¿Qué son los neurotransmisores? Son las biomoléculas que permiten que nuestras neuronas intercambien información y, en definitiva, se comuniquen. Posibilitan infinidad de procesos a nivel cognitivo, como por ejemplo el pensamiento o la toma de decisiones.

Existen diferentes grupos o familias de neurotransmisores, como veremos a continuación. Uno de ellos es el grupo de las indolaminas, neurotransmisores que contienen un grupo indol; este grupo está formado por la serotonina y la melatonina.

En este artículo conoceremos sus características más relevantes: localización, efectos y funciones, sustancias agonistas, etc.

Indolaminas: un tipo de neurotransmisores

Podríamos decir que los neurotransmisores son los mensajeros del cerebro. Pero, ¿qué queremos decir con esto?

Que son las biomoléculas que posibilitan el intercambio de información entre las células del sistema nervioso central (neuronas). Así, las neuronas se comunican entre ellas a través de la sinapsis, un proceso químico que es posible gracias a la acción de los neurotransmisores.

En el cerebro existen diferentes tipos de neurotransmisores. Uno de ellos es el que incluye las indolaminas, un grupo o familia de neurotransmisores que contiene un grupo indol. A nivel químico, el grupo indol (también denominado benzopirrol) es un compuesto orgánico heterocíclico, de carácter sólido e incoloro.

Su estructura es bicíclica, y está formado por un anillo de seis miembros (el benceno), que se une a otro de cinco miembros (el pirrol). Así, las indolaminas constituyen una familia de neurotransmisores cerebrales con una misma estructura molecular.

Clasificación de los neurotransmisores

Antes de explicar con detalle en qué consisten las indolaminas, vamos a ver dónde se ubican dentro de la clasificación de los tipos de neurotransmisores cerebrales que existen.

Dentro de los neurotransmisores encontramos tres grandes grupos: las aminas, los aminoácidos y los neuropéptidos. Las indolaminas, los neurotransmisores que tratamos en el presente artículo, se localizan dentro del grupo de las aminas, como veremos a continuación.

1. Aminas

Las animas engloban dos tipos de neurotransmisores: las aminas cuaternarias (como la acetilcolina) y las monoaminas. A su vez, dentro de las monoaminas encontramos dos subgrupos más: las catecolaminas (que incluyen la dopamina, la noradrenalina y la adrenalina) y las indolaminas (que incluyen la serotonina y la melatonina).

2. Aminoácidos

El grupo de neurotransmisores de tipo aminoácido incluye el GABA (ácido gamma-aminobutírico), el ácido glutámico (glutamato), la glicina y la histamina.

3. Neuropéptidos

Finalmente, encontramos el grupo de neuropéptidos, que son pequeñas moléculas formadas por tres o más aminoácidos. Dentro de este grupo encontramos: las encefalinas, endorfinas, dinorfinas y vasopresina.

Tipos de indolaminas

Como hemos visto, el grupo de las indolaminas incluye dos tipos de neurotransmisores: la serotonina (5-HT o SA) y la melatonina. Vamos a conocer las características más destacadas de cada uno de ellos.

1. Serotonina (5-HT)

La primera de las indolaminas que vamos a describir es la serotonina; ésta se sintetiza a partir de la transformación de un aminoácido denominado triptófano. Es decir, el precursor de la serotonina es el triptófano, un aminoácido esencial necesario para nuestro correcto funcionamiento, y que se puede obtener de diferentes alimentos.

1.1. Localización y funciones

La serotonina se localiza en los Núcleos del Rafe, situados en el tronco encefálico del cerebro; estos, a su vez, proyectan a la corteza, al hipocampo y a los ganglios basales.

En cuanto a sus funciones, la serotonina está muy implicada en la regulación del estado de ánimo (igual que la noradrenalina, otro neurotransmisor), en la disminución de la ansiedad, en procesos fisiológicos como el sueño o el apetito, en el dolor, etc.

Además, también inhibe la agresividad y participa en la erección en los hombres (ésta aparece cuando hay pocos niveles de serotonina, o ante la ausencia de la misma).

1.2. Sustancias agonistas

Todos los neurotransmisores, incluidas las indolaminas, tienen sustancias agonistas. Recordemos que las sustancias agonistas son aquellas capaces de ejercer los mismos efectos que otras, uniéndose al receptor celular específico y provocando su misma acción.

En el caso de la serotonina, sus principales sustancias agonistas son: el LSD, el MDMA, la fenfluramina y los fármacos antidepresivos (excepto uno de ellos, la reboxetina, que es de cuarta generación y sólo actúa sobre la noradrenalina).

El LSD (dietilamida de ácido lisérgico) es una droga, también llamada lisérgida o LSD 25, que pertenece a la familia de las triptaminas.

Se trata de una sustancia psicodélica semisintética que actúa sobre el sistema nervioso central, y que se obtiene a partir de otra sustancia, la ergolina. Sus efectos psicológicos son diversos: alteraciones perceptivas, sensibilidad por los detalles, distorsiones de la realidad, ideas delirantes, confusión mental...

El MDMA, también conocida como éxtasis, es otra sustancia agonista de la serotonina. Se trata de una droga que pertenece a la familia de las anfetaminas. Sus efectos, al igual que los del LSD, varían de una persona a otra; algunos de ellos son: sensación intensa de bienestar, calidez emocional, aumento de la extroversión, intensificación en la percepción sensorial, etc.

Otro antagonista de las indolaminas (concretamente, de la serotonina) es la fenfluramina. En este caso, se trata de un fármaco que se utiliza para tratar la obesidad.

Finalmente, la mayoría de los fármacos antidepresivos también son antagonistas de la serotonina, ya que aumentan sus niveles en el cerebro.

2. Melatonina

La melatonina es otra de las indolaminas, junto a la serotonina. Se trata de una hormona (o neurohormona) que se encuentra en las personas pero también en animales, plantas, hongos y bacterias. Ésta se sintetiza a partir del triptófano (igual que la serotonina). Concretamente, s

Localización y funciones

La melatonina se sintetiza principalmente en la glándula pineal, una glándula endocrina bastante pequeña, localizada en el cerebro (concretamente, en el diencéfalo).

Su producción depende de la influencia de otra estructura, el núcleo supraquiasmático del hipotálamo, que actúa al recibir información de la retina, en relación a los patrones diarios de luz y de oscuridad.

En cuanto a sus funciones, la melatonina está fuertemente implicada en el sueño, posibilitando su inicio y mantenimiento. También modula los ritmos circadianos y estacionales.

Como dato a destacar de esta indolamina, la síntesis de melatonina está influenciada por los cambios en la iluminación ambiental. Solemos sintetizar más melatonina por las noches (cuando hay poca luz), y también al mediodía (a la hora de la siesta). Todo esto facilita el sueño.

Referencias bibliográficas:

  • Carlson, N.R. (2005). Fisiología de la conducta. Madrid: Pearson Educación.
  • Pavlov, B. y Terentiev, A. (1970). Curso de Química Orgánica. Traducido por Victoria Valdéz Mendoza. Editorial MIR. Moscú.
  • Rosenzweig, M.R., Breedlove, S.M y Watson, N.V. (2005). Psicobiología: una introducción a la neurociencia conductual, cognitiva y clínica. Barcelona: Ariel.
  • Sthal, S.M. (2002). Psicofarmacología esencial. Bases neurocientíficas y aplicaciones clínicas. Barcelona: Ariel.
  • Sugden, D., Davidson, K., Hough, K.A. y Teh, M.T. (2004). Melatonin, melatonin receptors and melanophores: a moving story. Pigment Cell Res. 17(5): 454-60.