puede definirse como la unidad estructural, funcional y genética de todos los seres vivos, y se puede clasificar de diferentes maneras. Principalmente en células procariotas (o procariontes) y eucariotas (o eucariontes). Estas últimas, a su vez, pueden clasificarse en células animales y vegetales, aunque también los protozoos, las algas y los hongos son organismos eucariotas.

Los dos grandes grupos de células (procariotas y eucariotas) presentan similitudes y diferencias. Los primeros son organismos unicelulares, que carecen de un núcleo celular definido o verdadero y en el que el ADN está disperso por el citoplasma. Son las bacterias. Los eucariotas son organismos compuestos de células que poseen un núcleo verdadero, delimitado dentro de una doble capa lipídica, y con citoplasma organizado.

Similitudes entre las células procariotas y eucariotas

Si bien las células procariotas y eucariotas son diferentes en muchos aspectos, también presentan ciertas similitudes. Ambas contienen material genético, es decir, ADN. Tienen una membrana celular que las cubre. Sus estructuras químicas básicas son similares, pues ambas se componen de carbohidratos, proteínas, ácido nucleico, minerales, grasas y vitaminas.

Tanto las células procariotas como eucariotas contienen las ribosomas, que producen proteínas. Los dos tipos de células regulan el flujo de nutrientes y materia residual que entra y sale de las células. También se reproducen, aunque de diferentes maneras. Necesitan energía para sobrevivir, contienen citoplasma en el interior de las células y un citoesqueleto. Ambas clases de células tienen una bicapa lipídica, conocida como membrana plasmática, que forma el límite entre el lado interno y externo de la célula.

Diferencias entre células procariotas y eucariotas

Entre las células procariotas y las células eucariotas también existen ciertas diferencias. Los científicos creen que las células eucariotas evolucionaron a partir de células procariotas. 

Pero, ¿cuáles son estas diferencias? En las siguientes líneas te las explicamos.

1. Núcleo

Mientras las células eucariotas tienen un núcleo bien definido, las procariotas no. Dentro del núcleo de las eucariotas se encuentra almacenada la información genética.

2. Origen

Se estima que las células procariotas tiene su origen alrededor de 3700 millones de años, en cambio, las células eucariotas 2000 millones de años.

3. Tamaño

Las células procariotas son más pequeñas: 0.1–5.0µm de diámetro. Las eucariotas más grandes: 10-100µm de diámetro.

4. Organización celular

Las células procariotas suelen ser unicelulares, mientras que las eucariotas multicelulares.

5. Material genético

El material genético de las eucariotas se encuentra almacenado en el núcleo; sin embargo, en el caso de los células procariotas, se encuentra disperso por el citoplasma. El ADN de las células procariotas no se asocian a las histonas.

6. Composición de la membrana plasmática

En las células eucariotas, las membranas plasmáticas contienen esteroles. En el caso de las células procariotas, solamente en los micoplasmas.

7. Forma del material genético

En las células procariotas, el el ADN es circular. Ahora bien, cuando se trata de las células eucariotas, el ADN es lineal y, como se ha comentado anteriormente, se asocia a proteínas histonas.

8. Número de cromosomas

Las células procariotas tienen un solo cromosoma. No obstante, las células eucariotas presentan múltiples cromosomas.

9. Membrana plasmática

En las células procariotas la membrana plasmática está compuesta de peptidoglicano o mureína. En el caso de las eucariotas, está formada por fosfolípidos.

10. Organielos

Las células procariotas presentan una matriz interior con orgánulos no membranosos. Las células procariotas presentan en el citoplasma organelos membranosos (Por ejemplo, aparatos de Golgi).

11. Reproducción

La reproducción en las células procariotas ocurre por reproducción asexual, por fisión binaria. En cambio, en las células eucariotas la reproducción ocurre por mitosis y meiosis.

12. Organismos vivos

Las células procariotas son las bacterias, mientras que las células procariotas forman parte de los animales, las plantas, los hongos, los protozoos y las algas.

Diferencias entre las células animales y vegetales

Dentro de los diferentes tipos de células eucariotas podemos encontrar las células animales y vegetales, que a pesar de que muestran algunas similitudes, también son diferentes en algunos aspectos.

En cuando a las características compartidas, ambas tienen un núcleo bien definido, donde alojan el ADN. También realizan procesos similares de producción, en los en los que se incluyen la mitosis y meiosis. La respiración celular es necesaria para obtener energía, y comparten algunos componentes celulares (aparato de Golgi, retículo endoplásmico, ribosomas, etc.)

En referencia a las diferencias, las células vegetales almacenan la energía en forma de almidón, mientras las células animales lo hacen en forma de glucógeno. Las primeras suelen tener mayor tamaño que las segundas, y acostumbran a tener una forma rectangular. Si bien ambas poseen membrana celular, la pared celular sólo está presente en las células vegetales, algas, arqueas y hongos. Las células de las plantas son capaces de sintetizar todos los aminoácidos esenciales, algo que no ocurre con las células animales.