Una serie de criterios usados para poner a prueba la calidad de los métodos de medición de fenómenos a estudiar.

Podemos pesarnos en una báscula, o medir nuestra altura con metro, o valorar la temperatura corporal con termómetro. Los datos que obtenemos en principio deberían ser objetivos y fiables, además de referidos concretamente a aquello que queríamos medir (peso, altura o temperatura). Pero, ¿y si además de eso también reflejaran otras cosas como el volumen o el color o se vieran influidas por la presión atmosférica o la humedad?. Nuestros resultados no serían totalmente válidos, ya que no estaríamos mirando solo las características que queríamos valorar.

En psicología, una ciencia cuyo objeto de estudio no es directamente observable y en la que se analizan diferentes constructos, la validez es algo que debe tenerse en cuenta cuidadosamente de cara a garantizar que estamos evaluando lo que debemos evaluar. Es algo imprescindible, por ejemplo, para evaluar el estado mental de un sujeto o valorar la efectividad de un tratamiento. Y hay que tener en cuenta que, en función de lo que se esté analizando, podemos encontrar distintos tipos de validez. En este artículo vamos a repasar cuáles son.

¿Qué es la validez?

Antes de ver cuáles son los diferentes tipos de validez, es recomendable hacer un pequeño repaso sobre a qué hace referencia este término.

Se entiende como validez a la propiedad o capacidad de un test u otro instrumento de medición para medir de manera adecuada aquello para lo que se ha generado dicho instrumento, independientemente de la teoría o modelo de la realidad a partir del cual se haya elaborado. Se vincula a qué se mide y cómo lo hace, valorando si la medición se lleva a cabo correctamente. Esto es: que los datos de la medición se correspondan con los datos reales.

La validez puede ser calculada en base al coeficiente de validez, basado en el grado de correlación entre la variable medida y la estudiada.

Los diferentes tipos de validez

La validez es una propiedad fundamental a la hora de realizar mediciones de cualquier tipo. Como hemos comentado en la introducción, en ciencias como la psicología se hace imprescindible tener en cuenta este aspecto de cara a generar instrumentos de medición válidos para evaluar el estado de las personas analizadas. Pero la validez puede ser considerada desde diferentes perspectivas, pudiendo encontrarse diversos tipos de validez centrados en distintos aspectos.

1. Validez de constructo

Este tipo de validez se refiere a la exactitud con la que el instrumento de medida mide lo que en principio se propone medir. Dicho de otro modo, valora en qué medida las respuestas o resultados del método de evaluación empleado tienen un significado concreto, existiendo relación entre lo observado y el constructo de interés.

2. Validez de contenido

Es el grado en que un instrumento de medida contiene ítems representativos del constructo o contenido que pretende evaluarse. Se valoran que se incluyan en los elementos que forman parte de la medición aspectos de interés que representen el atributo a evaluar. Dentro de ella pueden valorarse dos grandes tipos de validez.

3. Validez aparente

Aunque no es verdaderamente un tipo de validez, hace referencia al grado en que un test aparenta valorar un determinado atributo. Dicho de otro modo, es la apariencia de validez que puede dar un instrumento a quien lo mire, sin ningún tipo de análisis. No tiene significación real.

4. Validez lógica

Se trata del tipo de validez empleada para generar un instrumento e ítems de medición, en función de la representatividad de lo analizado en el contenido valorado.

5. Validez de criterio

Se refiere al grado en que un test correlaciona con baremos y variables externas, pudiendo relacionar los resultados de la medición con un criterio concreto. Permite, asimismo, establecer predicciones.

6. Validez predictiva

Tipo de validez de criterio que permite establecer predicciones con respecto al comportamiento, a partir de la comparación entre los valores del instrumento y el criterio. Generalmente transcurre un tiempo entre el momento de la medición y el del criterio empleado.

7. Validez concurrente

Tanto la medición como la comprobación del criterio se llevan a cabo al mismo tiempo, permitiendo relacionar ambos elementos y valorar el estado actual del sujeto.

8. Validez retrospectiva

Tipo poco habitual de validez en la que el ítem o método de evaluación valora la existencia de un determinado valor o rasgo en el pasado. El criterio es tomado antes de la medida del test.

9. Validez convergente

Este tipo de validez se refiere a la validez obtenida a partir de la relación de dos instrumentos de medida. La validez convergente indica la existencia de una relación entre dos tests que evalúan lo mismo, es decir, indica la existencia de una interrelación o correspondencia entre ambos instrumentos de medida.

10. Validez discriminante o divergente

La validez divergente es la otra cara de la moneda de la validez convergente. Se está hablando en este caso del grado en que dos tests o instrumentos difieren, reflejando que dos tests que se asocian a constructos o elementos diferentes. Es decir, se refleja que dos instrumentos referentes a dos constructos que deberían ser distintos tienen diferentes resultados.

Referencias bibliográficas

  • Antequera, J. y Hernángomez, L. (2012). Psicología experimental. Manual CEDE de Preparación PIR, 09. CEDE: Madrid
  • Prieto, G.; Delgado, A.R. (2010). Fiabilidad y validez. Papeles del psicólogo, 31 (1): 67-74.